Archivo de la categoría: Serie Z

THE VIRGIN PSYCHICS – Sion Sono – 2015 – Japón – Comedia fantástica

thevirginpsychicsReseña escrita por esta casa para el blog hermano “Nido de Cuervos”

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/10/critica-virgin-psychics.html

3de5   /   4de5

Anuncios

DEAD STILL – The Booth Brothers – EEUU – 2014 – Terror

Featured imageReseña escrita para Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2015/09/critica-dead-still.html

Featured image   /   Featured image

TAETER CITY – Giulio De Santi – Italia – 2012 – Gore

Featured imageNos encontramos con una nueva producción de la “Necrostorm”, una compañía, para aquel que todavía no lo sepa, casi de carácter familiar que se caracteriza por realizar productos gores y violentos con argumentos disparatados, pero una factura de efectos especiales extraordinaria que es la que ha terminado por convertirse en su marca de fábrica y atracción de todos los aficionados.

En esta “Taeter city” nos encontramos con una película de supuesta apariencia cyberpunk con una sociedad, como en casi todas sus películas, fascista que se dedica a eliminar todo elemento criminal y subversivo mediante unas ondas que les incitan al suicidio. Esto que puede parecer hasta normal, argumento de cualquier producto de sci-fi, los chicos de “Necrostorm” lo llevan a su terreno cuando con los cadáveres de estos se confecciona todo tipo de productos alimenticios empujando a la población al canibalismo.

Con esta barbaridad como base nos encontramos con la excusa propiciatoria del film, un discurso… ejem… ecologista en el que nos traen a unos disidentes que se dedican a criar animales para no tener que comer humanos.

Así, entre los suicidios de los criminales, los agentes de la ley persiguiendo a los “animalistas” y al (anti)héroe de la película, este a su vez luchando por la… por la… ¿justicia?, tendremos una buena ración de desmembramientos, cabezas aplastadas, arrancadas, fundidas, troceadas, ect. ect. ect. ect. ect. ect. ect. ect…, todo un repertorio sangriento que hará las delicias de los amantes del género.

El problema, dejando aparte lo surrealista y absurdo de su historia y situaciones -ya que es algo inevitable en estos chicos-, es que hay tramos de puro relleno en forma de spots publicitarios presentados por un tal Dr. Caronte que no hacen ninguna gracia. Al principio pueden sorprender ya que por ejemplo las animaciones no están mal, pero luego resultan tan sórdidas y repetitivas como algunas de las cosas con las que se atreven los chicos.

Además se aprecia tanto una disminución de medios -¿la tapa de una impresora como monitor?- como una precipitación a la hora de la realización que se traduce en algunos efectos no tan cuidados –precisamente los que no son sangrientos como los del perro- o demasiados primeros planos de todo y escenas convenientemente –para ellos- oscuras.

Resumiendo, “Taeter city” es un producto para los amantes del gore y la violencia. Sin embargo, aun así, dentro de este subgénero hay distintos grados de satisfacción y si bien los efectos especiales cumplirán con las expectativas, no tanto la historia a la que por momentos le falta ritmo.

P.D.: La película dura 1h.4min., pero los títulos de crédito avanzan tan lentos que logran el “milagro” de convertir un mediometraje en largometraje. 8 minutos de títulos de crédito. Significativo.


Featured image   /   Featured image

ADAM CHAPLIN – Emanuele De Santi – 2011 – Italia – Gore/Acción

Featured imageTras visionar la bizarrada de “Hotel Inferno” y comentar mis impresiones sobre la misma en “Nido de Cuervos”, el notable y célebre Blog donde me dejan escribir, el mandamás del mismo y responsable de controlar nuestros desvaríos me aconsejó ver esta “Adam Chaplin” ya que bajo su fiable criterio siendo de los mismos autores, poseía mejores virtudes, como por ejemplo, un argumento.

Y es verdad, “Adam Chaplin” posee una historia, pero de ahí a pensar, como me pasó a mí, que el film sería algo… formal, va un abismo. Y que quede claro: el error no era de mi “Rector”, sino mío, al malinterpretar sus palabras; y es que claro, con tener un hilo argumental ya superaba aquella.

“Adam Chaplin” bebe de las clásicas y tópicas historias de venganza de enamorados. Sin más. No obstante, si esto sería algo ya a agradecer, por el contrario también es la causa de mis… ¿cómo lo diría?… ¿insatisfacciones?

Para empezar tenemos una imaginería típica de satánicos y “anti-cristos” encarnada por los villanos del film. Pues el primer error es colocarle a nuestro héroe una cruz invertida al cuello con lo que uno ya no sabe si es de la misma “panda” que los anteriores. Luego nos explican que la cruz la llevaba su amada en la mano, un juramente por en medio y bla, bla, bla… pero la construcción de la historia no es todo lo ajustada que debería, y más cuando para subsanar esos errores tampoco es que se hubiese necesitado de un cerebro privilegiado.

Por el contrario, algunos diálogos parecen más trabajados, tanto que chirrían notándose su intención de enfatizar a un personaje. Hablo sobre todo de ese “Mad Doctor/Jason Voorhees” y sus parrafadas dementes. Por no añadir los muchos “Por qués” o justificaciones de algunas situaciones…

Para acabar con la estructura argumental decir que los flashbacks tampoco ayudan a la cohesión de la película pues, aunque con una buena intención aspirando a tocar otros matices apartados de su carácter, ralentizan el ritmo de la misma. Y es que conviene no perder de vista el objetivo del film que es el de divertir y asombrar a base de efectos especiales, sangre y acción.

En esta faceta “Adam Chaplin” se convierte en un violento, salvaje y cruel ejercicio gore con numerosas referencias; un “El puño de la estrella del norte”, actual, terrenal, demoniaco e hiper-macarra donde se explota la vertiente super-heróica del protagonista para provocar todo tipo de FX sangrientos: cerebros, tripas, huesos rotos y amputaciones, todo a un excelente nivel de credibilidad y espectáculo que es lo que importa en estos casos, casi sin parangón en el panorama actual.

De todas formas, conviene no olvidar que estamos ante una producción de serie Z, y nos vamos a encontrar también desde interpretaciones casposas hasta un mal gusto ‘per se’, como ese personaje de Mike, engendro imitador de “Kiss”, más grimoso que la casquería gratuita que nos regala el film. No obstante, el detalle de grabar el audio en estudio y enchufárselo en el montaje, dicho así puede parecer un demérito más, pero contrariamente se agradece ofreciendo una apariencia más profesional.

Resumiendo, “Adam Chaplin” es un comic en imagen real, gore, pero comic al fin y al cabo: salvaje, visceral y contundente. De haberse estilizado un poco más, hubiese sido una obra a tener en cuenta, pero la escasez de medios y la idiosincrasia de los de “Necrostorm” la dejan en su status de producción de serie Z de usar y tirar.

Featured image

HOTEL INFERNO – Giulio De Santi – 2013 – Italia – Terror/Acción/Gore

Featured imagePrimero fue el “Found footage”; luego los “mockumentarys”, y ahora la mierda más absoluta. No hay semana que no veamos el anuncio de una nueva producción que recurra, siendo directos, a la maldita “cámara al hombro”. Estamos hartos, y ya con que una de estas películas nos entretenga, la damos por buena. Esto se está cargando el género, pero asistimos impasibles porque nuestro “amor” al mismo nos impide reaccionar ya que después de unas décadas de pasar “hambre”, que la producción haya aumentado y siempre tengamos un film con el que alimentar el espíritu, nos mantiene callados.

Por si faltase poco, cuando creíamos que el método no podía dar más de sí, esperando que la… moda terminase, nos encontramos con un nuevo estilo con el que fustigarnos aún más: el POV.

Muchos conocerán el término gracias a la industria del videojuego –o a la del porno- pero viene a resumirse como una visión en primera persona. Este sistema no es novedoso ya que hace décadas ya se experimentó con él, pero ahora con el rollo del “found footage” parece que, lamentablemente, regresa con ganas de quedarse, castigarnos y estirar más la morcilla.

Hace unos meses vimos el remake de “Maniac”, un film que entendió que el POV tenía entidad propia y que no seguía una tendencia, pero ahora nos llega esta “Hotel Inferno” creándonos la duda.

El film, nos pone en la piel de un asesino a sueldo que es contratado por una organización para asesinar a unos “turistas” que están hospedados en un hotel propiedad de la misma organización. El problema es que por un lado no existe más guión que lo comentado y un continuo correcalles –o en este caso, correpasillos-, y por el otro, la propia explicación que se da no está nada clara cuando mezcla contratos con contratantes; vamos, que al final uno ya no sabe ni quién es el enemigo. Aunque claro, poco importa cuando el objetivo del film es mostrar el mayor número de efectos especiales sangrientos.

Y es que por mucho que haya comenzado a hablar del “cómo”, el “qué” se acoge al gore más puro y duro. Nuestro protagonista –o nuestro “otro yo”- va cuchillo/pistola/palo/hacha/sierra mecánica en mano haciendo todo tipo de tropelías a cada cuál más salvaje y despiadada. En este punto, hablar de “violencia gratuita” sería pecar de mojigatería, ya que cuando se saca a relucir el término “gore”, uno ya sabe lo que va a ver.

Los efectos especiales, marca de fábrica de la productora italiana, están al nivel de lo esperado, creíbles y contundentes como manda el “régimen”, pero no logran dejar atrás la sensación de estar delante de un “live-action” del último “Dhoom” de turno, demonios incluidos. Y es que el terror ha sido sustituido por la acción.

Finalmente, la repetición de los crímenes sin hilo argumental y la falta de imaginación en algunos casos de los asesinatos, terminan por si bien no aburrir –exceptuando el incomprensible e innecesario discurso del final-, sí que hartar al más acostumbrado a este estilo.

Detalles como por ejemplo que el tipo con la cámara demuestre que no ve un pijo, tampoco ayuda a dotarle de una impronta más allá de la demostración de un buen manejo entre FX y maquillaje.

Resumiendo, “Hotel Inferno” es un film gore que parte de una buena idea, pero que termina víctima de ella al agotarla a los veinte minutos. Al menos, por mucho que se exceda en sangre y violencia, no sufre de esa enfermedad del “mal gusto” de estas producciones.   

Featured image

 

TOKYO TRIBE – Sion Sono – 2014 – Japón – Bizarrada

Featured imageReseña escrita para Nido de Cuervos
http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2015/02/critica-tokyo-tribe.html

Featured image    /   Featured image

GINGERCLOWN – Balázs Hatvani – Hungria – 2013 – Terror

Featured imageUno lee en su carátula o en sus títulos de crédito nombres como los de Tim Curry, Lance Henriksen, Brad Dourif y Sean Young encuadrándolos en un film de terror, y lo primero que piensa es que, salvando a la señorita, esto debe ser una especie de “Los mercenarios/The expendables” pero en el género del horror.

Las dudas empiezan cuando comienzan a salir los nombres de los responsables con apellidos de difícil pronunciación e impronta definitivamente europea. ¿Producción polaca? ¿Búlgara? ¿Húngara?… En todo caso quién soy yo para vacilar cuando en mi web ya acumulo más de 1300 reseñas de películas asiáticas de orígenes aún más exóticos… Así es que haciendo caso omiso a esa procedencia me dispuse a ver el film sin más expectativa que esos nombres.

La verdad es que la película comienza bien; apelando a esa nostalgia nos sitúa frente a un grupo de americanitos de estilo sesentero con sus descapotables, sus chaquetas deportivas universitarias y sus, como no podía ser de otra manera, guapas novias. Pero si la presentación es algo tópica, la situación también, ya que es el… ¿mobbing? de un… ¿nerd? por parte del no menos típico… ¿badass? Siento tanto anglicismo, pero es para ponerse a tono con la película.

Sin embargo decía que empezaba bien ya que a pesar de que los ingredientes son vulgares, la puesta en escena es atractiva. Este Balázs Hatvani se hace valer de los chromas para ofrecernos un escenario –lo alto de una colina con la ciudad iluminada a sus pies- colorista y casi de fábula.

A partir de ahí comienza la acción del film como son las aventuras de la pareja protagonista dentro de un parque de atracciones infernal. Aunque eso de “aventuras” y “pareja protagonista”… Dejémoslo en “correrías” y “víctimas propiciatorias”, porque por un lado estos se dedican a huir constantemente de los… malos de la función, y por otro, el verdadero protagonista es el mencionado parque.

El parque –empezando por la noticia buena- es una pasada. Desconozco si son unos decorados, un parque realmente abandonado o más chroma, pero sus responsables se aprovechan de él para crear ese ambiente no solo necesario para un film presuntamente de terror sino también con aspiraciones a traernos “recuerdos” si bien no de una época, sí de un estilo. Ignoro igualmente si, realizado el film para el sistema 3D, cumple con su objetivo, pero lo intuyo.

El problema, y aquí empezamos con las malas noticias, es que ya no encontramos más razones para tomarnos en serio la película. La primera señal es una especie de perro/ratón del infierno de goma. Desconociendo el resto de la película uno puede esbozar una sonrisa achacando la cutrez a ese sentimiento que, como digo, apela a la nostalgia. Pronto nos daremos cuenta de que no.

La primera mentira es que las tan cacareadas estrellas de la película en realidad no hacen acto de aparición, solo ponen sus voces. La segunda mentira, son esos animatronics que sirven de base sólida a esas voces “reclamo”.

Y es que una cosa es que quieras hacer algo con sabor ochentero, utilizando unos animatronics como los que “rompían la pana” en aquella época, y otra es hacer algo cutre y sin vergüenza. Llamar animatronic a algo que se mueve torpemente, hecho con un meccano de estructura y un trapo pintado, a estas alturas debería constituir un delito. Y ya no solo es la osadía de crear unos dispositivos toscos y patéticos sino incluso su función: tenemos algunos como ese –literalmente- montón de mierda que no sé qué pinta más allá de ofrecer una dosis de mal gusto. O esa araña/Golum con su duelo de rimas. Aún estoy pensando por qué se rinde.

En todo caso, la cuestión no es que a uno le puedan hacer más o menos gracia los robotejos disfrazados de monstruos –y el engaño, no lo olvidemos, de habernos vendido unos actores que luego no lo son tal- sino que contenido no tendremos más que otra vez esas correrías de los protagonistas. De hecho, salvo el imbécil del novio de la prota, ya no hay más personajes dentro del parque.

Resumiendo; una cosa es que quieras ampararte en un homenaje a una época para presentar una película, y otra que tomes al espectador por idiota con engaños, cutreces y aburrimiento a grandes dosis. Suspendida, y por mucho. Solo para los amantes de la caspa y el sadismo.

Featured image

ZOMBEAVERS – Jordan Rubin – 2014 – EEUU – Comedia de terror

Featured imageComo un tipo que se ha criado a montacaballo entre los 70 y los 80 con Jim Henson, sus producciones y sus criaturas formando mi psique, no es extraño que disfrute como un niño –nunca mejor dicho- con cualquier cosa que parezca un calcetín con ojos. Por eso me cae tan bien Peter Jackson, porque es de los míos. Con “Meet the feebles” y con 17 o 18 años que tendría cuando la vi, imaginaros lo que sentí viendo aquella marionetas fornicar e incluso matar. Y qué decir de ese mono-rata de “Tu madre se ha comido a mi perro”…

Por otro lado en los últimos años estamos asistiendo al nacimiento de un tipo de comedia gamberra con fundamentos en el cine del terror que también nos recuerda mucho al cine de los 80. Es cierto que no de la misma manera, pero con ingredientes e incluso reminiscencias de aquellas. Por ejemplo, solo hay que ver como “Piraña 3D”, uno de los títulos señeros de este nuevo… ¿estilo? no viene a otra cosa que a resucitar una franquicia clásica.

Pues bien, en esta “Zombeavers” confluyen estas tendencias: los muñecos de trapo y la comedia gamberra.

Para empezar, el film no puede ser más ochentero. Bueno, ochentero, noventero y de ahora mismo, porque ¿quién no se encuentra todavía eso de unos “niños” de ciudad que se van a la casa del lago? Pues eso. Encima, el tópico es más sangrante ya que en el grupo siempre tiene que haber un o una imbécil. Aquí lo hay y multiplicado por dos cuando a la fiesta se incorporan los chicos.

Luego, claro está, no pueden faltar las escenas de sexo. Venga… ¡alegría!

Y ya está. Ya os he contado el argumento de la película. Ni os riais ni os enfadéis. Es así, no hay más.

Luego, tras la primera media hora comenzarán las correrías de los protagonistas para librarse de los castores y sanseacabó. En todo caso, ¿no es lo que uno espera en este tipo de películas? ¿Esperabais personajes con trasfondos psicóticos torturados por su pasado y bla, bla, bla…? ¿No, verdad? Pues eso. Como mucho un lío de faldas y ya está. Es más, una de las recriminaciones que le tengo que hacer a la película, mesurando sus limitaciones y sabiendo a qué me enfrento, es que tiene hasta demasiado rollo en esa media hora, ya que la “diversión” empieza demasiado tarde.

Pero dejémonos de cosas superfluas y vayamos con los dos aspectos importantes en una producción como esta: los FX y el humor.

Los FX son ochenteros totales. Desde esos castores arcaicos, sin más movimiento que el tembleque de izquierda a derecha y en muchos casos guante de algún anónimo, a otros que buscan igualmente traernos añoranzas de otra época por primitivos. Lo malo es que también los hay que dan vergüenza ajena. Sí, puedo ser demasiado exigente para el tipo de película que es –recordar que la Universal está detrás en todo caso…- pero hay cosas que no se pueden permitir ni parapetándote en estar haciendo algo cutre aposta…

¿Qué te cuesta echar algo de colorante rojo en el agua para imitar sangre? El coloreado digital no llega al nivel de aficionado. Lo mismo que cuando los castores dan un salto… por favor… Y es que da más rabia cuando hay otros como las transformaciones de las personas –una genialidad que ocultaban- que tienen hasta su gracia. Por no decir el haber puesto a un muñeco de ventrílocuo como personaje y hacerlo pasar por humano. Hablo de ese tal Buck… Dios, da más miedo que los propios castores.

Fuera de bromas, vayamos precisamente con su humor. Hay pasajes graciosos, ingeniosos y que te harán reír. De hecho, yo solté más de una carcajada, pero podría estar mejor más que nada porque le faltan gags. Y para ser una comedia gamberra, le falta también eso, tropelías y apuntes políticamente incorrectos. No hace falta mal gusto, solo ese oportunismo salvaje y a veces irónico de estas producciones.

Resumiendo, “Zombeavers” es una comedia de terror gamberra con bichos con claras intenciones de hacer reír haciendo el bruto. De este tipo de películas quizás no sea la mejor, pero para el que sepa que va a ver, cumple de sobras con su objetivo. Eso sí, yo creo que “Chihuanhas” (Chihuahuas + Pirañas) será mejor…

http://www.chihuanhas.com/

Featured image

ABC OF DEATH 2 – Varios – 2014 – Terror/Comedia negra

Featured imageBueno, pues le llegó el turno a una de esas películas que despiertan el mismo interés que un semáforo en ámbar en una rotonda. Es decir, nada. La primera parte dejó más sinsabores que satisfacciones, tanto que sus responsables enseguida esgrimieron excusas de falta de presupuesto y producción precipitada para justificarse, pero en muchas historias se veía claramente el cártel de “Coge el dinero y corre”. ¿Pasaría lo mismo con esta?

Lo primero que hay que decir es que aquí hemos visto reducido el número de nombres importantes, algo que parece no importar mucho vistos los resultados. Lo segundo, que se ha reducido un tanto el mal gusto –y no solo de boca- que contenía aquella. Pero más que sintetizar la película, dada su singularidad, voy a diseccionar uno por uno sus segmentos; brevemente para no aburrir, pero individualmente para ser más justo.

A: Un buen arranque. Lo que parece un tramo de una película de acción se convierte en algo verdaderamente de género. Divertidísima.

B: El tejón mutante. Divertida y con mala leche. Bien sin más. Le falta “algo”.

C: Historia vista mil veces de culpables/inocentes. Lo mejor, los FX.

D: Surrealista, inquietante y un tanto repelente. Animación mediante figuras realizadas con ceras muy viscosas no apta para todos los estómagos.

E: ¿Qué pinta esto aquí? Humor negro entre náufragos algo previsible. Buena realización, pero un tanto fuera de sitio.

F: Otro sketch fuera de lugar. Es muy bueno, pero con más mensaje que efectismo. Reflexión sobre las relaciones israelís/árabes mediante una fábula sentimental.

G: La pareja de los abuelos de los “Teleñecos” meets el surrealismo de “Muchachada nui”, pero sin el humor de estos y con elementos de género metidos con calzador para que encaje en la película.

H: Animación mediante trazos con una historia muy endeble, innecesaria y reiterativa. Menos mal que es corta.

I: De los poquitos “nombres” de la película. El filipino Erik Matti nos trae un corto de una familia que espera heredar de una matriarca dura de pelar. Divertido aunque deja con ganas de más.

J: Lo que parece un panfleto gay en contra de la religión se convierte en uno de los mejores segmentos de la colección gracias a recurrir a ese género fantástico que muchos de los colegas realizadores del conjunto olvidan.

K: Contrariamente este sketch empieza bien para terminar mal. Una idea fantástica –en el doble sentido de la palabra- acaba mal por recurrir al surrealismo menos justificable.

L: No entiendo qué pinta este episodio aquí si no es para justificar un origen más exótico de lo normal, Nigeria. Sí, mucho sabor ochentero, pero es que es deficiente en todos los aspectos. Venganza tribal por medio de un ¿monstruo? racial. Bufff…

M: Un zombie y un final que debería ser sorprendente y cómico, bajo una constante cámara lenta se convierte en algo pretencioso. Aburrido.

N: Encuentro en Halloween. Previsible y sin garra. Como otros tantos segmentos, mostrar una o dos muertes no justifica su presencia aquí.

O: Juicio a una viva en una sociedad zombie. Original pero soso.

P: El peor sketch de todos. Un WTF en toda regla. Un “Coge el dinero y corre” vergonzoso. De ser yo el responsable no lo hubiese añadido.

Q: Una prueba de inteligencia con un objetivo previsible. Con el factor sorpresa eliminado se hace largo. Y eso que dura dos minutos…

R: Elegante Ruleta Rusa a la que le falta un buen remate. Eso, y que lo de pertenecer al género se lo pasan por el forro.

S: De lo mejorcito del conjunto. Un “tecno-slasher” condensado en pocos minutos con final sorprendente. Violento pero efectivo.

T: Si estuviésemos en los noventa tendría gracia. Ahora, no. La venganza de una modelo de la que quieren abusar.

U: Vincenzo Natali nos trae una parábola sobre el futuro de nuestra sociedad y los estándares de belleza. Aunque no es nada nuevo –sobre todo es previsible- se nota que hay alguien con medios detrás.

V: A un macarra le sale el tiro por la culata cuando intenta jorobar a su amigo mientras este habla mediante una video llamada con su novia. Sketch violento casi pornográfico que te deja indiferente y con la pregunta de: ¿a santo de qué?

W: Otro de los cortos estrella. Un estupendo homenaje con mucha pasión friki y mala leche a los “Master del Universo” y demás producciones de sci-fi setenteras. Se hace hasta corto.

X: Un xilofón como protagonista. Previsible no, lo siguiente. Haría falta algo más para aparecer aquí, imaginación por lo menos.

Y: Surrealismo japonés a merced de una reflexión sobre la rebeldía juvenil. Me esperaba algo más de un tipo tan veterano como Soichi Umezawa que por momentos roza la chabacanería.

Z: Una mujer embarazada espera a su marido 13 años comiendo solo guisantes y algún que otro… conejo. Buen cierre con una historia que podría haber firmado Cronenberg. Eso sí, un poco… indigesto.

Y nada más, en líneas generales mejora a su primera parte, pero tampoco mucho. No resulta tan vulgar y hay menos cortos “aficionados” a pesar de contar, como he dicho, con menos “nombres”, pero aquí peca de que muchas historias no encajan con el espíritu de film de terror.

En todo caso, a mí no me vuelven a pillar en el caso de una tercera entrega. Para perder dos horas y media –tres horas si cuento el tiempo invertido escribiendo esto- las puedo gastar en leer un buen cuento de Poe o Lovecraft.

Featured image   /   Featured image

TORTURE CHAMBER – Dante Tomaselli – 2013 – EEUU

¿Cuántas veces un cartel/poster de una película nos está anunciando el nivel de una peli? Solo hay que ver las dos versiones de esta “Torture Chamber” para saber lo que digo. Tenemos una original, cutre, solo hay que fijarse que el blanco de los ojos está pintado encima, que corresponde con el nivel de la misma, y otra comercial realizada por la distribuidora para esconder sus defectos. Misión imposible a decir verdad, aunque si hablamos de defectos el primero es el mío ya que dejé de ver la película a los 40 minutos. Puede ser que luego mejorase, lo que hace mi crítica inservible, pero lo dudo…

¿No os ha pasado nunca eso de ver unos títulos de crédito y ya “olerte” mal el asunto? Pues eso me pasó con esta “Torture Chamber”. Decir que parecía algo de los setenta es servir a la verdad. Para eso prefiero un fondo negro y títulos en blanco, aunque claro, el problema de la música no podríamos arreglarlo. Y ese es otro de sus despropósitos: la banda sonora es indigna de una producción actual.

Luego, metidos ya en harina, uno no se entera de que va la película en sus primeros 20 minutos. A decir verdad, visto lo que viene a continuación, más que un defecto es una virtud porque apela a la curiosidad del espectador, pero cuando uno se da cuenta que esto más que un objetivo es una mala confección de la historia, comienza a pensar: BODRIO al canto.

Y es que por ejemplo, no todo son efectos especiales. Aquí los efectos de maquillaje son correctos, pero cuando para enlazarlos con la acción se comenten tropelías, ya no hay atrás. Puedes apuñalar a alguien y que este esté lleno de marcas creíbles, pero cuando el cuchillo sale limpito y la bolsa que estás acuchillando no tiene ni una marca… pfffff…. ¿Y las interpretaciones? ¿Y el concepto de niño endemoniado psicópata con un montón de acólitos? Bueno…. Allá tú si quieres verla.