Archivo de la categoría: Steam-Punk

INTO THE BADLANDS (2º Temporada) – EEUU/HK – 2017 – Acción/Sci-Fi

intothebadlands2.jpg
La primera temporada se sostuvo por el carisma de Daniel Wu y las escenas de acción, pero se notaba que dependía demasiado de estas y de la típica fórmula de “inicio-gancho/espera-final”. Resultaba muy sosa y plana, tanto que me dije que si esta segunda seguía por los mismos cauces, la dejaría en los primeros capítulos.

Pero hete ahí que no, y es que como decía, tampoco era muy difícil mejorarla. Sin embargo la ‘mejoría’ llega a ser tal que no solo ha logrado alcanzar una buena nota sino que llega a rondar la excelencia.

Argumentalmente no busca, como en su arranque, morder más de lo que le permite la producción y se divide entre las luchas de poder entre los barones y la venganza del protagonista. Y aquí encontramos el primer cambio importante: solo el personaje interpretado por Daniel Wu es el protagonista, dejando a MK en un segundo plano, algo que se agradece. Como este encima ya no es el criajo de antaño, la alegría es doble.

Pero si hablábamos de producción, esta ha crecido exponencialmente. Olvidaros de aquellos tristes campos de amapolas; aquí tenemos páramos desérticos al estilo “Mad Max”, bosques de fantasía, montañas esmeraldas, ruinas medievales, palacios versallescos… vamos, lo que le demandamos a una serie de sci-fi que tampoco dependa totalmente del ciberpunk apocalíptico, más steampunk que otra cosa.

La acción, la sangrienta violencia, la irrupción de Nick Frost y el crecimiento de su personaje han sido otros ases en la manga importantes, sin olvidar la dirección de Stephen Fung y sobre todo la de Paco Cabezas (a ver cuándo le dan una oportunidad en serio en España) convirtiendo esta segunda temporada en imprescindible.

El final, muy a lo “Dark Tower”, nos va a dejar casi un año con ganas de más…

4de5   /    5de5

JOE GOLEM Y LACIUDAD SUMERGIDA – Christopher Golden + Mike Mignola – 2012 – Sci-Fi

La última propuesta, de momento en España, de dos genios reconocidos en el medio impreso como Christopher Golden y Mike Mignola se salda, y empiezo por lo que debería ser el final de ésta reseña, es decir, con la conclusión, con una sensación agridulce: dulce porque como nos tiene acostumbrados la pareja es una obra soberbia que abre como siempre las fronteras de nuestra imaginación, y agria porque siendo quizás demasiado directo no deja de ser mas que una historia corta que superando a malas penas los dominios del cuento, resulta un tanto escueta.

Se podría decir en su beneficio que esto provoca que uno se quede con ganas de mas, dando a entender por otra parte que el libro atrapa, pero cuando hay consideraciones que trascienden del propio medio escrito uno termina por dejar escapar esas vocecillas que en su mente plantean dudas respecto a la insatisfacción.

Y es que pocos días después de ver la luz ésta edición en castellano saltaba la noticia de que la obra iba a ser adaptada a la gran pantalla por Alex Proyas. Dejando de lado que “Joe Golem y la Ciudad Sumergida” encaja como un guante con el estilo de éste infravalorado realizador, el lector mas inquieto puede toparse con muchas dudas respecto a que la misma se adapte como merecería ya que por estructura, y a tenor de lo que decía en el anterior párrafo, o mucho de su propia cosecha debe incorporar el cineasta corriendo el riesgo de desvirtuar la historia o el film puede quedarle pobre.

Y es que a la hora de diseccionar las partes de la trama uno termina únicamente sobre la mesa del forense con el encuentro entre los protagonistas, un viaje a un cementerio en busca del objeto codiciado por el villano de la función y el, eso sí, fantástico final. Claro está, a la hora de ponerse manos a la obra Golden y Mignola no pensaron – o quizás sí, mas como anhelo… – que su criatura fuese a dar el salto a la gran pantalla convirtiéndose en una estrella y solo pensaron – razonamiento fundamentado en base a estos años en los que los llevo siguiendo – en realizar una obra divertida, ágil y que recogiese varias influencias, por lo que no se les puede acusar, pero el lector no podrá disociar la idea de que estructuralmente su paso al cine necesitará de un mayor esfuerzo creativo.

Ahora bien, tanto si al lector le gusta construir en su mente aquellos escenarios que trascienden de las palabras de sus autores como para aquellos que se dejen llevar, “Joe Golem y la Ciudad Sumergida” va a resultar una fuente casi insaciable. En base a una idea un tanto original como el de una Nueva York steam-punk de mediados del siglo XX inundada, Golden y Mignola – tanto monta monta tanto – incorporan una serie de elementos que por no ser menos originales estropean el conjunto; y es que estos no son ni mas ni menos que conceptos ya vistos en las obras del propio Mignola, imaginería de un Universo que sin concordar con el que protagoniza ésta obra crea esa atmósfera a la que acudimos una y otra vez sus fans.

Desde esa mitología cósmica-sumeria hasta guiños extrañamente paralelos como ese Golem primo hermano de Roger del BPRD/AIDP. A Golden, sin duda la argamasa de todas las ideas y pasiones, le debemos indefectiblemente ese protagonismo juvenil de nuestra heroína, concepto con el que se encuentra como pez en el agua como ya hemos visto en otras de sus obras. Luego, decidir a quién le corresponde el acierto de esa ambientación quasi-victoriana, ese Sherlock Holmes paranormal con los rasgos recreados fácilmente en nuestra mente de Peter Cushing o, siguiendo con el juego de emparejar, el Marv/Rourke de Sin City y Miller/Rodríguez con el protagonista pre-golem, es una misión difícil por no decir para sus fans, indiferente, pero el conjunto es poco menos que fantástico, en el mas amplio sentido de la palabra.

Por poner una objeción, junto a lo dicho de la falta de un mayor contenido – exigente que es uno – decir que en ocasiones la protagonista no se expresa como corresponde a una adolescente abandonada a su suerte en un mundo/ciudad en ruinas. Basta leer esa frase en los últimos estertores del libro donde suelta un “… va a lanzar los dados del destino de la humanidad y su única baza es un juguete místico que ni siquiera sabe encender”, para entender lo que digo. Para acabar dos apuntes. Uno, los dibujos de Mignola como siempre ayudan a situar la historia y hacer reconocibles algunos de sus aspectos, sin embargo quizás debido a ese corto contenido los dibujos en su concepto se repiten en demasía haciéndose monótonos y claro está, perdiendo valor. Solo cuatro dibujos a página completa y demasiados tentáculos, corazones y máscaras de gas. Y dos, la edición española. Dejando de lado el precio de la edición demasiado elevada para 286 páginas y encuadernación en tapa blanda, nos encontramos con demasiadas erratas. Incomprensible.

Resumiendo, “Joe Golem y la Ciudad Sumergida” es un cuento fantástico pervertido por las siempre sugerentes mentes de dos genios como Golden y Mignola, una historia que no por ser corta en sí deja con menos ganas de mas. Un referente para ejercitar nuestra imaginación, un remedio contra el aburrimiento.