Archivo de la categoría: Tomadura de pelo

Mas imágenes para “Beyond Skyline”, la ciencia ficción de serie B.

Skyline fue un film de ciencia ficción que aunaba este género con el de terror y la verdad es que fue tan malo que un servidor no lo ha vuelto a ver desde entonces, y mucho menos pensaba que iba a tener una secuela la cual cada vez me entra mas curiosidad por ver lo que han hecho con ella. Por el momento han comentado que habrá mas acción, mas sangre y humor.

Beyond Skyline, está dirigida por el realizador Liam O’Donnell, tanto los tráiler como las imágenes que han salido de este proyecto cada vez invitan a que esta secuela va a ser más grande y divertida, aunque no sé si para bien o para mal, ahora nos muestran más imágenes en las que parecen que se han inspirado en obras maestras de la ciencia ficción como Depredador o Alíen.

Lo que más nos ha sorprendido es el excelente reparto que cuenta esta secuela en el que nos encontramos con Fran Grillo (La purga 2 y 3), Bojana Novakovic, Jonny Weston, Iko Uwais, Yayan Ruhian (ambos estrellas del cine marcial gracias al duplo de The Raid), Callan Mulvey, Antonio Fargas, Pamelyn Chee, Jacob Vargas, Valentine Payen, Betty Gabriel, Jack Chausse o Kevin O’Donnell.

Anuncios

THE MERMAID – Stephen Chow Sing-Chi – 2016 – China/HK – Comedia fantástica

themermaidReseña escrita por esta casa para Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/08/critica-mermaid.html

2de5

THE MERMAID – Stephen Chow Sing-Chi – 2016 – China/HK – Comedia fantástica

themermaidReseña escrita por esa casa para Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/08/critica-mermaid.html

2de5

INVOKED – Humberto Rosa y Thairon Mendes – Irlanda / Brasil – 2015 – Terror

InvokedReseña escrita para el blog Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2015/12/critica-invoked.html

1de5

NIGHTLIGHT – Scott Beck y Bryan Woods – EEUU – 2015 – Terror

Featured imageHay películas eternas, clásicos de los que uno se acuerda toda la vida, y hay películas que se hacen eternas que a uno le gustaría olvidar cuando todavía ni se ha acabado. Esta “Nightlight” es el perfecto ejemplo de esta última clase. De hecho, esta película era una clara candidata a ser cortada en sus primeros veinte minutos, pero caí en la trampa al ver que detrás de ella se encontraba una productora como la “Lionsgate”, lo que me lleva a pensar en qué hacía esta popular empresa de género tras este desastre.

Y digo que era una candidata a ser cortada porque precisamente en esos 20 primeros minutos no pasa nada. Tratándose de un “found footage” este hace “honor” al principal defecto de este tipo de producciones empezando tarde. Vamos, que durante la primera media hora no pasa nada de nada. Por no ser negativo, hay una escena con un tren, pero es más un parche que algo esperado en un film de terror.

Y es que el propio motor de la película ya nos está indicando que sus responsables solo se están aprovechando de la moda de la “cámara al hombro”. ¿Un jovenzuelo que se suicida en un bosque y sus amigos van a visitar el lugar donde existe una leyenda que bla, bla, bla…? Más rocambolesco no puede ser.

Luego, puestos en harina nos encontramos con la enésima imitación de “El proyecto de la bruja de Blair”, con los chavales haciendo el tonto por el bosque durante media hora hasta que comienzan a ejecutar el juego del “Nightlight” del título –una especie de escondite- hasta que claro está, comienzan a desaparecer.

A partir de ahí tenemos correrías por el bosque, luces, sonidos y sustos de esos acompañados de sonidos con el volumen desproporcionadamente aumentados. Que sí, que confieso que yo estoy muy harto de ver películas de este tipo y que quizás por ello no me ha gustado y puede gustar a alguien, pero… ¿de qué demonios va la película?

Los veinte minutos finales, para mayor despropósito, son más agónicos todavía que lo visto. Al aburrimiento de las “aventuras” por el bosque tenemos que sumar un desenlace que en realidad son varios. La película parece que nunca se acaba. De repente te aparecen personajes que hacía tiempo que se habían perdido. Otros que parecían ya muertos vuelven a salir por arte de birlibirloque, y cuando parece que otra vez les toca dejar este mundo de una puñetera vez, ahí siguen dando pena, pero pena de vergüenza. Mi señora esposa lo definió muy bien: “Esta película parece la del muñeco de Duracell: y sigue, y sigue, y sigue…”

La respuesta a por qué sucede todo esto la tenemos clara: solo dura hora y 17 minutos. Si no hubiesen estirado el chicle tan descaradamente se hubiese quedado en un simple mediometraje de una horita. Encima, como decía, estos… apéndices nos dejan con cara de tontos ya que no dan explicación alguna a lo sucedido. Vamos, que sin ninguna consideración a su par de (ir)responsables Scott Beck y Bryan Woods les importa un cuerno lo que cuentan con tal de llevar a cabo esta calamidad. Por concederles el favor de duda diría que en cierta forma parece que se leyeron “El ritual” de Adam Nevill apropiándose de algunos conceptos de la novela, pero parece que se han quedado con lo peor de una obra que por otra parte merecería de una adaptación.

Lo único positivo de la película es que sin contenido ni nada a lo que agarrarse, uno comienza a fijarse en los detalles más tontos como ese pedazo de boca de una de las actrices -no había visto semejante “boca de buzón” en mi vida; es hasta sexy… – o cómo confunden linternas con cámaras de vídeo.

Resumiendo; verla es arriesgarse a terminar cabreado. Un más de lo mismo, aburrido y sin respeto al espectador. Una tomadura de pelo en toda regla.

Featured image   /    Featured image

THE VATICAN EXORCISMS – Joe Marino – Italia – 2013 – Terror

Featured imageVoy a empezar fuerte y directo por si alguien quiere ahorrarse de buenas a primeras esta reseña: “The Vatican exorcisms” es el último ejemplo de cómo el “Found footage” está acabando con el género. Aunque también podría serlo de lo infinita que es la estupidez humana…

Para empezar la producción nos aborda en su arranque con unas líneas que dice que la película contiene imágenes impactantes que podrían dañar la sensibilidad de los espectadores. Toda una declaración de intenciones que más que hacer un ejercicio de responsabilidad, lo hace de aprovechamiento, de reclamo. Y es que yo no sé qué interpretarán ellos por imágenes impactantes, pero con decir que no hay ni efectos especiales… Así es que iros quitando cualquier expectativa de la cabeza.

Tras este… anuncio, vendrá inmediatamente otro igual de mentiroso que nos dice que lo que nos cuentan está basado en un hecho real. ¡JA! Pero bueno, no es la primera vez que nos intentan dar gato por liebre.

La cuestión es que una vez iniciada la película vemos como un clon venido a menos de Eric Bana intenta realizar una especie de “Mockumentary” con una legión de colaboradores pero nula calidad. El equipo estará compuesto por casi una decena de personas, pero luego uno empieza a ver las grabaciones y entrevistas, y no sabe dónde se han metido estas o qué papel tenían ya que entre sonido malo, iluminación/fotografía inexistente, desenfoques continuos y movimientos mareantes, la calidad es ínfima.

Vale, hay algunas particiones de pantalla que evidencian más cámaras, pero como mucho dos, ya que algunas de estas particiones son la misma toma pero con la adición de un zoom. Encima nos toman por tontos…

Ahhhh… que son guionistas. Sí, claro, por eso hay situaciones esperpénticas como esa ceremonia satanista donde todos salen corriendo y a las horas aparecen los policías. O los rellenos entre los distintos exorcismos cuando tenemos al prota en su habitación de hotel. Ya.

Y ya que hemos sacado a colación el tema de los exorcismos… En la película hay cuatro, y los cuatro a cuál más aburrido. Se salva el último –de ahí ese puntito que le doy de calificación- por los esfuerzos que hace el contorsionista por dotar de contenido a la escena, porque el resto son sencillamente vergonzantes.

Como se escudan en reflejar una presunta realidad, como ya he dicho, no hay efectos especiales, y todo se reduce a la interpretación de los actores. Así, además de quedar insulso resulta sumamente teatral rozando peligrosamente el terreno de lo ridículo. Cualquier representación en un “Pasaje del terror” es mejor que esto.

Y luego nos queda su desenlace. En línea con toda la película -si se puede llamar así a este merder-, hay que tener la cara muy dura. Solo diré eso.

Resumiendo; que esto te lo hagan cuatro jóvenes sería hasta comprensible, pero en adultos solo se puede calificar de total tomadura de pelo. Lo único ‘bueno’ es que hace honor a su título y consigue sacar los demonios que uno lleva dentro…

Featured image    /     Featured image

SILVERHIDE – Keith R. Robinson – GB – 2014 – Terror

Featured imageHay veces que con solo ver los primeros segundos de una película ya sabes que va a ser, con perdón, una mierda. Y ya no hablo de la propia película sino de esos segundos previos donde ves los logotipos de las productoras que concurren a la misma. Este es un buen ejemplo ya que solo hay que ver como aparecen dos rótulos hechos con Corel sin animación ninguna para fruncir el ceño. Pero bueno, que una película sea evidentemente de bajo presupuesto no quiere decir nada; lo que sí quiere decir algo ya es cuando vienen los siguientes segundos…

Nada más empezar la película vemos como a una oveja de peluche la destripa algún ser o ente invisible. Lo de la oveja de peluche ya debería ser significativo, pues bien, el destripe corrobora la peor de nuestras sospechas. En serio, más cutre no puede ser a no ser que esté hecho adrede o seas un imbécil. Si no tienes presupuesto como para hacer algo decente, no lo hagas. Es la primera regla. O debería.

Pero es que la propia historia es aburrida de narices. Sacan a colación conspiraciones, militares y demás chorradas, pero la mayor parte se la pasan hablando de situaciones personales, recriminándose cosas unos a otros y zzzZZZZ… zzzZZZZ…. Y todo para el clásico “uno menos”, pero con el agravante de que aquí no hay ni correrías. Es tal el nivel de “Me da lo mismo” que uno se olvida hasta de recriminarle los ‘cómos’ o ‘por qués’.

Luego, artísticamente es debatible ya que no dudo que todos los implicados lo han hecho con la mejor intención, pero técnicamente, dejando de lado los precarios efectos especiales –las sombras en la tienda de campaña son sencillamente cómicas-, es de lo peorcito que te puedes encontrar. Oscura es un eufemismo ya que hay escenas que ni llegan a verse. El montaje nos recuerda al de los años ochenta en Bollywood donde cortaban hasta las canciones para pasar de una escena a otra. Algunos personajes están sobrepuestos sin vergüenza ajena, la cámara tiembla como si de un “found footage” se tratase, el audio en directo es igual de amateur, las notas del piano están más pasadas de moda que el primer “Resident Evil”, y acabas del sonido del viento hasta los mismísimos…

Resumiendo, “Silverhide” es la típica película de aficionados o gente que busca su oportunidad que alguna distribuidora nos cuela poniéndole una decente carátula aprovechándose del insaciable apetito del aficionado al género. Aburrida y sin calidad. Una autentica pérdida de tiempo. Claramente, candidata a truño del año.

Featured image

ZOMBIE FIGHT CLUB – Joe Chien – Taiwan/Hong Kong – 2014 – Terror/Sci-Fi/Acción

Featured imageReseña escrita para “Nido de Cuervos”

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2015/04/critica-zombie-fight-club.html

Featured image    /     Featured image

THE LAST HOUSE ON CEMENTERY LANE – Andrew Jones – GB – 2014 – Terror

Featured imageLo primero que tengo que hacer es una confesión: esta película la tuve que ver en varios golpes. ¿La razón? Que mi señora esposa se me dormía. Esto, que puede ser ya significativo, me sirve además para iniciar este mini-reseña. Y es que en uno de esos parones previos a un nuevo intento para acabarla definitivamente le decía a la susodicha: «La verdad es que cuando escriba la reseña no sé qué voy a decir»

Pero hete aquí que estáis leyendo esto, por lo tanto algo se me habrá ocurrido…

Para empezar hay que aclarar que esta película no tiene nada que ver con el clásico de “Aquella casa al lado del cementerio”. Hay una casa y es del mismo género, pero ahí se queda la cosa. Ni cementerio, vamos.

Lo segundo, y a tenor de lo dicho, que esta película normalmente sería una clara candidata a ser cortada en los primeros veinte minutos, pero bueno, uno es débil y a veces le meten goles. Al menos me queda el consuelo de ejercer de servicio público poniendo en alerta al personal. Al caso.

“The last house on cementery lane” es una película pequeña, demasiado pequeña, sin ambición ni ganas. En la película solo tenemos cuatro personajes, y de estos, dos casi ni salen. Esto no podría ser malo si el contenido supliese la falta de… reparto, pero es que hasta en este punto le falta chicha.

La película nos trae a un escritor de guiones de terror (!!!) que se alquila una vivienda rural en la campiña inglesa. Cuando llega al lugar le comunican que en el último piso vive una anciana ciega, pero que ello no debe ser un problema ya que nunca sale de su casa. Pues bien, obviamente pronto comenzarán a ocurrir “cositas” como que suene un disco de vinilo en medio de la noche, la aparición de muñecas por la casa y algunos –pocos- elementos clásicos, díganse tópicos, de un film de casas encantadas, aunque aquí la excusa sea la vecinita.

Para intercalar las escenas de presunto terror –no tenemos ni sustos- aparece en escena una chica que servirá de comparsa romántica para el protagonista y, lamentablemente para nosotros, propiciadora de diálogos eternos y aburridos. Con decir –ahora que no nos oye nadie- que el único interés es ver si terminamos por verla ligerilla de ropa… Sí, es un comentario machista, pero con semejantes bodrios uno pierde toda capacidad lógica.

Y luego, tras alcanzar casi la hora de metraje a sus responsables parece que les entra la cordura desvelándote todo el misterio de golpe y en plan ‘Porque yo lo digo’ con lo que a uno más que indignación, arrastrado ya por el sopor de sus minutos anteriores, ya le da lo mismo todo y solo quiere que se acabe: da lo mismo que lo que nos cuenten sea previsible, lo hayamos visto un montón de veces ya o sea una solemne tontería; lo único que uno desea es no pensar en qué podría estar haciendo en lugar de estar viendo la película.

Y es que no solo es ese simulacro de sorprendente revelación, es que la… ¿pelea? que se desencadena tras ella ha sido rodada tan torpemente que no evidencia otra cosa que estamos ante un producto de serie C, muy próxima al nivel de aficionado, y encima aficionado con poca idea….

Resumiendo, “The last house on Cementery Lane” es una de las peores opciones para ver una película de género. Con tantas otras posibilidades esta tendría que estar al final de la lista. De hecho, ni estar en ella. Con decir que lo mejor de la película es que solo dura hora y veinte…

Featured image

LEMON TREE PASSAGE – David James Campbell – Australia – 2013 – Terror

Featured imageUn grupo de amigos festeros y un fenómeno sobrenatural en una carretera al lado de un bosque. Desde “La muerta de la curva” hemos oído un montón de leyendas urbanas similares y por lo tanto, un montón de películas por el estilo.

Ahora desde Australia nos llega el último ejemplo basado en una supuesta leyenda local sobre unas luces fantasmas que en realidad no sé si animan a aminorar la velocidad de los conductores o contrariamente a que aprieten el acelerador. Y es que la misma afirma que si se va a mucha velocidad por determinada carretera se pueden ver las mencionadas luces fantasmas.

Así, como no, el debutante David James Campbell nos trae a unos amigos aussies que acaban de conocer a unos turistas americanos en una playa. Tras los lógicos –y aburridos- minutos de camaradería los primeros van a demostrarles a los segundos la existencia de la leyenda. Incluso se les ocurre buscar la explicación cuando dejen a uno de ellos en el arcén para buscar el origen de las luces. Y claro, pronto empezarán a desaparecer… Hasta ahí, aunque tópico, no está mal. El problema lo encontraremos básicamente en dos puntos: uno, el propio desarrollo y dos, el montaje.

Dejando de lado que la historia, como he dicho y se deduce de su argumento, es vulgar y encima contiene detalles que ya nos llevan a pensar en la fragilidad mental de algunos de los protagonistas, no hay por dónde pillarla. Además del grupo de amigos nos encontramos al hermano de uno de ellos que deambula por toda la historia sin más sentido que ofrecernos un peligro más y una explicación que como todo en la película resulta cuestionable.

En la misma se nos junta la leyenda protagonista con la desaparición de una chica que para mayor despropósito ha ocurrido el mismo día. Las luces de las narices –lo siento, pero se abusa tanto de las mismas que incluso uno pasa de creer que está viendo una película de fantasmas a una de ovnis- se funden con visiones de la heroína de turno provocando que terminemos más cabreados que perdidos; y es que una cosa es que se juegue al despiste con el espectador y otra que ni tú mismo sepas por dónde tirar.

Y ya no solo son los tumbos que va dando la película como el aburrimiento de algunas de sus fases. Sí, hay muertes, pero además de ser bastante torpes, entre unas y otras… pffff… correrías por el bosque o decisiones y situaciones a cada cual más rocambolesca.

Y claro, cuando uno va viendo morir a un personaje tras otro y lo mezcla con las visiones de la tipa, se le ilumina en la cabeza el rótulo de “Venganza”. Pero claro, ¿para qué las luces y el dichoso motorista? Pues parece que ello no importó mucho a sus (ir)responsables ya que decidieron pasar olímpicamente de todo sentido común y tomarnos el pelo con una resolución de lo más indignante que te puedes echar a la cara.

Hay gente como este David James Campbell que se cree que el público es tonto y que acude a estas producciones solo para ver morir a la gente sin importarle el qué o el cómo. Precisamente el aficionado al cine de terror es el más exigente y por ello el más difícil de contentar, y si no tienes ni historia, ni una puesta en escena atrayente –por no haber no hay ni efectos especiales-, pues apaga y vámonos.

Resumiendo; hay películas que se conforman con un par de sustos. A “Lemon Tree Passage” ni siquiera le vale esto cuando descaradamente está tomándole el pelo a la gente. La factura es correcta -no ni es ni la típica película de aficionados ni para adolescentes-, pero por momentos parecer estar escrita, dirigida y montada por un mono emporrado.

P.D.: Si alguno se pregunta que por qué no la paré, le diré que porque le tengo mucha fe al producto de género australiano. Pero la fe no siempre obra milagros.

Featured image