Archivo de la categoría: Cuento/Fábula

“Once Upon a Time in Christmas”, otro cuento de terror en Navidad. Tráiler.

Ya lo íbamos diciendo. Mientras más se acerca las navidades mas van apareciendo títulos de terror con estas fiestas como idea principal. En esta ocasión le ha tocado la presentación de Once Upon a Time in Christmas película de terror británica que ha sido dirigida por Paul Tanter, contando para ello con un guión escrito a cuatro manos entre Christopher Jolley y Simon Phillips.

La película que dirige Tanter llegara a los cines y a las plataformas online habituales el próximo 1 de Diciembre. Otros trabajos de este realizador han sido Shame the Devil o The Disappearance of Lenka Wood. Su reparto está encabezado por Simon Phillips, Sayla de Goede, Brook Fletcher y Laurel Brady.

Santa Claus y la señora Claus son una pareja de asesinos en serie que aprovechan estas fechas tan entrañables para elegir a sus víctimas. Ahora un policía y una joven son los únicos que están dispuestos a pararles los pies antes de que sigan matando.

Anuncios

“The House With a Clock in its Walls” lo nuevo del director Eli Roth (Hostel/Cabin Fever).

The House With a Clock in its Walls es la nueva película del director y actor ocasional Eli Roth, autor este tras las cámaras de películas del género del terror como Hostel, Cabin Fever, Toc Toc o Infierno verde. Es verdad que pese a su buen inicio en este género sus últimas propuestas dentro del mismo han sido más bien mediocres. Ahora esperemos que Roth con este nuevo trabajo salga a flote.

Este nuevo proyecto del director norteamericano es la adaptación de la novela del mismo nombre obra de John Bellairs. La trama que adaptara el propio Roth de The House With a Clock in its Walls nos cuenta la historia de un niño de 10 años que tras quedarse huérfano se va a vivir a casa de su tío, en esa  casa el pequeño descubrirá un secreto que puede costarle la vida.

Un curioso reparto en el que integra este proyecto, encabezado por el actor Jack Black (Jumanji-remake), la actriz Cate Blanchet (Thor Ragnarok) y el actor Kyle MacLachlan (Twin Peaks). Hay que recordar que Kyle MacLachlan fue en 1987 el co-protagonista junto a Michael Nouri de Hidden (Oculto) un clásico de la ciencia ficción-terror dirigido por Jack Sholder.

House-With-Clock-In-Its-Walls-2018-Release

 

 

THE MERMAID – Stephen Chow Sing-Chi – 2016 – China/HK – Comedia fantástica

themermaidReseña escrita por esta casa para Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/08/critica-mermaid.html

2de5

THE MERMAID – Stephen Chow Sing-Chi – 2016 – China/HK – Comedia fantástica

themermaidReseña escrita por esa casa para Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/08/critica-mermaid.html

2de5

THE PIPER – Kim Kwang-Tae – 2015 – Corea del Sur – Terror

ThepiperReseña escrita por esta casa para el blog hermano Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/08/critica-pipper.html

4de5

THE HALLOW – Corin Hardy – Irlanda – 2015 – Terror/Fantasía

Featured imageDejando de lado resultados y sensaciones finales, de haber sido director de cine, estoy casi seguro que hubiese firmado esta película o una similar. Y es que así, de ‘repronto’, “The Hallow” contiene todo con lo que un servidor disfruta, y no solo a nivel cinematográfico sino incluso en la misma vida. Y es que para empezar a dar las claves de la misma, uno respira vida solo contemplando los verdes parajes de esa Irlanda profunda a los que aquí se recurre. Y lo que es mejor, el film no solo disfruta de un escenario natural envidiable sino que la fotografía de la misma no tiene otro propósito que venderla como una protagonista más. Solo hay que ver las escenas nocturnas: en cualquier otra producción solo se vería oscuridad; aquí se enciende por una mágica luz de luna o farolitos que confieren al conjunto ese aspecto de cuento de hadas buscado expresamente. Esta sería la segunda clave del film: el folclore.

Me encantan las leyendas, el mundo feérico, la criptozoología y todo aquello que implique jugar con las tradiciones y el mundo de lo invisible. De hecho, ese es uno de los componentes principales de la novela que intento, un día de estos, acabar de una vez por todas. Pero que se me entienda: como adulto y sobre todo, amante del género del terror, me gusta más el enfoque siniestro que el que se da en los cuentos infantiles. Grandes nombres como Mignola, DelToro o C. Robert Cargill en la recomendable “Sueños y Sombras” con la que esta guarda muchos puntos en común –sobre todo en lo del mito del ‘niño cambiado’ y los ‘Bendith y Mamau’-, han sabido sacar provecho de estos mismos ingredientes dando buenos –excelentes- resultados, marcando el camino. Ahora este Corin Hardy como autor también del guión junto a un tal Felipe Marino se sube al carro aprovechando en gran parte la riqueza de su cultura.

Sin embargo no es el único elemento que nos encontraremos ya que en este caldero se precipitan otras materias primas con las que cocinar un rico festín, referencias cinéfilas de género que permiten al espectador engancharse más a la película: un virus que lobotomiza a sus víctimas convirtiéndolos en siervos, una materia oleaginosa, un libro con tapas de cuero…

Luego es cierto que el hilo argumental que une todos estos elementos es bastante tópico como es el de escapar al más puro estilo “corre que te pillo” de la amenaza con tal de salvar ya no sus propias vidas sino al retoño que buscan los antagonistas, pero al menos saben mantener el ritmo dividiendo la acción entre los dos protagonistas o contrariamente, apelando a los sentimientos paternales para justificar algunas de esas típicas actitudes suicidas de este tipo de films.

Lamentablemente, si decíamos que algunos parecidos razonables jugaban a su favor, otros no tanto ya que hace pocos meses pudimos ver curiosamente otra producción irlandesa como “From the dark” en la que también se jugaba con los focos de la luz como arma contra el mal –en aquel caso eran vampiros- y un viejo caserón como escenario propicio. Demasiadas casualidades.

Por otro lado es de agradecer que los efectos especiales, de maquillaje y animatronics, estén a un excelente nivel. Amodorrados por digitalizaciones y demás efectos infográficos, de vez en cuando que se nos ofrezcan trucos artesanales de tanta calidad es para ponerse en pie y aplaudir. No en vano, al final de los títulos de crédito hay una frase que recuerda a Ray Harryhausen, Stan Winston y otros tantos artistas que alimentaron nuestra imaginación. Loable.

Y es que para mí, no hay mejor homenaje que ese que se hace de puntillas, sin que el responsable de turno -como muchos actualmente- tengan que salir a decir que es un tributo a tal o cual cosa para aprovecharse de la indulgencia que el público normalmente ofrenda a estos productos embelesados por una inducida y falsa sensación de nostalgia. “The Hallow” se descubre por sí solo como un homenaje al “cine de bichos” y esa modestia, y sobre todo, determinación se debe premiar.

Para casi acabar, interpretativamente el film cumple con creces el mínimo de calidad exigido, no en vano sus protagonistas ya son bastante reconocibles, incluyendo algún cameo anecdótico.

Alguno querrá hacer énfasis por último en el mensaje ecológico del film, sin embargo yo no quiero subrayarlo tanto ya que nos haría perder la perspectiva como producto de género. El apunte está ahí, pero que nadie se piense que la película se quiere utilizar como estandarte de Greenpeace o algo por el estilo…

Resumiendo, “The hallow” es una fantástica –en el más amplio sentido de la palabra- película, agradable de ver y sumamente entretenida. Como film de terror le falta contundencia, pero se le perdona cuando el conjunto demuestra tener otras virtudes que compensan su carencia para inquietar. De lo mejorcito del 2015. Espero que siendo producto europeo y con algún rostro… muy de moda, pronto esté en las estanterías de los videoclubs patrios.

P.D.: A Hardy ahora le han encargado reflotar el proyecto de “El cuervo”. Vista su destreza y resultados obtenidos, habrá que estar atentos ya que puede salir algo bueno de todo ello.

SUEÑOS Y SOMBRAS. C. Robert Cargill. 2014. Fantasia/Terror

Featured imageLo primero que hay que hacer es presentar a su autor ya que no es un escritor al uso. Y es que C. Robert Cargill –C. por Christopher-, entre otras, es un guionista cinematográfico que puede presumir de ser el autor de los guiones de la aplaudida franquicia de terror “Sinister”. Para empezar, no está mal ¿no?

Lo segundo, presentar a los personajes que habitan esta novela: hadas, enanos, náyades, genios, yokais, trolls, hechiceros y toda esa mitología faérica habitual en los cuentos. Por haber, hay hasta ángeles… ¿A qué esto, según quién, ya no está tan bien…?

¿Y si lo juntamos? ¿Y si juntásemos el mundo del terror con el mundo de la fantasía? El resultado sería esta “Sueños y sombras”.

Estoy seguro que a alguno le parecerá el concepto un poco abstracto así es que voy a recurrir a un ejemplo bastante reconocible: ¿recordáis cómo Guillermo DelToro desvirtuó la imagen que todos teníamos de las “Hadas de los Dientes” en su “Hellboy II”? Incluso continuó con la idea en la antología de historias cortas sobre el personaje “Casos más insólitos” en el relato “Ni para un diente” que escribió junto a Matthew Robbins.

Pero la referencia al personaje creado por Mignola y popularizado por el director mexicano no es gratuita ya que en esta “Sueños y sombras” no solo tendremos esa peculiar fauna sino conceptos más concretos relacionados igualmente con el folklore como es “La cacería salvaje” a la que Mignola junto a Duncan Fegredo le dio un protagonismo especial.

Pero dejémonos de referencias y vayamos al grano.

El libro está dividido en dos partes: una primera que nos cuenta los orígenes de los dos protagonistas de la historia, y una segunda donde veremos las consecuencias de la anterior.

Hasta que esta llegue, se nos presentará el Reino de Piedra Caliza, un paraje cercano a la ciudad de Austin donde vive una comunidad mágica, unos seres no tan dulces como los solemos conocer, al revés, crueles y en algunos casos sangrientos. Solo por saber qué son los “Gorros Rojos”, perversión de los populares enanos, ya vale la pena. El problema es que los protagonistas son dos niños, y esto, junto al ambiente “fabulero” puede echar para atrás a algunos. Por suerte, C. Robert Cargill endurece la historia con la primera aparición de esa “Cacería salvaje” que hace dar un salto a la historia del terreno de la fantasía al del terror.

Por otro lado, esta parte tiene una estructura particular ya que intercala en cada capítulo, partes de un libro que a modo de enciclopedia nos explica las particularidades de los diferentes seres mágicos del film. A alguno le puede romper el ritmo, pero me parece una aportación interesante, ilustrativa y hasta algo original.

Sin embargo, coincidiendo con el meridiano del libro, se llega a esa segunda parte donde nuestros protagonistas ya son adultos. En esta parte, o segundo libro como lo llama Cargill, el tono se embrutece y oscurece a partes iguales, volviéndose más sórdido y decadente, borrando de paso cualquier atisbo de duda que le quedase a alguien que pensase en la obra como algo juvenil. Y por si faltase algo, el ritmo se vuelve vertiginoso.

A pesar de tener más de 400 páginas, “Sueños y sombras” se lee como si de un cuento –nunca mejor dicho- se tratase. La parte final es trepidante, regalando al lector hasta su particular dosis de ‘fanservice’ con unos de esos pasajes épicos que tanto nos gustan. Acción, magia y buena literatura, ¡¿qué más quieres?!

Sin embargo, he dejado lo mejor para el final… Por debajo de toda la imaginería fantástica y de género, Cargill se resuelve como un hábil prestidigitador que jugando a amagar los sentimientos en todo momento, consigue finalmente emocionarnos. Y es que “Sueños y sombras” no es ni más ni menos que una fábula sobre la amistad. Las últimas páginas del libro se convierten en una oda a la lealtad y al amor desinteresado, y estoy seguro que a más de uno le caerá una lagrimilla.

Resumiendo, “Sueños y sombras” quizás no ha contado con la mejor de las publicidades y ni siquiera cuenta con una portada que resulte atractiva a los amantes del género, pero en su interior oculta un tesoro que recordaremos por muchos años, una historia para releer y servir de referencia. No deja con ganas de más… deja con ganas de MUCHO MÁS. De hecho el año pasado se publicó en EEUU su secuela. Me he puesto en contacto con la editorial española, y me han dicho que no la tienen contratada, pero que no lo descartan.

Featured image

THALE – Aleksander L. Nordaas – Noruega – 2012 – Terror/Fábula

Featured imageReseña escrita para Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2015/06/critica-thale.html

Featured image

WOOD JOB! – Shinobu Yaguchi – 2014 – Japón – Comedia/Fantasía

Featured imageAcabada la edición del Festival de Cannes, todos los medios con críticos desplazados al certamen suelen hacer sus listas con lo mejor y peor de lo visionado en el mismo. En esta pasada edición del 2014, el prestigioso periódico progresista “The Guardian” hizo la suya incluyendo entre las peores a esta “Wood Job!”.

Meses más tarde, cuando la edición del film comenzó a cruzar las fronteras de la red, empezaron a surgir opiniones de gente que si bien no son profesionales, bajo mi punto de vista tienen un criterio tan bueno como puede ser el de la corresponsal del rotativo inglés. Así, me encontré en el muro de Facebook de un amigo un comentario que decía algo así como “Hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien con una película” haciendo, claro está, referencia a esta “Wood Job!”.

Pues bien, antes de azuzarme a los perros por lo que pueda parecer una estupidez –sí, ya sé que la mayoría de las veces las opiniones de crítica y público no coinciden y más en un género como la comedia- quiero recordar a todos esos señores tan soberbios que la película está dirigida por un tal Shinobu Yaguchi, un realizador bastante reconocido tanto dentro de sus fronteras como fuera, con varios galardones en distintos certámenes. Vamos, que no es el clásico pardillo y sí contrariamente un tipo apreciado por esa crítica profesional. De sus manos han salido títulos tan importantes como “Waterboys”, “Swing Girls” o la especialmente adorada por mí, “Robo G”. ¡Pero si hasta esta película se hizo con un “NETPAC Award” –vale, no es muy importante que digamos…- en el Festival de Cine Fantástico de Puchon!

Pero como suele decirse, se recuerda más lo malo que lo bueno, y con ganas de saber qué pudo ver la tal Catherine Shoard –la corresponsal- en la película me dispuse a verla.

Para empezar hay que decir que el film parte de un concepto tan simple como por otra parte algo trillado como es la descolocación de un individuo de ciudad en el campo. Sin ir más lejos sus vecinos surkoreanos –¿quizás por ello le concedieron el NETPAC?- son expertos en ello, y no hace mucho vimos “Proceso de admisión” con muchos puntos en común. No obstante, a pesar de los parecidos razonables conviene decir que la película está basada en una novela de Shion Miura publicada en el 2009, y por lo tanto anterior.

Luego el posterior desarrollo no puede ser más previsible ya que se nos va mostrando el “aclimatamiento” del protagonista con la consecuente maduración por su parte y ablandamiento por quienes lo rodean, añadiendo tanto pinceladas de humor como de romance conformando un conjunto entrañable. Lo dicho, previsible. Sin embargo, de ahí a decir que es una de las peores películas exhibidas en Cannes y publicarlo es, con todos los respetos, ni tener idea sobre la cinematografía japonesa ni, yendo más allá, querer ver debajo de la superficie.

Porque sí, porque “Wood Job!” es una comedieta –como la tacharán sus enemigos- sin más trascendencia que la de hacer pasar el rato, pero en realidad en ella se está convocando el espíritu costumbrista de la filmografía japonesa, ese tipo de cine en el que confluyen un montón de factores girando mayoritariamente alrededor de un núcleo familiar y que el maestro Ozu convirtió en casi género. Luego, dependiendo de la temática nos podemos encontrar como decía distintos factores, pero lo que nunca puede fallar son ni los sueños ni contrariamente los impedimentos para alcanzar estos surgiendo siempre ese espíritu de superación que por otro lado ha marcado la carrera del propio Yaguchi.

Sin dejar al realizador, es cierto que “Wood Job!” contiene menos humor del esperado, y más si alguno como un servidor ha visto el tráiler, pero si es cierto que esto por un lado puede resultar engañoso también se le ha de agradecer que haya ocultado la mejor parte de la película como es su último tercio.

Y es que volviendo a lo que decía dos párrafos más arriba, por encima de encontrarnos una comedia costumbrista, el film de “Wood Job!” esconde toda una experiencia etnográfica.

Muchos entienden a la sociedad japonesa como una sociedad cerrada, esclava de su trabajo y sometida por las grandes urbes. Los que menos, conocemos esa otra Japón más rural donde se puede encontrar un carácter más abierto, más amable y con raíces más arraigadas en las costumbres que en las posesiones. Pero todavía hay un grado más allá, una “Japón profunda” tan de cuento que hasta parece irreal; y esa cara es la que nos muestra Yaguchi.

En este punto nos encontramos con, por llamarlos de alguna manera, tres escalones que nos dan la verdadera dimensión de la igno… desconsideración de algunos. El primero sería el propio trabajo como agentes forestales/madereros. Hay muchos detalles que a las claras nos están señalando por qué Japón se encuentra a años luz de sin ir más lejos España. Vale, esto es más ilustrativo que verdadero contenido para una película, pero… ¿cuántas veces nos han pasado un documental como película y los susodichos críticos la han aplaudido a rabiar?

El segundo, la propia localización. Los montes de la prefectura de Mie parecen los escenarios de una película del Estudio Ghibli. Esos bosques mágicos, impenetrables, eternos… No me extraña que se hayan visto obligados, seducidos, a meter un apunte fantástico. Y por cierto, otra de esas casualidades mágicas… La prefectura de Mie está hermanada con mi tierra, Valencia.

Y por último, esos veinte minutos finales. No quiero desvelar mucho ya que, como he dicho, sus propios responsables no lo han querido desvelar en su tráiler, pero solo diré que aúna esa magia que no me canso de sacar a colación, el humor y las raíces más auténticas.

Resumiendo, “Wood Job!” no es la mejor comedia que te puedes encontrar hoy en día en Japón, ni siquiera es la mejor película de un tipo que ha demostrado atesorar genialidad, pero es un producto entrañable que te hará soñar con bosques mágicos y una vida mejor. ¡Perdedores esta es nuestra película!

Yuki Hirano es un joven sin futuro ni ilusión, un perdedor al que encima se le cierran las puertas del amor. Una noche tras ver como sus amigos toman otros caminos más exitosos decidirá dar un giro a su vida sumándose a un programa de aprendizaje de ingeniero forestal. Tras unos días en él decidirá abandonar ya que en realidad se había apuntado con tal de conocer a una joven que aparecía en el folleto promocional, pero el destino tiene otros planes para él…

Featured image

TUSK – Kevin Smith – EEUU/Canadá – 2014 – Comedia/Drama/Thriller

Featured image“Tusk” figuraba en muchas de las listas de lo mejor del 2014, incluso se llegó a rumorear su nombre para algunas nominaciones a los Oscars. No en vano mucho se habló de ella cuando el proyecto comenzó a rodar gracias a la… nueva y sorprendente apariencia de Haley Joel Osment o la participación de Johhny Depp.

Particularmente, en lo que a mí respecta y mis “alrededores” hasta mi compañera Miss Terror en el blog “Nido de Cuervos” la incluyó en su Top Five anual. Yo, no la situaría tan alto aunque es cierto que estaría entre las que más me han gustado, pero me resultaría excesivo premio para una producción que es difícil tomársela en serio. Y es que por muy cruel que sea la historia que cuenta no deja de ser una fábula negra sin más objetivo que entretener.

Alguno la ha tachado como una parodia de los “Mad Doctors” siguiendo la estela de “El ciempiés humano”. Yo añadiría “La piel que habito”. Es cierto que ambas afirmaciones son superficiales, y apelando más al efecto que a la causa, pero no hay que buscarle tres pies al gato. Estoy seguro que esos sesudos profesionales que tienen que justificar un salario dirán que es una parábola sobre los nuevos medios de comunicación y la distorsión de la realidad que hacen estos en pos de unos objetivos poco saludables, ridiculizando a un tercero, pero esto además de ser un discurso sobrio, aburrido y políticamente correcto, solo refleja que uno no tiene ni idea de esta realidad. ¿O es que muchos no asumen ser motivo de mofa a cambio de esos cinco segundos de fama? ¿Es entonces “Tusk” una trampa para gafapastas, culturetas y sabelotodos?

En todo caso, como decía, no hay que buscarle los tres pies al gato, ni buscar fantasmas donde no los hay… “Tusk” es “únicamente” una comedia con muy mala leche, que se ceba en el dolor humano transformando la tragedia en risas, algo que puede no gustar a la mojigatería reinante en esta sociedad hipócrita. Sin embargo, ¿quién se toma en serio la película como para echárselo en cara? La historia es tan tremebunda, que el que se tome como una ofensa la deshumanización que desprende, debería hacérselo mirar.

Lejos de su trama, hay que apreciar la película como lo que es. Teniendo en cuenta lo limitado de su contenido, los flashbacks cantan por “soleares” que son rellenos -lo peor del film para mí- pero por lo demás es casi perfecta. Smith juega con la cámara ofreciendo desde escenas divertidas a otras más a tono con el género al que pretende imitar, y sabe, como siempre, depositar su confianza en los actores para que saquen lo mejor de sí mismos. Michael Parks se sale; por el contrario Johnny Depp… cansa ya. Me sabe mal, pero se está convirtiendo en una parodia de sí mismo, al estilo de lo que ocurrió con Jim Carrey a mediados de los noventa.

Los efectos especiales, a pesar de la autoría de Robert Kurtzman, son bastante cutres, ganándole la partida la dirección artística. Solo hay que ver ese estudio de grabación con detalles frikis… La fotografía y esa banda sonora con esos zumbidos tan característicos de Smith en su postrera etapa fictioner, convocan una apariencia sólida y alejada de la factoría de serie B en la que algunos quisieran encuadrarla.

Resumiendo, “Tuck” es una caricatura del género, un puñetazo sobre la mesa más estudiado de lo que parece. Algunos la tacharán de gamberra y otros de irreverente, pero es un ejercicio (in)sano que demuestra cómo aún se puede ofrecer frescura dentro de un tema que parecía agotado. Encontrar más matices y detalles, es algo que dependerá del grado de complicidad de cada uno.

Featured image  /   Featured image