Archivo de la categoría: Humor

EKHÖ, MUNDO ESPEJO: LA SIRENA DE MANHATTAN – Christophe Arleston/ Alessandro Barbucci – 2019 – Comedia/Sci-Fi

ekho8

Octavo tomo de las aventuras protagonizadas por Fourmille Gratule y Yuri Podrov, octavo ya. Y lo mejor, empezando por las conclusiones, es que a pesar del tiempo transcurrido desde que vio la luz su primer número –cinco años ya- no ha perdido frescura.

Para aquel que no conozca esta colección de álbums, les diré que cada tomo lleva a su pareja protagonista a una ciudad del mundo para descubrir al culpable de un asesinato. Sin embargo el mundo donde se mueven estos no es el conocido ya que en este entorno no existe la electricidad y está poblado además por toda una serie de animales fantásticos que beben del mundo de la mitología y la fantasía heroica, un cosmos steampunk divertido y lleno de color.

Para recrear estas ciudades tenemos a nuestra disposición el talentoso estilo de su dibujante Alessandro Barbucci, un antiguo trabajador de la factoría Disney, y esta ‘escuela’ se traslada a las páginas del álbum ofreciéndonos una de las obras mejor dibujadas que te puedes encontrar en una librería especializada.

A muchos les parecerá infantil, pero el nivel de detalle de los fondos, de los personajes y criaturas, es algo digno de ver, de disfrutar.

En todo caso, el contexto de las historias es menos infantil ya que destila un erotismo que sin ser explicito sí que apunta directamente al público masculino. Solo hay que ver las formas que lucen los personajes femeninos, voluptuosas y hasta ardientes por carácter. En cierta forma su protagonista me recuerda con nostalgia a la Lorna del gran Azpiri.

Sin olvidar, claro está, el trabajo de una colorista que sigue la onda del dibujante sabiendo transmitir esa atmósfera mezcla de fábula y aventura de Barbucci.

Dejándonos de presentaciones en esta “La sirena de Manhattan” los protagonistas regresan a Nueva York como en su primer número para ofrecernos un álbum lleno de acción que no da cabida al aburrimiento. Ya en sus primeras páginas ocurre la… ‘desgracia’ y se meten en harina para descubrir al asesino.

Pronto se verán inmersos en un trama de ‘ricos y poderosos’ con ramificaciones sorprendentes que harán más divertido el número con referencias a Lovecraft e incluso al Kaigu Eiga. De hecho, la ilustración de la batalla entre… venga, voy a decirlo para incitaros a su compra/lectura: un pulpo gigante y un cocodrilo no menos monstruoso no solo merece la impresión de un póster de 2 por 1 metro para decorar nuestras paredes sino más páginas en este tomo. No obstante creo que “La sirena de Manhattan” no se queda corta en imágenes atractivas ni interés por lo que se le perdona. Además, reconozco que me dejo llevar por mis filias…

Resumiendo, “Ekhö, mundo espejo: La sirena de Manhattan” es una de las mejores obras ilustradas que puedes encontrar fuera del mundo superheroico sin tener que renunciar a la diversión y el espectáculo. Por otro lado desmitifica eso de que el cómic europeo, dejando de lado clásicos, es para culturetas y estirados.

4de5/ 5de5

GOOD OMENS – DOUGLAS MACKINNON – 2019 – GB – Comedia/Fantasía – Serie TV

Goodomens

Esta era una de las series que más esperaba este 2019 y quizás, por esa expectación que nos hace crear castillos en el aire, me ha faltado o sobrado algo para no llegar a ser perfecta. Pero repito, perfecta, de ahí que mi puntuación final haya sido de 8 sobre 10.

Ponerse hablar ahora de quiénes son los responsables de la obra en la que se basa esta serie sería algo arduo y aburrido, así es que lo dejaré en una frase que con mi tono habitual de torpeza puede abarcar los conocimientos de todos: Terry Pratchett y Neil Gaiman bien podrían ser unos hermanos Grimm contemporáneos. Cada uno por separado con sus obras con sus matices y puestas al día, pero fabuladores de fantasía que alimentan nuestra imaginación.

Así en “Good omens” nos encontramos un cuento en toda regla, con brujas incluidas, pero en un entorno poco habitual como es el Apocalipsis. La selva negra y los populosos burgos germánicos han sido sustituidos por la campiña inglesa y una Londres de lo más chic, pero el espíritu casi es el mismo. Y ya no tanto por el cariz casi infantil de algunos asuntos sino por esa crudeza adoctrinadora que escondían los hermanos alemanes disfrazada de moraleja.

Pero que ese tono infantil que he dejado caer en el anterior párrafo no asuste a nadie ya que en contraposición nos encontramos con algunos temas como la aparición del sexo que equilibran la balanza haciéndolo más adulto, tan equitativo como esa lucha –colaboración al fin y al cabo- entre el bien y el mal que narra la historia.

Es cierto que en algunos asuntos se ponen un poco santurrones y esa fachada angelical de Azirafel chirría en algunos momentos, pero no llega a hacerse sangrante como hasta llegar al punto de sobrar. Lo que sí que sobra para mi gusto es toda la parte de los 4 jinetes. Está claro que si la obra original lo tenía había que incluirlo, pero aquí ralentiza toda la historia y el enfoque es tan innecesario que no me extraña que llegado al climax se lo ventilen en dos minutos provocando además que este resulte un poco… pobre.

Pero lo demás es absolutamente genial. Desde el humor, tan corrosivo por momentos que no me extraña que una agrupación cristiana pidiese la retirada de la serie, como la propia realización. Los numerosos efectos especiales son de primer orden llegando al nivel de una producción cinematográfica. Ello nos hace poner muchas esperanzas en que la próxima serie basada en “El señor de los Anillos” sea algo para recordar. ¿La fotografía? De lo mejor del año. Esa campiña inglesa con sus cottages y poblaciones con encanto, es algo que se disfruta desde el minuto uno. La dirección artística también es de órdago. Por ejemplo, el tercer capítulo con esos flashbacks temporales nos ofrece un repertorio de recreaciones históricas al alcance de muy pocas producciones.

La música merece una mención aparte ya no tanto por la docena de temas de “Queen” que acompañan a la acción sino por la Banda Sonora de David Arnold. La parte final de la serie llega a conmover realmente. Y no todo es gracias a la comunión personajes-público sino a la provocación, sí provocación, de la partitura del compositor británico sobre los espectadores. Esos violines y clavicordio que popularizó Arnold en “Sherlock” llegan a poner el vello de punta. Solo os pido que busquéis el “Crucified” para apreciar lo que es un tema simple pero evocador.

Y para acabar, cómo no, la pareja de protagonistas. Aunque haya criticado a nuestro ángel, hay que pensar que es eso, un ángel. Sin riesgo a equivocarme, podemos estar ante una de las mejores parejas de protagonistas de serie de la historia. De hecho, si por algo llega al corazoncito es por su especial relación. Tennant y Sheen parece que disfrutan interpretando a sus personajes y eso se deja notar. Los muchos secundarios y las docenas de cameos también ayudan a que el conjunto sea absolutamente mágico.

Resumiendo, estamos ante una de las mejores series de este 2019. Será difícil que veamos una continuación, pero quizás sea lo mejor, ese buen sabor de boca ya no nos lo quita nadie. “Good omens” es una serie casi ejemplar, una fábula con muchos matices pero que logra lo que muchos anhelan: que durante casi seis horas seamos felices.

4de5

LAS REGLAS DE SLAUGHTERHOUSE – Crispian Mills – 2018 – GB – Comedia-Sci/Fi

Las reglas

Esta es una de esas sorpresas que te encuentras de una película de la que no esperabas nada. Quizás por eso, por las expectativas cero o incluso aún peor, una mierda, ya que las premisas del film, a pesar de contar con algunos rostros conocidos, eran más que meras pretensiones de film juvenil fantástico con aspiraciones a seguir la estela de megaproducciones que adaptan populares sagas literarias.

Así, “Las reglas de Slaughterhouse” nos sitúa en una de esas academias/internados británicos de rancio abolengo donde se juntan una serie de mensajes adoctrinadores para dar como resultado una comedia fantástica muy al estilo de los 80. Y que se me entienda, a mí utilizar el término ‘ochentero’ me produce urticaria ya que viví de pleno aquella época y no es tan maravillosa como nos la intentan vender ahora, pero aquí tengo que recurrir a ese referencia ya que esa unión de humor, bichos, sangre y hasta fachada gamberra, resume una forma de hacer cine que solo se hacía en los ochenta.

Muchos confunden el espíritu ochentero con recreaciones de la época, pero el homenaje o encaramarse a forma de hacer cine, por así decirlo, depende de muchas más cosas.

En todo caso, “Las reglas de Slaughterhouse”  tiene bastantes más cosas de las ya mencionadas; por ejemplo, hemos dicho que en apariencia es un films para adolescentes. Es cierto, los protagonistas son jóvenes pero no creo que el film cierre la puerta a otro tipo de público más adulto ya que al tener al dúo Simon Pegg/Nick Frost como importantes secundarios no solo lo hacen receptivo de ese otro tipo de público sino que el humor y la mala leche contiene un grado de… ¿madurez? que lo aleja del espectador más inocente. Hay mucho diálogo que juega con el contenido sexual y algunas situaciones son propias del trabajo en común con Edgar Wright y su consabida ‘trilogía del Cornetto’ de la que esta podría formar parte sin problemas.

A esto hay que sumar que sus protagonistas, a pesar de su edad, no producen esa típica repulsión inherente a su condición ya que se hacen de querer, un punto importante a tener en cuenta.

Otro sería algo de lo que he dejado caer ya: las formas de la película son actuales, empezando por una fotografía magnífica que explota tanto los escenarios naturales de lagos, bosques y verdes prados de la campiña inglesa como esa vetusta institución que acoge a los personajes.

Los efectos especiales son ‘artesanos’ más de maquillaje y monstruos de latex ahondando en eso del sabor ochentero, pero no resultan bisoños o cutres.

Es cierto, por último, que los mensajes ecológicos y políticamente correctos no solo están un poco forzados sino que son previsibles, pero no afean el conjunto, lo hace más rico elevando la trascendencia de la producción.

Resumiendo; “Las reglas de Slaughterhouse” es un film con la única intención de divertir. Y lo consigue sobradamente. Si uno se lo toma como eso, como un divertimento, se lo puede pasar bomba. Si espera una superproducción, efectos, acción y una dimensión a la altura de otros productos de populares sagas juveniles, saldrá decepcionado.

4de5

LO QUE HACEMOS EN LAS SOMBRAS – 1ª Temp. – 2019 – EEUU – Comedia/Terror

Lo que hacemos

Cuando se anunció el proyecto de llevar a la pequeña pantalla el film “Lo que hacemos en las sombras”, la verdad es que no me hizo mucha ilusión. Conocedor del formato, creí que la serie no sería otra cosa que una concatenación de sketchs sin imaginación, repitiendo clichés y sin gracia alguna dado el estiramiento al que se sometería para encajarlo en la televisión.

Sin embargo como otras tantas veces estaba equivocado.

Lo que hacemos en las sombras” para la pequeña pantalla había sido concebida conociendo sus limitaciones así es que sus responsables en lugar de adaptarse a las dificultades escogieron un camino más difícil todavía aunque buscando la misma meta. ¿La solución? Empezar de cero con personajes e historias diferentes.

Así en estos diez capítulos vamos a conocer a cuatro nuevos vampiros, reproduciendo la misma fórmula, eso sí, de estar siendo seguidos por un equipo de TV, pero tanto los mismos tienen orígenes diferentes como hasta su propia naturaleza.

Así, además de los vampiros góticos, románticos y bárbaros vamos a tener vampiros síquicos con los que abrir el abanico de situaciones permitiendo la posibilidad de que al situarlos en un entorno cotidiano provoquen encuentros más chocantes y divertidos.

Pero lo cosa no queda ahí ya que no solo se amplían los personajes nuevos sino que hasta parte de la mitológica del terror formará parte de esta temporada conociendo sin ir más lejos a Hombres Lobos.

Toda esta mezcla dará lugar a una serie donde el humor y el surrealismo van cogidos de la mano para provocar un sinfín de carcajadas convirtiéndose en uno de los productos más frescos, a pesar de su ya conocido origen, que puedes encontrar en este 2019.

Auténticas genialidades como ese Conde Rápcula o la aparición de los protagonistas de la película u otros cameos como el del mismísimo Blade interpretado por Wesley Snipes provoca que se sitúe el listón muy alto para su segunda temporada ya anunciada. Esperemos que vuelvan a coger aire, continúen haciendo algo original y no muestren síntomas de cansancio como en los dos últimos episodios.

Para acabar, incluso los FX tienen su puntito de gracia y calidad. No hay muchos pero están a tono con la espontaneidad de la temporada.

Recapitulando; en esta ocasión es fácil resumir todo lo dicho en una frase: si te quieres reír, no hay muchas opciones mejor que esta.

4de5

MIRACLE WORKERS – 2019 – EEUU – Serie TV – Comedia/Sci-Fi – 7 ep.

miracleworkers

Todos hemos respondido alguna vez a esa clásica pregunta de “¿Cuál es tu película favorita?”. Los más soñadores hemos fantaseado con la de “¿De qué película te gustaría ser protagonista?” e incluso más ambiciosa y romántica “¿Qué película te gustaría que fuese tu vida?”.

Ahora bien, como he dicho, todo son fantasías y anhelos. Voy hacer otra pregunta mucho más certera aunque si cabe más interesante:

¿QUÉ PELICULA SE AJUSTA A TU PERSONALIDAD?

Si tengo claro que “El amor no es nada del otro mundo” es el libro que me representa, si bien “Miracle workers” no es una película, sí que se ajusta a mi persona, a mi carácter, a mi alma. ¿Quieres conocerme? Pues toma, mírate esta serie. Además, no será una película, pero por su formato de siete capítulos y veinte minutos cada uno de ellos, si quitamos los títulos de crédito iniciales, se resume en una película.

¿Qué nos vamos a encontrar en “Miracle workers”? Humor, humor y más humor. El ratio número de gags por minuto es de los más elevados que he visto en una serie de TV. Eso sí, no es el humor toon, ni el típico de las sitcoms. Aquí dado su concepto de encontrarnos con unos “ángeles” al servicio de Dios, el humor es más trabajado y surrealista. Ingenioso.

Pero si esto no fuese por sí mismo excepcional, tenemos un mensaje que se desborda en los capítulos finales: humanidad. Ese sentimiento que te reconcilia con el ser humano. Es imposible que no se te haga un nudo en la garganta o simplemente dejes escapar una lagrimillas de emoción. Tranquilos, no hay drama, es felicidad. Son tantos conceptos que confluyen… Amistad, romance, superación… y todos tan “míos”. Ainch…

Al frente del reparto nos encontramos a Daniel Radcliffe y a Steve Buscemi. El primero, hace años que se desvinculó de su imagen de Harry Potter sabiendo abrirse camino sin necesidad de la nostalgia. Es de esos pocos actores que creo que cae bien a todo el mundo, al estilo de Keanu Reeves, y aquí acoge otro papel de esos que se hace acreedor del cariño del respetable al condensar el reflejo de muchos de nosotros.

Buscemi es más todoterreno, más de carácter, pero aquí vuelve hacer uno de esos papeles que borda, un personaje tan paranoico como entrañable. Su personificación de Dios es uno de los más imprevisibles que te puedes encontrar. Los más radicales no estarán de acuerdo con esa visión ridícula de un Dios terrenal pero en la parte final surge un sentimiento con el que, aunque suene presuntuoso, creo que hasta el propio Creador comulgaría ya que confluyen muchas verdades y sentimientos, un mensaje con más alma que presuntos panfletos adoctrinadores.

Resumiendo, “Miracle workers” no solo va a ser la serie del 2019; va a ser la SERIE a secas. Tanto si estás de bajón para subirte el ánimo como si estás aburrido y buscas algo divertido e inteligente, no hay mejor consejo. Alimento para el alma, refresco para la mente, combustible para el corazón.

P.D.: Solo le falta un poco de… “picante” para que fuese un calco de mi persona.

5de5

“LA CASA DEL RELOJ EN LA PARED” – Eli Roth – 2018 – EEUU – Fantasía/Comedia/Terror

LA-CASA-DEL-RELOJ-EN-LA-PARED

Lo primero que diré es que esta “La casa del reloj en la pared” me ha parecido toda una sorpresa, tanto que no me extrañaría que al final del 2019 me la encontrase entre las 10 producciones que me han gustado del año.

Divertida y siniestra, la producción de la ‘Amblin’ -ya sabemos, con Spielberg y compañía en las sombras- se presenta como la adaptación de la novela homónima de John Bellairs, historia que ya vio una anterior adaptación para la pequeña pantalla con nada más y nada menos que Vicent Price dando la cara.

Pues bien, con esta premisa el film se dirige a un público infantil con un protagonista de corta edad y un Jack Black especialista en este tipo de producciones fantásticas para los pequeños de la casa, y este es el primer error de tanto sus productores como de mí mismo: dar las cosas por sentadas.

Para empezar, el film tiene una impronta infantil, no lo podemos negar, pero conviene recordar que la novela no iba dirigido a un espectro de público tan… corto de edad ya que era algo más para adolescentes, menos inocente del que nos venden aquí y como tal, ese adaptación con Price al frente, esa sí más adulta.

Pues bien, ese espíritu sí que afortunadamente ha sabido captarlo su director, Eli Roth, no en vano para aquel que no lo sepa es un versado realizador en films de culto que creció a la sombra de su amigo Quentin Tarantino.

Particularmente, en sus inicios nunca me gustó –ni siquiera ‘influenciado’ por sus glamurosos efluvios cuando lo tuve sentado en la butaca de delante en Sitges junto al propio Tarantino en la presentación de “Hostel”…- y ha sido cuando se ha salido del género cuando he terminado de simpatizar con su trabajo. “Death wish” me pareció brillante por mucho que los nostálgicos la pusieran a caer de un burro –ya sabemos que los mitómanos no son objetivos- y está… Pues eso.

Lo más brillante del film, por encima de los efectos especiales, es una dirección artística soberbia. Ya no es esa mansión gótica que ya quisiera para sí el maestro de esta ambientación como es Guillermo del Toro, son muchos elementos que hay en ella como por ejemplo esos maniquíes/autómatas que aportan una apariencia mucho más exquisita que colocar elementos al tuntún delante de la cámara. Buen gusto y amor por lo gótico, siniestro y lo sobrenatural. Sin olvidar esa fascinación que produce todo lo ambientado en los años cincuenta.

En todo esto se denota mucho la experiencia de Roth en el género ya que algunas sensaciones y presentaciones pertenecen claramente del género del terror e incluso pueden llegar a asustar a los benjamines de la casa desnudo de todo ese carácter cómico o amable que caracterizan a estas producciones. Está claro que los niños de ahora ya no son tan inocentes y que se decantan por el terror cada más a una tierna edad –mi hija de 10 años ya me pide ir a ver “Cementerio de animales”…- y eso es lo que ofrece Roth, sustos, tensión y buen hacer.

Pero más allá de la imaginería e impresiones, “La casa del reloj en la pared” tiene elementos menos superficiales. Todos sabemos cómo maduró la saga “Harry Potter”, volviéndose más oscura, más adulta siendo directos. Aquí también hay otros elementos que van más dirigidos a otro público que al presuntamente infantil. El trasfondo de las vidas de sus dos protagonistas adultos podría pasar desapercibido a los pequeños de la casa, pero puede llegar a cuajar en nosotros a pesar de que sea un recurso un tanto fácil.

La presencia de Kyle MacLachlan o más allá, rescatar a Colleen Camp responde más que a una decisión casual del director de reparto a ese misticismo, esta vez sí mitómano, al que acuden Roth y su círculo de amistades habitualmente.

Para acabar, no puedo dejar de aplaudir a Blanchett. Dejando de lado que esté preciosa, hay que ver cómo encaja en cualquier proyecto haciéndolo suyo. Poco a poco se está convirtiendo en mi actriz favorita.

Resumiendo, “La casa del reloj en la pared” es una película nunca mejor dicho para todos los públicos. Dejaros de prejuicios y disfrutarla ya que es un perfecto ejercicio que mezcla diversión y amor por la fantasía y el terror gótico. Os estoy avisando.

4de5

Tráiler sub en español para la tercera temporada de “Stranger Things”.

Tras casi dos años después del estreno de la fuese la segunda temporada de la serie revelación de la plataforma  online  de Netflix, el estreno fue en octubre del 2017, “Stranger Things”, por fin ya tiene fecha de estreno para la que será la tercera temporada, de la cual ya ha salido un primer tráiler.

Por fin el esperado primer tráiler oficial de la 3 temporada sin duda la serie más exitosas de Netflix, hablamos claramente de esa serie de misterio, ciencia ficción, horror y de todo lo bueno que tenia la década de los años 80 dentro del género del horror y la ciencia ficción. Esta tercera temporada llegará el próximo 4 de julio.

David Harbour (El nuevo “Hellboy”)Winona Ryder (“Bitelchus”), y el grupo de jóvenes encabezados por Finn Wolfhard,  Millie Bobby Brown, Gaten Matarazzo, Caleb McLaughlin, Natalia Dyer, y Charlie Heaton en esta ocasión iniciaran una nueva y misteriosa aventura que se ubicara en el verano de 1985 en Hawkins.

JIMMY’S BASTARDS – Garth Ennis/Russ Braun – Tomo 1 – Planeta Comic

Jimmy

Sin ser un fan ‘namber güan’ de la criatura nacida de la mano de Ian Fleming, sí que me encantan las aventuras del agente ficticio más popular del MI6. Eso sí, pocos me superan en cuanto a fan de ese genial ‘explotation’ que fue “Kingsman”, jajajajajaj…

Ahora nos llega a las librerías especializadas de la mano de “Planeta Cómic” y la nueva línea editorial que recoge algunos títulos de “Aftershock”, nueva editorial americana que aspira a convertirse en la tercera en discordia en pugna con “Dark Horse”, “Image” y “Valiant”, esta “JIMMY’S BASTARDS” donde nos encontramos un clon de James Bond con algunas particularidades que paradójicamente lo alejan de su origen.

Para empezar, por muchos guiños que haya este no es un agente al estilo 007 auténtico. Ni viajes por el mundo ni objetivo claro ni ná de ná. De hecho, le acompaña otra agente y eso… Es un poco de andar por casa.

Más en su contra: la amenaza a la que se enfrenta no adquiere una dimensión alarmante hasta el cuarto número y si bien es verdad que en este tomo se incluyen los cinco primeros, cuesta un poco –bastante- arrancar. Por otro lado, los enemigos son una mezcla de estrambóticos patanes y sectas pocos creíbles. Un orangután con cerebro de humano medio cyborg y un clon de Enigma que suelta improperios más parecen personajes de los “Looney toons” que de algo adulto.

Porque sí, porque Garth Ennis, prestigioso guionista donde los haya al mando, le da un tono adulto al cómic con situaciones que se alejan de esa apariencia infantil llegando al punto de resultar escabroso o hasta de mal gusto, pero lo peor no es la alarmante falta de sintonía entre guión y presentación sino un dibujo que me cuesta a día de hoy digerir. Opinión personal, claro.

En una época donde hay artistas detallistas, super expresivos y espectaculares, el dibujo de Russ Braun me recuerda a aquel Steve Dillon que coincidió con Ennis en “The Punisher” y “Preacher” y eso, queridos KirkDouglasmaniacos, es retroceder 20 años. ¿Apelar a la nostalgia y más con ese personaje de referencia? Bueno, si has querido ser transgresor con la historia, no me vengas con excusas. Hemos visto como “Image” dejaba de lado a Millar y las siguientes entregas de “Kingsman” arriesgaba con un dibujo más moderno.

Lo de “Jimmy’s Bastards”, bajo mi punto de vista, no es de recibo y más cuando intentas vender un producto capaz de rivalizar con otras compañías. Que además no lo puedas ojear gracias al ‘casual’ plastificado me pone un poco nervioso pensando que quizás la editorial no esté muy segura de su producto…

Resumiendo, para muy pero muy fans de 007. El resto, huir.

2de5

ONE CUT OF THE DEAD – Shinichiro Ueda – JP – 2018 – Comedia

one cut of the dead

Me estoy haciendo viejo. Y claro, detrás de esta obviedad/tontería hay una postura creo muy común al resto de los mortales, acentuada cuando uno es friki. ¿Pero quién no es friki? No hace falta gustarte el cine de género, los cómics o el anime. A lo mejor eres friki del punto de cruz, de las tele-novelas o del rock más duro. En fin. A lo que iba…

Por ejemplo, a estas alturas de la vida, creo que a casi todos nos da lo mismo la opinión de conocidillos, ya no digo de gente que ni has visto nunca, por eso muchas veces soltamos nuestras verdades sin calcular las consecuencias. Y aproximándonos ya a esta reseña, a estas alturas de la vida intento ver las películas lo más ‘limpio’ posible; un tráiler como mucho y ya está.

Esto puede parecer incongruente con alguien que lleva más de 20 años escribiendo reseñas de películas pero tengo que recordar que cuando comencé en ‘esto’ mi intención era dar a conocer la cinematografía asiática, algo que por aquel entonces no era tan de ‘dominio público’ como ahora. Las cosas cambian y tú no eras el mismo que hace veinte años, ¿verdad?

La cuestión es que creo que por primera vez voy a decir esto alto y claro: más que nunca es necesario poner en sobre aviso sobre una película para poder ser disfrutada al máximo, y es que esta… NO ES UNA PELÍCULA DE ZOMBIES.

Y ya no solo es que no es una película de zombies sino que… NADA ES LO QUE PARECE.

Esto viene a cuento porque tras su pase por la edición del Festival de Sitges del 2018, el film de Shinichiro Ueda se convirtió en la comidilla de todos los aficionados. A decir verdad, los que nos movemos por el fandom asiático ya habíamos oído hablar de ella por su sorprendente éxito de taquilla, pero no fue tras su presentación en el certamen catalán cuando se fue consciente de su repercusión. Ya no solo fue la positiva, entusiasta recepción sino incluso las noticias que hablaban de su pronta comercialización en nuestro país.

Dicho esto, rápidamente nos llegó por los habituales medios… ¿alegales? y claro, las expectativas eran tan altas que pronto me dispuse a verla, como decía, lo más limpio posible. En este caso ni había visto el tráiler, solo lo dicho: comentarios entusiastas y alguna imagen.

Hete ahí que cuando empecé a visionar la película, mi sorpresa fue proporcionalmente inversa a la de los miles de aficionados que la habían visto. ¿De verdad que ‘hesto’ –hago hincapié en lo de la ‘h’- era lo que muchos habían tachado como el ‘film del año?, me pregunté. Vale que el film era modesto pero no tenía gracia para encajarlo como comedia y hasta se notaban las carencias por muy humilde que fuese… Ná de ná.

En mi irreductible idiosincrasia estúpida pensé en pararla –otro de esos efectos secundarios de ese <<A estas alturas…>>  con el que comenzaba la reseña- pero menos mal que, como digo, soy imbécil y aguanté porque de otra manera me hubiese perdido realmente lo que todo el mundo decía, una de las mejores películas del año.

A ver… Sin destripar nada, que una cosa es que diga que haya que poner en sobre aviso y otra que la reviente: “One cut of the dead” no es una película de zombies, sino una película de CÓMO se hace una película –o al menos, cortometraje y ‘foundfootage’ para más señas- de zombies, que es distinto.

El propio cortometraje lo veremos en esos primeros diez minutos y tras eso veremos el proceso de su realización y el porqué de todos esos… defectos que al fin y a la postre no lo son tanto.

Y la magia de la película es que lo que parecía una, siendo francos, mierda de película, se convierte en algo único, un producto ejemplar de ensalzamiento de la amistad, la familia y la superación personal. En serio. Creerme. Un producto de zombies elevado a una oda a la unidad, algo tierno y hasta familiar.

De hecho, la vi con mis hijos y terminamos todos como en los animes con los ojos redonditos y brillantes al borde del llanto, con ganas de levantarnos del sofá, aplaudir y vitorear a la película.

Desde siempre los japoneses han sabido hacer películas vitalistas y optimistas. Los surcoreanos le van a la zaga pero a diferencia que sus vecinos, otrora invasores, se les ve el plumero pecando a veces de melodramáticos o peor, lacrimógenos.

“One cut of the dead”, además por su carácter independiente, casi amateur, trasmite una desbordante ilusión, frescura, que casi se puede palpar, esa pasión que solo los que creen en su producto pueden lograr. Solo recordar que muchos de los integrantes del equipo se pagaron de su bolsillo el viaje hasta España para presentar el film en Sitges.

Resumiendo, poco puedo añadir más: FELICIDAD absoluta. Si estás de bajón, te harás un favor a ti y a mí por verte con una sonrisa de nuevo, escogiéndola. Repito: NO ES UNA PELÍCULA DE ZOMBIES, es CÓMO se hace una película de ZOMBIES y aunque parezca mentira, esto puede incluso a provocar que veas la vida de otra manera.

5de5

“The Onania Club”, la nueva locura demencial del director Tom Six. Tráiler.

The Onania Club es el nuevo filme del realizador Tom Six quien es más conocido por ser el autor de la polémica trilogía El Ciempiés Humano. Trilogía que ya es todo un clásico del cine más grotesco e inhumano que se puede echar uno a la cara en los últimos años, pese a que la última entrega ya no me convenció del todo.

La película que aun no tiene distribución está interpretada en sus papeles principales por Jessica Morris, Darcy DeMoss, Deborah Twiss, Karen Strassman, y Flo Lawrence. The Onania Club promete ser otra obra de Six que desatara polémica allí donde llegue si al final el director logra que alguna distribuidora se arriesgue con su nuevo trabajo.

De la historia que cuenta la pelicula se sabe muy poco, solamente que se centrará en un grupo de mujeres blancas de mucho dinero y las cuales se lo pasan muy bien con el sufrimiento de los demás mortales.