Archivo de la categoría: Locura

LAST SHIFT – Anthony DiBlasi – EEUU – 2014 – Terror

Featured imageDe poco me sirve a mí que una película contenga en su carátula una frase del tipo “Obra maestra” como aquí si no viene avalada por otras opiniones que creo más sinceras, con más criterio o libres de algún tipo de vinculación. Hace poco me veía “Invoked” con un atractivo “Creepiest movie of 2015” y aquello era la mierda más grande que te puedes encontrar.

Sin embargo, “Last Shift” a colación de lo que decía en el arranque sí que venía avalada por críticas de gente “de confianza” que la colocaban sin ningún lugar a dudas entre lo mejor del año, e incluso algunos iban más allá situándola como una de las mejores producciones dentro del thriller sobrenatural. Es cierto que habían otros que no apuntaban tan alto, pero pocos, por no decir ninguno, los que la calificaban como una producción mediocre, mucho menos mala.

Pero si estáis aquí no es para conocer la opinión de terceros sino la de un servidor. Criterio no tengo tanto como algunos de mis amigos, compañeros de blogs y conocidos del mundillo, pero a pasión no me gana nadie, así es que dejemos correr las palabras…

Lo primero que tengo que hacer es puntualizar eso del thriller sobrenatural, término que puede llevar a engaño a más de uno. Es cierto que aquí la protagonista es una agente de la ley, la película transcurre en una comisaría y el eje sobre el que gira es un antiguo caso de una secta, pero como película que nadie se confunda: es un film de terror formal y ortodoxo con sus sustos, fantasmas y efectos de maquillaje cruentos y efectistas.

Dicho esto, lo segundo que convendría aclarar es que tampoco estamos ante una super-producción. “Last shift” es una película pequeña, con pocos personajes, ambientación minimalista y referencias que nos asaltarán en todo su metraje, pero es el conjunto el que logra que todo funcione. O al menos a mí, y a esos cuantos admiradores del film.

Su director Anthony DiBlasi, realizador al que habíamos visto ya en un par de ocasiones al frente de dos producciones no muy destacables precisamente como “Cassadaga” y “Dread”, como también guionista coloca a una guapa –imposible no hacer comparaciones con Priyanka Chopra- oficial de policía en su primer día de trabajo. Su misión, aparentemente fácil, la de custodiar una comisaria desmantelada a la espera de que llegue la brigada de limpieza. Sola, pronto comenzará a tener problemas con algunos sonidos que surgen de la nada, acompañados por unas llamadas de auxilio de una joven a la que unos hombres tienen secuestrada. La realidad comenzará a mezclarse con apariciones fantasmales, y el presente con el pasado, vinculado al caso por el que murió su padre, agente de la misma comisaria.

Pues bien, mezclando esas referencias de las que hablaba unos párrafos más arriba de sectas con mesías satánicos estilo Charles Mason y conjugándolas con representaciones de films de la última ola como “Los extraños”, elementos demoniacos y juegos psicológicos, sus responsables consiguen ir de menos a más –algo que parecía olvidado en el género ya que últimamente las producciones suelen llevar el curso contrario- tanto en cuanto a ritmo como en elementos sobrenaturales.

Siguiendo con lo de las referencias muchos se apoyan en “Asalto a la comisaría del Distrito 13” para componer un cuadro visual por el entorno y la amenaza; sin embargo un modesto servidor más que al maestro Carpenter –sí, la música también ayuda- ve en esta película un giro hacia otro maestro del horror como es Clive Baker. De hecho, tampoco es extraño viendo como DiBlasi adaptó en “Dread” uno de sus relatos cortos. Esa atmósfera insana, al borde de la locura, con figuraciones e incluso alusiones al infierno, si bien no son patrimonio del escritor británico, no deja de tener sus coincidencias.

En todo caso, y dejándonos –o no- de guiños y espejismos, hay una cosa en la que el film destaca sobre la media: en “Last shift” no hay sonidos elevados de volumen para ayudar a sobresaltar al personal; los sustos tiene su razón de ser por ser inesperados. Puede parecer una perogrullada, pero no lo es. Suficientes bodrios llevamos a la espalda como para saberlo. Pero ya no es tanto el ‘qué’ sino el ‘cómo’, es decir, su realizador parece haber “madurado” cinematográficamente y nos muestra una serie de planos y movimientos de cámara estudiados para que el efecto buscado no sea el clásico de presentar únicamente la sorpresa. A este respecto y con algo de malicia me pregunto si DiBlasi no se vería “It follows” antes de empezar con la realización de esta.

Para acabar, destacar la buena interpretación de la estrella absoluta de la película como es Juliana Harkavy, los correctos y siniestros efectos de maquillaje, y también los sonoros ya que recomiendo encarecidamente ver el film o bien, si se tiene la suerte y posibilidad, en una sala de cine, o en casa con un buen sistema de sonido, 5.1 a ser posible. A mí en un par de ocasiones se me llegó a erizar el vello púbico del escroto. Con eso lo digo todo.

Resumiendo, “Last Shift” es una de esas películas pequeñas que sin mucho ruido transmite más que otras producciones con más presupuesto o nombres detrás de ella. Aunque uno vea muchas referencias e incluso clichés, el conjunto resulta fresco, pero a la vez claustrofóbico, lúgubre e insano, como debe ser todo buen film de terror. Uno de los mejores títulos del género del 2015.

Featured image