Archivo de la categoría: Historia

WORLD WAR DEAD: RISE OF THE FALLEN – Freddie Hutton-Mills y Bart Ruspoli – GB – 2015 – Zombies

Featured imageReseña escrita para Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2015/07/critica-world-war-dead-rise-of-fallen.html
Featured image

LAS DAMAS DE GRACE ADIEU – Susanna Clarke – Fantasía

Featured imageNi acostumbro a continuar de corrido diferentes partes de una saga, ni a seguir la bibliografía de un autor, a no ser que me vuelvan “loco”, claro. Solo lo hice en su momento con la trilogía de “El señor de los anillos” y con las obras de Adam Neville. Ahora también con las de Sussana Clarke. Y es que tras terminarme su “Jonathan Strange y el Señor Norrell” no perdí ni un día en continuar con esta “Las damas de Grace Adieu”, recopilación de relatos basados en el universo de los dos magos. Así sin más, pasemos a analizar individualmente los diferentes cuentos que componen este libro:

LAS DAMAS DE GRACE ADIEU

Protagonizado por el mismísimo Jonathan Strange, este cuento nos trae al mago y a su hermosa esposa de visita al hermano de esta. Conocerán a la mujer a la que pretende descubriendo Strange que no es la sensible mujer que aparenta ser.

La verdad es que como historia para empezar la antología, me ha dejado un poco frío. Acostumbrado a las recreaciones de Clarke y sobre todo concreción, este cuento divaga dejando demasiadas cosas a la imaginación del lector. No hay trasfondo, no hay ambientación, no apela a la curiosidad y, lamentablemente, no hay magia; ni de esa magia tangible que nos abdujo en JSySN ni de esa otra que hace un producto especial.

EN EL MONTE LICKERISH

Miranda es una mujer adelantada a su tiempo: prefiere cultivar su educación que hacer trabajos de hogar. Su madre conseguirá casarla, y su marido consentirá sus “caprichos” hasta que un día la encierre en el desván para que logre hilar cinco madejas de lino como le aseguró su madre que podía hacer. Esto, sin embargo, era una engañifa, pero Miranda recurrirá a su astucia para salir del entuerto convocando a un duende. A cambio de que el duende haga el trabajo por ella, esta tendrá que adivinar su nombre.

Aunque este relato sea más convincente que el primero también notamos una cierta inconsistencia ya que por ejemplo emplea mucho tiempo en la presentación, y poco en la parte interesante de la historia que es cuando aparece el duende. En esta parte el cuento adquiere un talante clásico al estilo de las célebres narraciones de los hermanos Grimm, pero un final descafeinado termina por estropear todo lo logrado.

Narrado en primera persona y con una curiosa redacción llena de palabras en Mayúsculas, también nos encontramos con ese humor tan característico de Clarke que roza hasta la crueldad. Ver por ejemplo ese final del perrito Choqui, víctima de esa “Gran tristeza y accesos de Negra Ira” que padece el marido de la protagonista.

LA SEÑORA MABB

Por espíritu se acoge a la perfección al que disfrutamos en JSySN, con descripciones absolutamente brillantes, casi metafóricas, unos personajes bien definidos y con su puntito de originalidad. Sin embargo, aquí la magia casi no aparece; es sustituida por un suspense con el que se atrapa al lector haciendo al relato, junto a lo anterior, bastante recomendable, casi cercano al terror, pero su desenlace es tan errático, tan ‘hay que acabar esto rápido y no-se-me-ocurre-nada’ que ni la excusa de dejar al lector que elija la respuesta adecuada cuela. Lástima. Aun así, muy agradable de leer.

Venetia es una jovencita del pueblo de Kissingland prometida con el Capitán Fox. Sin embargo tras un tiempo cuidando en Manchester a una enferma, regresa para enterarse que su prometido la ha abandonado por una tal Señora Mabb del mismo pueblo. Al principio hará de tripas corazón, pero pronto comenzará a picarle la curiosidad acercándose a la mansión de esta. El problema es que…

EL DUQUE DE WELLINGTON EXTRAVÍA EL CABALLO

Relato corto y simpático –aunque previsible- con el mismísimo Duque de protagonista. En esta ocasión, Clarke lleva a su protagonista hasta Tierra de Duendes, ese mundo de fantasía que crearon Gaiman y Vess –el mismo Vess que ilustra este libro- en “Stardust”. Así cuando el militar cruce la frontera entre Wall y Tierra de Duendes se encontrará con una bordadora que decide el destino de este con sus bordados.

EL SEÑOR SIMONELLI O EL VIUDO DUENDE

Cuento favorito del Señor Tomás Hijo, persona que me descubrió a esta Sussana Clarke.

La historia, la más extensa de las que componen la antología, nos trae a un joven que llega a una localidad como nuevo rector de la parroquia. Sin embargo sus muchas habilidades le permitirán asistir como “parturiento” en el alumbramiento del hijo de un extraño gentilhombre que, no hace falta que nos digan, es un duende. En el pueblo pronto se enamorará de las hijas de la familia más rica de la población, pero el peligro llegará cuando el duende quiera casarse de nuevo…

Narrado en primera persona mediante los apuntes en el diario del protagonista, Clarke nos trae una historia divertida, con sus ya clásicas y ricas descripciones, y con más elementos de género que los anteriores cuentos. No me extraña que le gustase a tal notable artista. Solo le pondré una objeción: que su final es un poco precipitado. Daría para mucho más. ¿Tal vez una segunda parte?

TOM BRIGHTWIND O CÓMO SE CONSTRUYÓ EL PUENTE MÁGICO DE THORESBY

Y pasamos de un cuento bueno a uno, bajo mi punto de vista, extraordinario, con lo que denoto que el orden de las historias no ha sido al azar, buscando un ritmo “in crescendo”.

El cuento nos trae el viaje de un doctor judío y su amigo, Tom Brightwind -un poderoso duende-, a un paciente enfermo del primero. Sin embargo por el camino se encontrarán con un pueblo que ha caído en desgracia por estar incomunicado.

La historia es fascinante, Clarke vuelve a tirar de humor e ironía para contarnos una trama en la que otra vez sale a relucir el caprichoso carácter de sus duendes, adornando la historia principal con otras más pequeñas, pero a cada cual más chispeante. Y ya no solo es esa habilidad de trabajar con varios planos a la vez, sino que la forma de contarlo te atrapa de una manera tal que hasta te da rabia que no continúen las aventuras de la pareja protagonista.

Me permito copiar una frase para que se vea el calibre del ingenio de esta escritora. La escena nos trae a David Montefiore, el médico judío, contándonos como mi tocayo describía a su esposa: «… Tom la comparaba siempre con una gatita; a los veinte años era un cisne; a los treinta, una zorra, y después, en rápida sucesión, fue una arpía, una víbora, una quimera y finalmente una cerda»

ANTICKES Y FRETS

Corto relato que nos cuenta los últimos días de María Estuardo, Reina de Escocia. No da para mucho y no tiene más magia que algún que otro apunte entre lo real y lo irreal, pero más lleno de metáforas que otra cosa. Simpático, pero poco más, rompiendo la línea ascendente que llevábamos.

JOHN USKGLASS Y EL CARBONERO DE CUMBRIA

Estupendo colofón en el que vemos cómo el mayor mago que ha existido en el mundo, el mismísimo Rey Cuervo, es derrotado por un simple carbonero. Magia contra milagros. La batalla definitiva. No digo más.

Resumiendo, “Las damas de Grace Adieu” es un buen sucedáneo para todo aquel que se haya sentido hipnotizado por “Jonathan Strange y el Señor Norrell”. Un libro simpático de leer, pero que a causa de su irregularidad no consigue alcanzar las cotas de genialidad de aquella obra. Más magia y algunos finales menos precipitados hubiesen sido mi receta para alcanzar el sobresaliente. Así, “solo” un notable, que ya es…
Featured image

JONATHAN STRANGE Y EL SEÑOR NORRELL – Susanna Clarke – GB – Novel histórica/Fantasía

Featured imageLa primera noticia que tuve de este libro fue la mención que de él hizo el popular artista Tomás Hijo en su muro del Facebook, diciendo que iba a ser adaptado a la pequeña pantalla en formato serie por la todopoderosa BBC. En su descripción venía a decir que era “Una especie de Harry Potter para adultos ambientado en la época Napoleónica”, aunque también avisaba que no era un libro para todos los públicos ya que a su extensión –más de 1200 páginas- había que sumar que era extremadamente denso.

Sin embargo ello no me desanimó ya que Tomás Hijo además de ser un artista con un gran talento y un excelente comunicador, tiene uno de esos criterios que en muchos aspectos concuerda con los de un servidor. Así es que me hice con una copia, y aquí estoy, escribiéndoos mis impresiones sobre el libro.

Lo primero que tengo que decir es que para mí, más que un Harry Potter para adultos, es una novela histórica con magia. El libro vive tanto de la magia como de la recreación histórica y esto, para mí, es más definitorio que colocarlo bajo una etiqueta popular.

Lo segundo, que a pesar de esas 1200 páginas –“solo” 1000 si ignoras las Notas del Autor- se consume con tal avidez que pueden parecer 300 páginas de otro título.

Dichas (escritas) estas premisas, interioricemos un poco más.

Decía que el libro en sí tiene poco más de 1000 páginas. Llega a las 1200 con las casi 200 Notas de Autor que su escritora ha ideado. Sin estas, la lectura es igual de comprensiva y atrayente, pero dependerá de cada uno si quiere seguir esas notas. Estas, no son las habituales que nos encontramos en cualquier obra dispuestas a añadir datos; aquí, Susana Clarke sigue la misma línea de ficción del libro, añadiendo detalles e historias paralelas a la narración principal que expliquen situaciones y personajes, enriqueciendo la mezcla. Dependerá del interés, curiosidad, grado de abducción y, sobre todo, tiempo, el que uno prefiera seguirlas o no.

Sobre la historia, nos trae una Inglaterra en plena guerra contra una Francia comandada por Napoleón. En este contexto surge un mago, Gilbert Norrell, que lleva la magia a un nuevo nivel, de la teoría a la práctica. Dadas sus grandiosas habilidades, el gobierno británico no dudará en ponerlo al servicio de la corona combatiendo a los franceses, concepto, el de la magia en la guerra, que hemos visto copiado posteriormente en otras épocas como en la también recomendable trilogía “Tríptico de Asclepia” de Ian Tregillis. Pues bien, pronto surgirá otro mago, Jonathan Strange –curioso ese apellido compartido con otro mago de profesión, en este caso el de la Marvel- que poniéndose al principio al servicio de Norrell como discípulo, no tardará en tomar las riendas de su destino.

Pero bajo esta trama, tenemos otra que nos lleva de pleno a la mitología feérica inglesa que muchos amantes de la fantasía reconocerán y que hemos visto reflejada en otros autores como Gaiman o Mignola. El Rey Cuervo, duendes y tierras mágicas colisionarán con la realidad del siglo XIX. Pero los menos amigos de la fantasía que no se asusten, que aquí no hay enanitos verdes, hadas, ninfas ni nada por el estilo. Solo hay un duende, pero es más una especie de elfo aristócrata –por lo sequerudo, caprichoso y modales exquisitos- que un gnomo. Y es que como digo, “Jonathan Strange y el señor Norrell” tiene todo lo que uno busca en una novela histórica.

Hay una fase bastante extensa en la que Strange acompaña a Wellington a la península ibérica para combatir a las tropas francesas. Dejando de lado la lógica curiosidad/fascinación que el lector español tendrá por esta parte donde muchas localidades patrias salen a relucir, la descripción de los combates y circunstancias que rodearon a esta guerra es digna de la mejor novela histórica. En este punto, Clarke demuestra a todos esos retrógrados misóginos que una mujer es capaz de ofrecer una perspectiva al gusto y desde el punto de vista masculino igual que cualquier hombre.

Pero ya no solo son las aventuras que recrea; hay otra fase que transcurre en Venecia. Os juro que te traslada allí. Ello me lleva a otro de los atractivos del libro: las descripciones de su autora son precisas, usando comparaciones brillantes, estimulantes y originales, tan ilustrativas como algunos de los trucos que ejecutan sus protagonistas.

En este aspecto, Clarke no se resigna en escribir: «Norrell convoca a una bestia del Averno» y sanseacabó. Las fórmulas y sortilegios de los magos protagonistas son divertidísimas y ocurrentes. Nada obvio o visto con anterioridad en comics, películas u otros libros. Cambiar la orografía de una región, crear caballos de agua o hacer hologramas primitivos con la lluvia son algunos ejemplos.

Entremezclada en la trama principal nos encontramos con pequeñas parábolas o cuentos de unas pocas líneas que son las que aportan el humor a la historia. Algunas son tan ocurrentes que casi dan lástima que no continúen.

Por lo demás, también hay crueldad, romanticismo, sorpresas y emoción. Y es que para acabar, no puedo ocultar que sus últimas páginas llegaron a conmoverme. Y no, no porque fuese dramático, gracias a Dios o al Rey Cuervo nos libramos de ello, sino porque por un lado rezuma sensibilidad y por otro, me daba pena despedirme de tan buenos compañeros en tantas horas de diversión. Por suerte, tanto se espera una secuela –sin contar la serie de cuentos publicados bajo el título de “Las damas de Grace Adieu”- como ya quedan pocos meses para que se estrene la serie de televisión.

Resumiendo, “Jonathan Strange y el señor Norrell” ya forma parte de mis libros favoritos. Fantasía e historia como materias primas en una elaboración cuidada, con un lenguaje exquisito y ganas de entretener como meta. Magia creíble elevada al grado de literatura.

Featured image      /       Featured image

PROJECT HASHIMA – Piyapan Choopetch – 2013 – Tailandia – Terror

Featured imageReseña escrita para “Nido de Cuervos”

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2015/02/critica-hashima-project.html#more

Featured image

EL DESPERTAR – Mike Newell – 1980 – GB – Terror

Featured imageTras acabar de leerme la reivindicable “La joya de las siete estrellas” de Bram Stoker, decidí verme una de sus adaptaciones a la gran pantalla, y la red aseguraba que esta “El despertar” era la mejor. Pues bien, dejando de lado que al verla me di cuenta de que ya la había visto hace años, si bien la película –adelantando conclusiones- es tan estupenda y aún más reivindicable si cabe que la novela, como adaptación-adaptación, deja tanto de desear que no sé cómo será la peor…

Y es que mientras que la obra de Stoker está ambientada a principios del siglo XX, esta lo hace en la actualidad. Y ni que decir estructuralmente, ya que ha sido totalmente remozada cambiando fases de lugar y obviando otras al igual que personajes.

Pero como decía, si como adaptación no logra el aprobado –otra cosa es si hablásemos de “puesta al día”- como film es todo un “Imprescindible”, un “must” como se dice ahora. Sin embargo antes de meternos con ella, comentemos tres factores principales que influyen en su resultado final, factores que nos encontramos delante y detrás de las cámaras.

Para empezar, Charlton Heston. El actor, figura mítica dentro del mundo del cine, justifica muchos de los cambios efectuados respecto a la obra original; y es que teniéndolo a él, su personaje no podía quedar en un segundo plano como en la novela. Con un carisma que ya quisieran muchos, a Heston con 57 años no le importa descamisarse a la mínima para mostrar que aún está en forma y que todavía sigue siendo el actor de acción de antaño. Fantástico.

A este le sigue una debutante Stephanie Zimbalist, a la que más tarde le llegaría la fama con la mítica serie “Remington Steele”. Fresca y con esa belleza modesta de las jovencitas –parezco un viejo verde- Stephanie cumple con su difícil misión de dar réplica al personaje más complicado del film.

Y por último, su director Mike Newell, un cineasta todo-terreno que posteriormente se haría paradójicamente más popular a un género tan diferente a este como el de las comedias románticas y el melodrama. Él sería el responsable de títulos como “Un abril encantado”, “Cuatro bodas y un funeral” o “La sonrisa de Mona Lisa”. Pues que ello no os asuste ya que Newell sabe muy bien cuáles son los terrenos por dónde se mueve ofreciéndonos un producto 100% de género. No en vano también firmó las más fantásticas aunque más recientes “Harry Potter y el cáliz de fuego” y “Príncipe de Persia”

Dicho esto, interioricemos.

Lo primero que hay que hacer es situar la película. Muchos al verla ahora relacionarán la Banda Sonora con la de “El exorcista” o incluso reconocerán escenas con demasiados parecidos razonables a por ejemplo “La profecía”. Pues bien, esta película es heredera de las anteriores ya que tan solo se sitúa siete años después de la de Friedkin y cuatro de la de Donner. Es cierto que esos detalles le restan originalidad y carácter, pero al igual que actualmente decimos que por ejemplo James Wan está marcando una época/estilo al que se acogen otros títulos, esos sonidos chirriantes, primeros planos de las víctimas gritando, y un efectismo a medio camino entre el gore y lo infantil, eran las marcas de fábrica del terror de los setenta por lo que no es extraño que esta siga la corriente.

De tal guisa los amantes al género que crecieron con estas películas encontrarán a esta muy estimulante sin que necesariamente se tenga que apalear a la nostalgia como cuando nos encontramos con un film de la Hammer, ya que a pesar de la patente teatralidad, contiene los factores necesarios para no resultar ridícula o trasnochada.

¿Qué si da miedo? Pues no, ni siquiera hay sustos, pero sabe crear atmósfera –sobre todo en las escenas de Egipto- y la historia engancha sobradamente.

Resumiendo, si te gustan las películas sobre maldiciones, aventuras egipcias o el terror característico de los setenta y ochenta, esta es una opción imprescindible; un buen film de terror que a pesar de los años pasados, aún está vigente.
Featured image

EL MAPA DEL CIELO – Felix J. Palma – 2012 – Ciencia Ficción

Featured imageEste es uno de esos libros que, por extensión –casi 750 páginas de ná-, se convierte en uno de esos comodines entre otros títulos que me leo de cabo a rabo por un mayor interés o necesidad… de espíritu.

Sin embargo, a su favor tengo que reconocer –y no digo que coger, dejar, coger, dejar, coger un libro sea un demérito, solo que me puede la impaciencia- que este ya incluso antes de llegar a su meridiano me enganchó tanto que no lo abandoné hasta el final. Pero al caso.

Para empezar hay que decir que este libro es la segunda parte de una trilogía que su autor acaba de finiquitar justo cuando escribo estas líneas. Y no, siguiendo con mis confesiones y debilidades, no me leí la primera parte. Así soy yo. Al menos mitigué un tanto mi estupidez enterándome por otras opiniones que no hacía falta leerse aquella –“El mapa del tiempo”- para comprender esta. Salen los mismos personajes y se comentan situaciones de aquella, pero por eso mismo, por comentarlas aquí, no es necesario haberse leído aquel. Necesario no, interesante sí por, según dicen, su calidad narrativa.

Dejando de lado esto, para aquel que no conozca la saga les diré que es una obra de ciencia-ficción que bebe de los clásicos del género recurriendo incluso a muchos de sus personajes claves. Así en este libro no solo tendremos de protagonista a H. G. Wells sino que el mismísimo Edgar Allan Poe también asomará el morro, sin olvidar la mención a Verne y a otros escritores victorianos. Algo, la de recurrir a personajes famosos para escribir historias, que se está convirtiendo en toda una tendencia en el último lustro de la mano de otros autores consagrados como Mario Escobar o Jesús Cañadas.

Dejando de lado los protagonistas, vamos con el argumento. Partiendo de que “El mapa del tiempo” nos ofrecía una revisión de “La maquina del tiempo”, “El mapa del cielo” hace lo propio con “La guerra de los mundos” añadiendo otros elementos no menos conocidos del mundo de la sci-fi como “Who goes there?/El enigma de otro mundo”.

Así la novela nos la encontramos claramente segmentada en tres actos. Una primera que hace honor a la obra de John W. Campbell y a la del propio Poe con “La narración de Arthur Gordon Pym”, mostrándonos una aventura de unos expedicionarios en el polo que se encuentran una figura extraterrestre que adopta la imagen de aquellas a los que asesina; una segunda que recrea “La guerra de los mundos” pero incorporando a los protagonistas, volviéndola creíble y metiendo elementos no tan de género como el romanticismo al estilo folletinesco de la época, y una tercera donde con ayuda del drama se resuelve la invasión marciana.

Pues bien, por partes.

La primera es excepcional. Los amantes a Poe, algo a Lovecraft o la versión del clásico por parte de Carpenter harán palmas con las orejas. Esta parte –el 30% del libro- me la leí de un tirón. Intensa, con ritmo y con conocimiento de causa. Teniendo en cuenta que su extensión es de más de doscientas páginas, valdría la pena ya por sí sola, a pesar de la obvia falta de originalidad, claro.

La segunda parte varía tanto, comenzando por así decirlo una nueva historia, que es cuando uno puede decidir hacer una pausa y pasar a otras… cosas. Aquí el ritmo es más lento y cuesta que la historia arraigue debido en parte al hecho de que no encuentra un protagonista claro hasta bien entrada la misma. Una vez definido(s) es cuando uno vuelve a engancharse. En este punto nos encontramos con elementos claves como el humor –antológica ya esa fase de intercambio de cartas entre la pareja protagonista-, el romance, con los anteriores pero como se puede ver sin nada de edulcoramiento, y un guiño de steam-punk que nos hará en parte olvidar la previsibilidad que supone conocer la historia de Wells. De hecho, una de las mayores objeciones que le hago es que teniendo un personaje tan bueno como el Agente Clayton y todo lo que rodea a su departamento paranormal, no se le haya sacado mayor partido. Igual en el cierre de la trilogía…

La última parte, la de conclusión, es donde debe culminar todo el trabajo anterior, y en parte lo consigue en lo que respecta a la parte dramática. Sí, Palma consigue conmovernos en los momentos más delicados; el problema, siempre bajo mi punto de vista, es que la solución que da es demasiado “facilona”. Es cierto que logra mantener el suspense en la parte final, pero tras 650 páginas uno se esperaba otro tipo de resolución.

Para ir acabado, aplaudir el equilibrio entre el clasicismo de la propuesta de Wells y la incorporación de nuevos elementos que hacen la puesta en escena más próxima a los gustos actuales, sobre todo en la tercera parte cuando la humanidad está bajo el dominio marciano. No obstante Palma, a mi gusto, se recrea demasiado en las reflexiones de los personajes restando algo de ritmo a la narración. Su lenguaje es descriptivo e intenso, pero en fases se echa a faltar más diálogo y menos análisis.

Resumiendo, “El mapa del cielo” es una magnífica obra de ciencia ficción que denota esa pasión por los clásicos de todos los que nos hemos criado con Verne, Wells o Poe. Un arranque excepcional, detalles steam-punk, época victoriana y una perspectiva humana en un contexto marciano. Ingredientes de primera clase para una obra que, por ponerle un pero, a lo mejor resulta un poco larga.

DRACULA LA LEYENDA JAMAS CONTADA – Gary Shore – EEUU – 2014 – Fantasia/Acción

Featured imageReseña confeccionada para “Nido de Cuervos”

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2014/10/critica-dracula-la-leyenda-jamas-contada.html

Featured image

EN LAS MONTAÑAS DE LA LOCURA – H. P. Lovecraft – 1933 – Terror

Featured imageEn mi afán por ponerme al día con el para muchos maestro H. P. Lovecraft le ha llegado el turno a una de sus obras más conocidas y que más ha influenciado a otros autores en distintos medios como es “En la montañas de la locura”.

Lo primero que tengo que hacer es una confesión ya que no solo soy un sacrílego por llevar tarde a conocer la obra de este magnánimo autor sino que esta su obra, no me ha gustado mucho. Lo siento. Prefiero ser criticado, por poco que me guste, de tener poco criterio, algo también cuestionable según quién lo diga, que ser tachado de hipócrita.

Pero como esto no es un foro, twitter o un post de un muro de Facebook donde suelto la piedra y escondo la mano, voy con mis razones.

La obra está dividida en tres partes. Una que nos traslada junto a la expedición que viaja hasta la Antártida y donde con el paso del tiempo se dan de bruces con la tragedia. Otra donde se nos cuenta cómo el protagonista acude al lugar origen del drama, y una última donde se explica lo que ocurre allí.

Pues bien si la primera parte es una estupenda historia de aventuras con esos matices que decía que inspiraron otras obras de terror con monstruos en parajes helados –recordar que John W. Campbell publicó su “Who goes there?” en la que se basó “El enigma de otro mundo” y consecuentemente “La cosa” cinco años después de que Lovecraft publicase la suya- y que a su vez homenajeaba abiertamente al maestro Poe y sus “Las aventuras de Arthur Gordon Pym”, el problema para mí viene con la segunda parte.

Aquí el escritor de Providence si bien demuestra su genialidad describiendo el hogar de parte de ese “su” Universo de Primordiales y demás Dioses Exteriores, termina por restar ritmo a la historia absorbido por detallar hasta el mínimo detalle de aquel paraje de pesadilla dando medidas por doquier y representando materiales y formas con lo que sí, alimentar la imaginación de los más artistas, pero llegando un poco a aburrir al que vea que nunca parece que la cosa va a acabar.

Pero es que cuando finalmente se cansa de crear ese infinito escenario, comienza a narrar una especie de “Silmarillion” particular describiendo la historia de aquellos seres según una tallas allí existentes. Dejando de lado que es poco probable sacar tantos matices y detalles de unos frisos en relieve, no ayuda en absoluto a quitarnos el entumecimiento de las cien páginas anteriores.

Vale, soy consciente de que estoy dando una mala imagen de mi persona, aparentando ser superficial, impaciente y, como decía, con poco criterio, pero el que me conozca sabrá que he aguantado tochos peores como para poder opinar. Igual -quiero pensar- tan solo se resume en que me pilló en un mal momento, pero en todo caso lo veo un poco espeso para el… “gran público”.

Con la última parte se vuelve a la aventura más convencional y a mostrarnos esos monstruos que tanta fama le han proporcionado al escritor, pero hasta en este aspecto tengo una objeción: la ingenuidad de algunas de las bestias. Vale, va camino de los cien años y bla, bla, bla, pero también es cierto que en otras de sus obras de las que ya hablaré se acerca más a lo que podía dar su genio.

Resumiendo; todo un icono del género y una gran fuente de inspiración, pero a la que hay que acoger con cierto cariño: no es el típico cuento lovecrafiano ameno e intrascendente, es todo un universo complejo.

P.D.: Hace unas semanas se reactivó el proyecto que tenía ya olvidado Guillermo del Toro y Tom Cruise para adaptar la novela. A ver si es verdad, y podemos verla en pantalla grande.

EL DIABLO TIENE NOMBRE – Francisco Asensi – 2001 – Terror/Histórico

Dada mi predilección por el mundo esotérico y el de las posesiones -mi tema favorito dentro del género del horror- me atrajo una sinopsis que hablaba de conventos corrompidos, planes diabólicos y la lucha entre ángeles y demonios, todo un reclamo que me llamaba a voces. Así, sin saber más -lo reconozco- de su autor y obra, me dispuse a leer esta novela; y lo que son las cosas, el Diablo siempre escoge los caminos más extraños…. Repito, sin saber más sobre esta obra, me he encontrado con una novela centrada en mi ciudad Valencia y que toca intereses intrínsecamente ligados a mi persona como el Santo Cáliz, más conocido entre el populacho como el Santo Grial.

Con todos estos ingredientes más unos misteriosos crímenes llevados a cabo por una secta y muchas referencias al Génesis y Apocalipsis, uno puede pensar que sumado a la cercanía de su escenario, se puede encontrar ante una obra que puede marcar la historia personal de uno; sin embargo “El diablo tiene nombre” pierde paulatinamente interés por su propia estructura.

La novela más parece un ensayo, y teológico para más señas. No tiene protagonistas ya que va narrando distintas situaciones –ficticias, of course!- a lo largo de sesenta años, y si bien va encadenándolas no tiene la misma fuerza que cuando uno logra identificarse con un interlocutor más o menos líder. Personajes los hay y ricos en matices además, por lo que uno no debe temer que sean aburridos o planos, pero cuando las situaciones, interesantes y verdaderamente de género, se apartan para dejar paso a los diálogos, es cuando su autor, claramente con vínculos en el tema –lo he investigado a posteriori-, da rienda suelta a las discusiones filosóficas y teológicas ralentizando el ritmo hasta, bajo mi punto de vista, hacer perder el interés.

Está claro que la intención de Asensi no es frivolizar con el tema y dejar un poso que no solo nos haga acordarnos de monjas cachondas –literalmente-, vicarios lujuriosos y exorcistas sin fe, pero cuando esboza cosas tan interesantes y con tanto detalle como esa trama del convento de Santa Tecla o del Santo Cáliz, a uno le sabe a poco quedándose con la idea de haber perdido la oportunidad de haberse encontrado con un libro de cabecera.

A los valencianos por demás les llamará la atención muchos de los datos que refleja el libro haciéndose la pregunta de si las cosas que cuenta sobre la historia de la ciudad son ciertas encontrándose con muchas sorpresas. A los que no, les quedará la imagen de una Valencia fantástica, casi diabólica, mucho más rica de lo que parece a tenor del olvido de los autores a favor de capitales aparentemente con un bagaje tradicionalmente más mágico.

Resumiendo; si uno consigue sintonizar o contrariamente abstraerse del discurso teológico y logra sintetizar, absorber y quedarse con el contenido de género, “El diablo tiene nombre” le entretendrá y hasta fascinará. Al que no, le puede ilustrar sobre el tema pero lo dejará insatisfecho y algo aburrido.

EL ABUELO QUE SALTÓ POR LA VENTANA Y SE LARGÓ – Jonas Jonasson – 2009 – Humor/Histórico

Soy un ignorante, lo sé. Me gustaría saber de muchas cosas y no sé de nada. Por ejemplo, me enteré de la existencia de este libro no porque se hubiese convertido en un fenómeno editorial en todo el mundo sino porque su adaptación como película se abría paso en todas las taquillas internacionales, algunas de las cuales –me permito la publicidad- analizo en mi Web.

De hecho, fijaros si mi ya no ignorancia sino estupidez llega a tal extremo que mi decisión de leerla no fue inducida por ese éxito que denotaba una buena recepción por parte de los lectores sino una vaga opinión de un fulano que oí un día en la radio que aseguraba haberse reído mucho leyéndola. ¿Reírse mucho? ¿Con un libro? Eso no me había pasado a mí desde alguna obra de Mihura.

Sentí hasta envidia y, saciado/harto como estaba de tanta novela de terror, decidí finalmente darle una oportunidad para en cierta forma “desengrasar” y ver si en mi persona surgía el mismo efecto. Al menos, dentro de esa mi estupidez, no cometí el error de ver primero la película y luego leerme el libro… Y la verdad es que me ha encantado. “El abuelo que saltó por la ventana y se largó” es una comedia disparatada, una de esas historias con personajes delirantes, poco creíbles, pero tan encantadores que es difícil no cogerles cariño.

Es cierto que, como muchos ya sabrán dada la popularidad de la obra, no deja de ser un Forrest Gump ampliado a medio mundo y al siglo XX, es decir, una crónica de los conflictos que afectaron al planeta a lo largo de 90 años, pero como toca tantos palos y lugares es imposible tacharlo como propaganda política ya que encima su protagonista solo profesa una religión e ideología: la del aguardiente.

Del capitalismo al comunismo, de la escalada militar al pacifismo, de las guerras civiles a las mundiales, pasando por Suecia, España, Irán, China, EEUU, Rusia, Corea del norte, Francia, Yibuti, Indonesia, etc. etc… ¿Y qué decir de los personajes históricos? Franco, DeGaulle, Truman, Mao, Kim Il-Sung, Stalin… pffff… docenas y docenas a cual más caricaturizado.

Y es que por encima de ese resumen histórico tan divertido, la novela es eso, un entretenimiento sano con el que reírse de todos y de nadie y, sobre todo, sin sufrir por el devenir del protagonista. A este respecto su autor Jonas Jonasson se expresa con un lenguaje accesible y hasta peculiar, con más narración que diálogos, imprimiendo a la historia un ritmo necesariamente trepidante sin que por ello se deje nada en el tintero. Al jugar encima con dos líneas temporales, impide que uno llegue a atravesársele alguna “historieta” del protagonista, siempre recurriendo a la línea del “presente” donde deja volar las ocurrencias más cómicas e imprevisibles.

La declaración de los protagonistas ante el fiscal para esclarecer dos asesinatos o la destrucción de Vladivostok, pasan ya a formar parte de mis pasajes favoritos.

Resumiendo, “El abuelo que saltó por la ventana y se largó” es un libro que por mucho que haga reír guarda un mensaje más allá que mostrar la propia estupidez humana a lo largo del tiempo y del espacio: el de ser optimista ante los avatares que te presenta la vida.

P.D.: Sin querer llamar imbécil a nadie, el libro se disfruta más si se tienen unas pocas nociones de historia universal para poder reconocer mejor a los personajes que en ella deambulan.