Archivo de la categoría: Alienigenas

ALIEN ABDUCTION – Matty Beckerman – 2014 – EEUU – Alienígenas

AlienAbductionUno acierta tan poco que cuando lo hace tiene que darlo a conocer. Hace unos meses alguien me preguntó que cuál sería la moda que vendría después del cine de zombies y posesos, y yo le contesté que el de extraterrestres. Y como digo, no me he equivocado: en los últimos meses estamos siendo testigos de un buen puñado de producciones con estos de invitados especiales.

Ahora nos llega esta “Alien Abduction” , un “found footage” precedido de buenas críticas y con una factura, a pesar de todos los inconvenientes de su estilo, bastante convencional y atractiva.

Lo primero que hay que decir es que la película original no es; tratando un tema como el de las abducciones –tema manido ya en el género desde hace varias décadas- su desarrollo es el típico y esperado con una familia de vacaciones. Sin embargo, sus cualidades son otras, para empezar, eso mismo, que no tarda en “empezar”. Pero ya no es tanto el “cuándo” sino el “cómo”.

Lo siento, pero mi discurso es el de siempre: ¿cuántas veces me habéis leído que uno de los principales defectos de los “found footage” es que hay que tragarse media hora de insípido y en demasiadas ocasiones aburrido metraje para que comience la acción? Pues bien, en “Alien Abduction” no solo a los cinco minutos ya tendremos cositas sino que a los diez seremos testigos de una de las mejores secuencias la película. De ahí que dejase caer ese “cómo” en el final del anterior párrafo.

Y quizás uno de los problemas de la película -por equilibrar lo bueno y lo malo- es que comienza muy fuerte. Es cierto que la película nos ofrece otras escenas a mi criterio buenas, pero al contrario de lo que suele ser habitual, no acaba en alto sino que se conforma con mantener un destacable nivel medio.

Un ejemplo que aclara todo lo que estoy diciendo es cuando llegamos a ese momento “refugio”, es decir, a esa casi obligada pausa que se produce tras toda persecución peliculera ya sea escapando de aliens, zombies o cualquier bicho mutante. Aquí igualmente nos estancamos en esa calma tensa sempiterna, salvo que en esta ocasión viene salpimentada por unas interpretaciones que, oye, parece una tontería, pero se encuentran por encima de la media en este tipo de producciones. Otro acierto.

En la misma línea hay que destacar –por raro que parezca en mí con estas “cámaras al hombro” que tanto me disgustan- la firme convicción por no marear al público. La excusa, aunque lo parezca ya que nuestros protagonistas están de vacaciones, no es la de rodar uno de esos vídeos caseros para recordar viejos momentos cuando estemos aburridos la tarde de los domingos, sino una herramienta para que el benjamín de la familia aquejado de autismo pueda expresar mejor sus sentimientos; y oye, parece una tontería, pero es algo diferente. Y ya no tanto por el propio pretexto como por lo bien rodado que está. Hay algún movimiento brusco, algún pasaje oscuro y desenfoques para denotar que estamos ante una filmación casera, pero la cámara siempre va adonde debe ir. Los planos están bien escogidos, no hay temblores y la edición es tan buena que si no fuese por esos “defectos” a todas luces necesarios, no parecería un “found footage”.

El final, como decíamos, no es lo mejor de la película, es más, dada que su duración no supera en mucho la hora y diez minutos nos han metido dos “easter egg” para que casi alcance la hora y media. Como encima lo que se nos cuenta es un poco… superfluo la sensación de “flacidez” es mayor, pero bueno…

Sobre los efectos especiales decir que son decentes, aunque en este caso le ganan la partida los efectos sonoros. Esa escena que luego todos recordaremos de la… ¿ascensión? no sería nada sin esos sonidos… ejem… me callo.

Para acabar, una de chorradas. Acampar al lado de ese muro montañoso grafiteado está muy bien, muy bucólico a la vez que bohemio. Pero fijaros, tienen la carretera al lado…

Y dos, los aliens tendrán naves espaciales que viajan a la velocidad de la luz, campos de fuerza para atrapar a la gente y todo lo que queramos. Pero a un humano le basta con agacharse y estar callado en el bosque para que un alien pase por al lado y no se dé cuenta.

Resumiendo; sin ser el no-va-más en el tema de las abducciones, “Alien Abduction” tiene los suficientes atractivos para entretener y situarse por encima de la media. Buena calidad artística, mimo técnico y ambición más allá de sustos. Y oye, parece una tontería, pero…

3de5

PK – Rajkumar Hirani – Bollywood (India) – 2014 – Sci-Fi/Comedia

Featured image“PK” se convirtió en la película más vista de la historia del cine hindú y, consecuentemente, en la más vista del 2014.

Esto que debería ser algo excepcional, no resulta tan trascedente cuando vemos cómo unos títulos tras otros se arrebatan este honor, quedándose tan solo en una anécdota y en una muesca más de las batallas que se forman en las redes sociales entre los diferentes seguidores del Khan de turno en contra de los otros Khans; y es que si bien es cierto que la cinematografía hindú está en plena efervescencia -al mismo ritmo, no lo olvidemos, que su propia economía-, los únicos que pueden vanagloriarse de romper estos records son tres actores que comparten el mismo apellido y casi la misma corta estatura: Aamir Khan, Shahrukh Khan y Salman Khan.

Pues bien, esto que puede parecer cháchara sin más sentido que rellanar la introducción de esta reseña en realidad me vale para decir que muchas veces uno tiene la sensación de que las películas triunfan en la India más por sus actores que por las películas en sí; de hecho, si uno ve las 10 películas más taquilleras de toda la historia del país comprobará que 7 están protagonizadas por estas tres estrellas. Sin ir más lejos, la segunda tras la propia “PK” es “Dhoom 3” del mismo Aamir, y la cuarta, “3 Idiots”, no solo también del menudo actor sino del mismo equipo de esta, con Rajkumar Hirani a la cabeza y Abhijat Joshi como co-guionista junto al anterior. Con estos datos, ¿estamos ante otro ejemplo de film sobrevalorado a merced de la popularidad de su protagonista? Veámoslo.

Cuando “PK” se presentó por medio de los habituales póster promocionales y posterior tráiler, muchos aficionados al cine de Bollywood, en lugar de ser víctimas de la lógica expectación sufrimos una cierta decepción; es cierto que personalmente “3 Idiots” no me gustó demasiado, pero ver a Aamir en un rol que no distaba demasiado de aquel que meses antes había perpetrado en la mencionada “Dhoom 3” pues… Con diferencias, claro, pero personajes peculiares ambos con demasiados tics en común como para no tender ese puente de parecidos razonables.

Luego llegarían las primeras críticas que matizaban al personaje gracias a su condición de extraterrestre, pero sembrada la duda… Además, esos mismos detractores de los que hablábamos al principio no se cansaron en acusar al film de copiar la idea del “OMG: Oh my god!” de Akshay Kumar, con lo que la suma de unas cosas y otras no vaticinaban, al margen de resultados comerciales, ni originalidad ni, al fin y al cabo, un resultado satisfactorio.

Pues bien, hete ahí que me dispuse a verlo con más escepticismo que devoción, y el film, al menos en su primera parte, resulta ser toda una sorpresa al contrariamente eludir todo lo convencional y esperado dentro del cine “Made in Bollywood”. Porque sí, porque puede que Aamir se acoja a otro personaje singular, pero hasta ahí. Y puede que su tema gire en torno a la hipocresía de los que viven de la religión sin importarles demasiado la fe como en “OMG: Oh my god!”, pero mientras que aquella era casi un drama, esta es una comedia. Y además, siendo francos, que levante la mano quién vio la de Akshay Kumar. En la sala veo la de un servidor y la de un par de pirados por el cine de Bollywood, nada más. Hasta en su India de origen fue un relativo fracaso…

Aclaradas esas… rémoras que parecía arrastrar al film, vayamos con esas notas distintivas que alejan al film de los tópicos y planteamientos de su industria.

Para empezar, el humor. Aquellos que ya conozcan las comedias hindús sabrán de qué pie cojean. Los que no, les diré que en la India recurren a un humor muy blanco, infantiloide, toon y contrariamente políticamente incorrecto. No es extraño ver como siempre acaban abofeteando al débil aunque no tenga culpa de nada; un vil reflejo de esa sociedad de castas tan asumidas y enquistadas que hasta es difícil de hacerles ver lo cruel que resulta. Sin embargo en “PK” el humor está más trabajado, es fruto de un guión, de una elaboración que tiene como resultado una consecuencia, no de ese golpe visual al que nos tienen acostumbrados. Solo hay que ver ese pasaje donde nuestro protagonista decide pedir algo a Dios dando saltos de una religión a otra sin comprender las diferencias entre las distintas doctrinas religiosas. Ese humor es natural, real como la vida misma, y casi diría al gusto británico con esa carga crítica y de amargura que ha hecho famoso al humor de las islas.

Pero ya no solo es que Rajkumar Hirani y Abhijat Joshi hayan urdido un guión más o menos… si no inteligente sí que al menos brillante en algunos gags y pasajes, es que hay elementos que desde el exterior o al más profano en esta cinematografía pueden pasarles desapercibidos pero que sin embargo resultan sorprendentes. Dígase por ejemplo algunos gestos obscenos, esos… “coches danzarines” o sin ir más lejos, la crítica a la religión y su uso y abuso; detalles que no solo descubren una ruptura con lo “de siempre” sino hasta una ambición a abrirse a mercados exteriores.

Por otro lado está claro que también nos encontramos con algunos gags “típicos” del lugar –dígase, los pantalones de Boman Irani- o que se le puedan hacer algunas recriminaciones a su construcción argumental –qué narices pasa con el personaje del “padrino” interpretado por un paternal Sanjay Dutt perdido durante un largo tramo del metraje-, pero hasta en esos aspectos la película no hace mella en el espectador: puede caer de vez en cuando en el humor más burdo o darse la libertad de trampear el argumento, pero ello no deja atrás el carácter desenfadado y de buen rollo del film. “PK” te hipnotiza y eso, actualmente, es muy difícil.

Y así llegaremos a ese “Interval” –o en otros casos “Intermission”- de casi toda película bollywudiense. Y en este punto la ‘magia’ se acaba. O casi.

Aquellos fieles a la cinematografía asiática sabrán que el 90% de las comedias de este origen -da lo mismo China, Korea, Japón, la India, etc.- tienden a, en su último cuarto, darnos un susto en forma de aparente drama para dotar de trascendencia a sus historias. Es como si sus responsables se avergonzasen de hacer algo que haga feliz a la gente y quisieran dejar su huella sin darse cuenta de que rompen el tono en pos de un reconocimiento egoísta. Pues bien, “PK” no se libra de esta –para mí, como amante del género- lacra.

Tras el “Interval” la película comienza como lo dejó, alegre y contagiosa, pero pronto empezaremos a ver cómo empieza a jugar con el melodrama como si quisiese anunciar lo que se avecina. Y ¡zasca!… No será que no te habíamos avisado… Nos sorprenderán con una tragedia que casi no viene a cuento para comenzar a atar cabos de cara a su desenlace. Y lo que es peor, sin saber cómo, enlazan unas cosas con otras como un mal prestigiador para ir de un terreno a otro y cruzar las fronteras del drama al melodrama. No hay por dónde pillarlo, resulta poco creíble y hasta surrealista, pero… ¿os acordáis como decía ‘o casi’ dos párrafos más arriba cuando hablaba de que la magia se acabada? Pues bien, si hay un lugar donde saben de ‘magia’ es en la India. Conscientes de la tomadura de pelo y de que te están llevando por donde no quieres, pocos de los que se hayan dejado llevar hasta aquí podrán resistirse a soltar unas lagrimitas. Eso es “PK”: magia. Pero mejor que lo descubráis cada uno.

Corriendo un tupido velo y pasando ya a la Sección de “Coros y Danzas”, coreográficamente “PK” no luce como debiese en una producción de primer nivel, aunque claro, contando con Aamir Khan como protagonista… Y es que el actor será todo lo buen intérprete que queramos, pero el baile nunca ha sido su fuerte. Así en la película solo tendremos dos números musicales coreografiados, y con decir que uno de ellos está protagonizado por el también poco ducho Sanjay Dutt… En todo caso, este número –“Tharki Chokro”- resulta simpático, colorista como la propia película y adictivo para que el respetable se anime a acompañar a sus protagonistas

Sin embargo, para compensar la falta de bailes, nos encontramos con una Banda Sonora soberbia –siempre que comulguéis con estos ritmos-, rica en temas de gran calidad que sirven de perfecta base para esos números musicales, ya videoclips, que aunque sin coreografías transmiten a la perfección el mensaje de esos minutos. Destacar por ejemplo ese “Bhagwan Hai Kahan Re Tu” donde se combina con una especial sensibilidad las distintas religiones que se practican en el gigante asiático. La música, su letra, las imágenes y la interpretación final de Aamir, consigue incluso conmover.

Para acabar, un par de detalles. El primero, Anushka Sharma sigue siendo para mí, la chica más fresca de Bollywood. Aquí, a razón de ese corte de pelo, no está tan guapa como siempre, pero que no me digan a mí que ese look no ha sido buscado apropósito para parecerse a la Penny/Kaley Cuoco de “The Big Bang Theory”. Pizpireta y resolutiva, Sharma enamorará a propios y extraños. El segundo detalle, los cameos; especialmente el del final.

Resumiendo, “PK” es una fantástica –en el más amplio sentido de la palabra- comedia. Tan entrañable que a pesar de ser consciente en todo momento de que estás siendo víctima voluntaria de sus trampas, no te importa. Y es que en ocasiones –no, veo muertos, no…- el corazón pide que le des prioridad frente a la cabeza. Magia.

PK es un extraterrestre al que nada más llegar a nuestro planeta le roban el mecanismo que tiene para comunicarse con sus congéneres, impidiéndole regresar a su planeta. Cuando le digan que Dios es el único que puede saber dónde está el aparato, intentará por todos los medios ponerse en contacto con él.

P.D.: Justo cuando escribo esta reseña sale la noticia de que el mismísimo John Woo le escribió una carta a Rajkumar Hirani para felicitarlo por la película. Señal de que no solo yo me he dejado llevar por la misma…

Featured image    /    Featured image

ALIEN OUTPOST – Jabbar Raisani – GB/Sudáfrica – 2014 – Sci-Fi/Bélica

Featured imageReseña escrita para “Nido de Cuervos”

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2015/04/critica-alien-outpost.html

Featured image

MONSTERS 2: DARK CONTINENT – Tom Green – GB – 2014 – Sci-Fi/Drama

Featured imageEn el 2010 un desconocido Gareth Edwards se nos presentó con “Monsters”, un film de sci-fi que nos traía a unos alienígenas gigantescos al más puro estilo Godzilla. Sin embargo, la sorpresa nos la llevamos casi todos porque por muy identificables que fuesen estos seres –ya no tanto con los de la Toho sino con los seres ancestrales de Lovecraft- Edwards compuso una producción muy distinta a lo esperado: aquella era más una película que hablaba sobre la supervivencia y los sentimientos que sobre la destrucción y el espectáculo. El film terminó convirtiéndose en una obra de culto ya que sus particularidades –ritmo lento y que no daba lo que esperaba el gran público- no le permitieron convertirse en un film puramente comercial. Sin embargo a Edwards sí que le permitió abrirse paso en el Star-System ‘direccional’ de Hollywood acogiendo la última aventura curiosamente del monstruo japonés en una propuesta, dicho de paso, bastante satisfactoria.

Cuatro años más tarde y con el propio Evans al cargo de esta como productor ejecutivo se nos presenta su secuela, secuela que argumentalmente no tiene nada que ver con aquella más que la aparición de los monstruos. Y digo tanto ‘argumentalmente’ como ‘monstruos’ en plural, porque dos de los grandes atractivos del mismo es tanto que mantiene el espíritu de la original como aparecen más tipo de aliens. Pero por partes.

Por espíritu, porque al igual que en su parte original los monstruos no son los protagonistas, son la excusa para mostrarnos las miserias y penalidades de nuestros héroes. Así mi tocayo Tom Green -otro desconocido al mando de la aeronave- nos lleva junto a un grupo de amigos soldados hasta Oriente Medio para por un lado intentar auxiliar a los nativos de los destrozos de los monstruos, y por otro, luchar contra los disidentes, cuestión que señalaría como la peor del film ya que resulta muy ambigua, ya que parece no querer comprometerse excesivamente en lo que respecta a su postura patriótica (americanada a pesar de ser de GB) cuando por contra no puede evitarlo.
Dejando de lado esto, el film hace mucho énfasis en la relación de los soldados, algo típico en este tipo de films, donde no pude faltar incluso la clásica foto del grupo, indicio que ya nos está claramente señalando que todos, o casi todos, los componentes de este militarizado Bromance acabarán mal. Me sobran las drogas en la fiesta de despedida, pero bueno… Por demás, una vez entrados en menesteres bélicos, el film sigue los mismos derroteros y desarrollo de las películas radicadas en este territorio, siendo los “invitados” esa gota que colma el vaso para que los supervivientes vayan perdiendo paulatinamente la cordura. Y es en este punto donde “Monsters 2” resulta superior a otros films de esta clase –ni punto de comparación con la fallida “Alien Outpost”- ya que las interpretaciones de sus actores junto a la cruda pero esmerada realización de este paradójicamente novato realizador provoca ese milagro de, a pesar del entorno y condicionantes, llegar a transmitir su mensaje de desesperación.

En la parcela fantástica, los monstruos como decía son la excusa para provocar situaciones. No obstante también juegan una faceta no tan previsible como cabía esperar: uno saca a relucir monstruos de 50 metros de altura y automáticamente la mente del receptor recrea un espectáculo de proporcionadas dimensiones; pues bien, los responsables han dejado de lado lo obvio para que estos jueguen una función si se puede decir decorativa para reforzar visualmente las escenas, y que en algunos casos respalde emocionalmente el estado de ánimo de los personajes. Ver a esas moles moviéndose lentamente en tal desolador paisaje es casi estar delante de “La tentación de San Antonio” de Dali con todo el impacto visual y metafórico que ello conlleva. Y ya no son tanto estos monstruos, como esos otros “caballos” u otros seres que aparecen en pantalla.

A este respecto, los efectos especiales están a un nivel impresionante, dignos de cualquier producción de primera fila y no tanto por el propio diseño y recreación de criaturas como por sus movimientos, interactuación con el entorno y detalles de luces y destellos.

Resumiendo, “Monsters 2: Dark Continent” no es otra película de monstruos más: su ritmo lento y contemplativo la convierte en una producción no recomendada para todos los públicos, y más si se esperan una película “palomitera”. El objetivo del film no es impresionar sino transmitir sensaciones poco comerciales. Una producción arriesgada y valiente que particularmente a mí sí que me ha enganchado. Monstruos new age.
Featured image    /    Featured image

HANGAR 10 – Daniel Simpson – GB – 2014 – Sci-Fi/Extraterrestres

Featured imagePensaba publicar esta reseña en “Nido de Cuervos”, un blog que no sabían lo que se hacían cuando me invitaron a escribir en él, un medio bastante popular y por lo tanto con una audiencia a la que respetar. Y destaco claramente lo de “respetar” porque no solo hay que tener tacto sino disponer un buen análisis con el que corresponder a las visitas al mismo. Así, entre otras, hay que llegar a escribir un folio, algo fácil para un servidor dada su generosa verborrea diarreica.

Y no, no quiero decir que aquí no respete a los que a bien tenéis de acudir a conocer mi opinión, al revés, solo que aquí ni me corto ni tengo que ceñirme a un estilo. Y claro, escribir un folio para “Hangar 10”… lo único que se me ocurriría sería repetir una y otra vez “UNA PUTA MIERDA”, pero entonces no cumpliría con ese mínimo que me exigen en “Nido de Cuervos”…

A ver, para aquel que no lo sepa “Hangar 10” es un “found footage”. Sí, otro. Pero encima de esos OTROS.

La cuestión es que “Hangar 10” peca de todos esos males del “found footage” que quieras achacarle. Para empezar parte de una idea como poco cuestionable. Vale que salgas al campo a buscar tesoros; vale que vayas de noche porque estás metiéndote en una propiedad privada y no tienes permiso; pero de ahí a ir acompañado con un cámara… y encima un tío que era el ex de tu novia. Síiiiiiiii… claaaaaro.

Luego, si no quieres meterte en detalles, no puede ser que en sus primeros treinta minutos no pase nada de nada. Porque si me dices que el primer plano de una ardilla muerta o un plano fijo de un campo lleno de caballos muertos es “algo”…

Y ya no es que pueda aparecer el aburrimiento, es que ver a tres tíos -o dos tíos y una tía…- andar por el bosque a oscuras, perdidos y sin más recorrido que unos troncos iluminados, no es la mejor carta de presentación. A esto tenemos que sumarle el nulo interés por ofrecer algo de respeto por el espectador moviendo la cámara a diestro y siniestro mareándole más que otra cosa. Y luego sí, aparecen luces -solo faltaría eso-, pero más que un OVNI parece un foco de color en movimiento que cualquier hijo de vecino puede mover de aquí para allá. Luego le metes unos efectos sonoros -lo único potable del film- y ¡voilá!: película de extraterrestres.

Ahora bien, ingenuos de nosotros, creeremos que una vez se haya hecho de día la cosa mejorará. Pues no, seguimos igual, pero de día. Mismo tembleques, mismos mareos y mismo bosque. No tan oscuro ya que al menos tendremos profundidad de campo, pero idéntico resultado: aburrimiento. Otros veinte minutos para nada. Y lo peor es que volveremos a empezar con la noche de marras.

Oscuridad, luces, sonidos y correteos. Nos lo culminan con algo que parece ya la forma de un OVNI, pero sus (ir)responsables se amparan en esa conveniente oscuridad para esconder los defectos de las digitalizaciones.

Y cuando los niveles de nuestro hartazgo alcance importantes cotas de incredulidad y ofuscación, llegará ya el tan traído Hangar 10. Pero señores… ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ a la hora y diez minutos !!!!!!!!

A partir de ahí cambiamos de entorno, del boscoso al de las instalaciones militares, pero como decía, hartos como estamos –al mareo se le suma un molestísimo parpadeo- solo deseamos de que la cosa termine sin importarnos un cuerno el devenir de los protagonistas. Es cierto que ahí pasan más cosas, pero tampoco muchas y solo al final. Ahí también es cuando aparecen los únicos efectos especiales potables del film, pero es tan poca la satisfacción, que uno obtiene mayor gozo dándole -¡por fin!- al botón de STOP al terminarla.

Resumiendo, “Hangar 10” es el típico “found footage” que podríamos hacer tú y yo. En serio. No tiene NADA, pero NADA, NADA. Con el 3DSTUDIO yo te hago esos FXs y con que sepas poner cara de velocidad, encajas con el proyecto. Tomadura de pelo. Aburrimiento y frustración. Si eres masoca, ya lo sabes… El resto de mortales que vayan directamente a 1h.25’’.

P.D.: Tanto rollo y al final sí que he alcanzado el folio. No tengo remedio.

Featured image

HALO NIGHTFALL – Sergio Mimica-Gezzan – 2014 – EEUU – SERIE – Sci-Fi

Featured imageEsto funciona así: aunque no tengas ni idea de la historia tras la que se esconde una serie –lo único que conocía era que se basaba en una franquicia de videojuegos de gran éxito con subproductos como novelas y demás- el carácter sci-fi y el nombre de Ridley Scott como productor te anima a darle una oportunidad. Total, eran solo cinco capítulos… Y si te aburría el primero –dogma de toda serie de TV o inet como en este caso- lo puedes dejar y santas Pascuas…

La primera sorpresa que te llevas es la duración. Cada capítulo dura alrededor de 20 minutos. Y digo ‘alrededor’ porque varían mucho de unos a otros, desde los 25 del primero hasta los 15 del segundo y así, como digo, variando. Esto ayuda por otra parte a que los mismos se vean de una tacada.

Dejando de lado esto, argumentalmente tampoco puedo, obviamente por lo declarado al principio, saber si está bien adaptada o qué. Lo que sí que puedo decir es que desconociendo sus orígenes uno puede seguir la historia sin problemas. No puede discernir los conflictos, diferencias y circunstancias entre los UNIs, Spantans y demás, pero tampoco va a suponer un hándicap importante.

La historia, por otra parte, no puede ser más sencilla: enviar un equipo a los restos del Halo –te da lo mismo no saber qué es porque para el caso es como si de un planeta se tratase- para destruir unos depósitos perjudiciales para los humanos. Como siempre, “algo” saldrá” mal y como no menos habitual, al encuentro de los protagonistas les saldrán unos habitantes no muy amigables. A partir de ahí podemos profundizar.

En los dos primeros episodios se nota la mano de Ridley Scott, de hecho con la llegada del equipo al planeta uno parece estar viendo, salvando las distancias, una copia puesta al día de “Aliens” o “Prometheus”. La calidad de los efectos especiales están a un buen nivel y la puesta en escena no tiene nada que envidiar a una producción cinematográfica dando espectáculo en mayúsculas. El problema empieza con el tercer y cuarto capítulo.

Una vez despejada la incógnita de la amenaza, esta comienza a resultar un tanto cansina y hasta inocente. En estos capítulos pasan poquitas cosas –en parte debido a su duración- y lo que ocurre abusa de tópicos y clichés.

El desenlace, igual de previsible que un producto de serie B. Con sus fallos, soluciones baratas y sensiblería de culebrón barato.

Otro de los atractivos de la serie como era ver cómo pintaba su protagonista Mike Colter, recién confirmado para el papel de Luke Cage de la Marvel, decir que si bien a sus músculos les falta definición, algo que puede remediar en el gimnasio, en ningún momento de la serie se le ve sonreír con lo que tampoco se puede opinar demasiado. De aspecto dará bien con el papel; otra cosa es si nos terminará enamorando…

Para terminar, profundizar un poco en lo dicho ya con los FX. Los “bichos” no están mal -peor son esos andares a todas luces digitales de ese alien del principio-, pero bajo mi punto de vista faltaba alguna amenaza más. La recreación del planeta está muy bien -aunque también se podría criticar que las escenas resultan sumamente oscuras-, pero en líneas generales, un aprobado con nota y bastante mejor que cualquiera de esas producciones con efectos de mercadillo del canal SyFy.

Resumiendo, sin ser una maravilla, entretiene; un producto de sci-fi que no molesta, pero que podría haber sido mejor a poco que hubiese intervenido la imaginación.

Featured image  /   Featured image

EXTRATERRESTRIAL – The Vicious Brothers – 2014 – Canada – Aliens

Featured imageReseña escrita para “Nido de Cuervos”

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2014/11/critica-extraterrestrial.html#more

Featured image

THE MIDNIGHT AFTER – Fruit Chan – 2014 – Hong Kong/China – Sci-Fi/Terror/Comedia

Featured imageReseña de la película escrita para “Nido de cuervos”
http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2014/11/critica-midnight-after.html

Featured image    /   Featured image

EL MAPA DEL CIELO – Felix J. Palma – 2012 – Ciencia Ficción

Featured imageEste es uno de esos libros que, por extensión –casi 750 páginas de ná-, se convierte en uno de esos comodines entre otros títulos que me leo de cabo a rabo por un mayor interés o necesidad… de espíritu.

Sin embargo, a su favor tengo que reconocer –y no digo que coger, dejar, coger, dejar, coger un libro sea un demérito, solo que me puede la impaciencia- que este ya incluso antes de llegar a su meridiano me enganchó tanto que no lo abandoné hasta el final. Pero al caso.

Para empezar hay que decir que este libro es la segunda parte de una trilogía que su autor acaba de finiquitar justo cuando escribo estas líneas. Y no, siguiendo con mis confesiones y debilidades, no me leí la primera parte. Así soy yo. Al menos mitigué un tanto mi estupidez enterándome por otras opiniones que no hacía falta leerse aquella –“El mapa del tiempo”- para comprender esta. Salen los mismos personajes y se comentan situaciones de aquella, pero por eso mismo, por comentarlas aquí, no es necesario haberse leído aquel. Necesario no, interesante sí por, según dicen, su calidad narrativa.

Dejando de lado esto, para aquel que no conozca la saga les diré que es una obra de ciencia-ficción que bebe de los clásicos del género recurriendo incluso a muchos de sus personajes claves. Así en este libro no solo tendremos de protagonista a H. G. Wells sino que el mismísimo Edgar Allan Poe también asomará el morro, sin olvidar la mención a Verne y a otros escritores victorianos. Algo, la de recurrir a personajes famosos para escribir historias, que se está convirtiendo en toda una tendencia en el último lustro de la mano de otros autores consagrados como Mario Escobar o Jesús Cañadas.

Dejando de lado los protagonistas, vamos con el argumento. Partiendo de que “El mapa del tiempo” nos ofrecía una revisión de “La maquina del tiempo”, “El mapa del cielo” hace lo propio con “La guerra de los mundos” añadiendo otros elementos no menos conocidos del mundo de la sci-fi como “Who goes there?/El enigma de otro mundo”.

Así la novela nos la encontramos claramente segmentada en tres actos. Una primera que hace honor a la obra de John W. Campbell y a la del propio Poe con “La narración de Arthur Gordon Pym”, mostrándonos una aventura de unos expedicionarios en el polo que se encuentran una figura extraterrestre que adopta la imagen de aquellas a los que asesina; una segunda que recrea “La guerra de los mundos” pero incorporando a los protagonistas, volviéndola creíble y metiendo elementos no tan de género como el romanticismo al estilo folletinesco de la época, y una tercera donde con ayuda del drama se resuelve la invasión marciana.

Pues bien, por partes.

La primera es excepcional. Los amantes a Poe, algo a Lovecraft o la versión del clásico por parte de Carpenter harán palmas con las orejas. Esta parte –el 30% del libro- me la leí de un tirón. Intensa, con ritmo y con conocimiento de causa. Teniendo en cuenta que su extensión es de más de doscientas páginas, valdría la pena ya por sí sola, a pesar de la obvia falta de originalidad, claro.

La segunda parte varía tanto, comenzando por así decirlo una nueva historia, que es cuando uno puede decidir hacer una pausa y pasar a otras… cosas. Aquí el ritmo es más lento y cuesta que la historia arraigue debido en parte al hecho de que no encuentra un protagonista claro hasta bien entrada la misma. Una vez definido(s) es cuando uno vuelve a engancharse. En este punto nos encontramos con elementos claves como el humor –antológica ya esa fase de intercambio de cartas entre la pareja protagonista-, el romance, con los anteriores pero como se puede ver sin nada de edulcoramiento, y un guiño de steam-punk que nos hará en parte olvidar la previsibilidad que supone conocer la historia de Wells. De hecho, una de las mayores objeciones que le hago es que teniendo un personaje tan bueno como el Agente Clayton y todo lo que rodea a su departamento paranormal, no se le haya sacado mayor partido. Igual en el cierre de la trilogía…

La última parte, la de conclusión, es donde debe culminar todo el trabajo anterior, y en parte lo consigue en lo que respecta a la parte dramática. Sí, Palma consigue conmovernos en los momentos más delicados; el problema, siempre bajo mi punto de vista, es que la solución que da es demasiado “facilona”. Es cierto que logra mantener el suspense en la parte final, pero tras 650 páginas uno se esperaba otro tipo de resolución.

Para ir acabado, aplaudir el equilibrio entre el clasicismo de la propuesta de Wells y la incorporación de nuevos elementos que hacen la puesta en escena más próxima a los gustos actuales, sobre todo en la tercera parte cuando la humanidad está bajo el dominio marciano. No obstante Palma, a mi gusto, se recrea demasiado en las reflexiones de los personajes restando algo de ritmo a la narración. Su lenguaje es descriptivo e intenso, pero en fases se echa a faltar más diálogo y menos análisis.

Resumiendo, “El mapa del cielo” es una magnífica obra de ciencia ficción que denota esa pasión por los clásicos de todos los que nos hemos criado con Verne, Wells o Poe. Un arranque excepcional, detalles steam-punk, época victoriana y una perspectiva humana en un contexto marciano. Ingredientes de primera clase para una obra que, por ponerle un pero, a lo mejor resulta un poco larga.

CASI HUMANOS – Joe Begos – 2013 – EEUU – Terror/Sci-Fi

Featured imageSi dijese como resumen que “De más a menos” y lo dejase ahí, creo que le haría un favor a la película. Porque también podría utilizar el “De mal en peor” y no estaría quizás faltándole al respeto. Y es que “Casi humanos/Almost human” –no confundir con la serie de TV protagonizada por Karl Urban- arranca de una manera que parece que va a sorprenderte y lo hace, pero para mal. Me explico.

Los cinco primeros minutos nos sitúan frente a un claro ejemplo de aducción, sensación refrendada por una de esas letanías que afirman que la película está basada en un hecho real. Sí… ¡y qué más!

Pues bien mientras nuestras mentes se relamen –sí, esto también es un hecho real…- con una nueva “La cuarta fase”, la película toma otros derroteros igual de cinéfilos… o debería decir más bien, cinefágos.

Del ya clásico moderno de Osunsanmi damos el salto, así como el que no quiere la cosa, a “La invasión de los ultra-cuerpos” y herederas, pero en plan “Porque yo lo valgo”.

El guión se coge con alfileres ya que su línea argumental es tan simple como situar al espectador ante una sucesión de víctimas. En este aspecto la película podría pasar por una producción realizada entre cuatro amigos sino fuese porque la fotografía no es del todo mala y algunos efectos especiales están cuidados. Porque sí, porque esa imagen de “película entre colegas” se refrenda con la apariencia gore del film. Pero como decía, “algunos” ya que mientras los efectos de maquillaje nos trasladan a la mejor época de los ochenta y noventa –ni que decir que la banda sonora parece del propio Carpenter-, cuando llega la hora de mostrarnos esa… ¿transferencia? marciana, pierden todos los puntos ganados haciendo casi el ridículo. Casposo y de nivel insuficiente.

No obstante donde sí que llegan al ridículo absoluto es en la escena de la violación. Que alguien que haya visto la película me explique porque la prota cuando está siendo vejada, no agarra con las manos la… la… “manguera” si tiene los brazos libres… Por favor…

En fin, no creo poder dar más pistas sobre la clase de película que te puedes encontrar; ni como homenaje vale. Cuando un film se lo toman en serio y comete lo que para mí son tropelías no puedo verlo bajo esa lente de la indulgencia que son los tributos. He dicho.

Resumiendo, “Casi humanos” es otra muestra de cómo las distribuidoras españolas aportan su granito de arena para acabar con el mercado del vídeo. Y es que no solo es la piratería. Dejando de lado las reivindicaciones, nos topamos con un film de terror/sci-fi insatisfactorio e irregular con un planteamiento que podría haber llegado a ser bueno si no hubiese sido víctima de malas decisiones.

Featured image