Archivo de la categoría: Serie

KINGDOM – 1ª Temp. – Corea del Sur – 2019 – Aventuras épicas/Terror

kingdom

El que me conozca un poco va a creer que pongo a esta serie bien porque es coreana y claro, dada mi afinidad por todo lo asiático… Pues no.

El que me conozca más sabrá que soy de los que digo las cosas cómo me parecen, caiga el que caiga sin importar el qué. Si no me gusta algo, lo digo y no pasa nada, venga de donde venga y salga el que salga.

De hecho, por muy coreana que sea, no le tenía excesivas ganas, una porque al tratarse de zombies ya estaba un poco harto y dos porque, y relacionada con esta misma razón, pocas semanas antes nos había llegado desde el mismo lugar “Rampant”, otra producción épica con zombies con muchas… coincidencias. Está claro que aunque la otra vio la luz antes, es esta la que tiene acreditada a la webcomic “Kingdom of the gods” de Kim Eun-Hee y Yang Kyung-Il de donde claramente la primera robó algunas ideas.

Pues bien, tampoco era cuestión de desestimarla a las primeras de cambio ya que no todos los días nos llega un Kdrama doblado a nuestro idioma, ¿verdad?

Un último apunte que ayuda a empezar con el análisis vinculado a lo que venía diciendo sobre mí objetividad: mis dudas sobre la serie eran tales que hasta el primer episodio me pareció un tanto… soso.

Pues sí, el arranque de “Kingdom” es un tanto dubitativo con unos cuantos clichés, casi nula aparición de los ‘no-muertos’, menos presencia de acción y ya si de terror hablamos… Apaga y vámonos. Por si faltase poco, sus dos estrellas, reclamo donde los haya para autónomos y frikis como un servidor, dejaban mucho que desear.

El protagonista Joo Ji-Hoon,  al que hemos visto crecer a lo largo de ya más de una década desde la encantadora “Princess Hours” donde también ejercía en el papel de príncipe, aparecía poco menos que acartonado.

Su contrapartida, el carismático Ryu Seung-Ryong, se nos hacía extraño viéndolo en un papel de villano como hacía tiempo que no veíamos en él, desde también sus orígenes.

Pues entre unas cosas y otras la cosita no apuntaba bien. Pero como otras tantas veces, nada es lo que parece en Corea.

El segundo episodio toma el relevo del primero aumentando las sensaciones y añadiendo todo el mordiente que echábamos a faltar: acción, terror y hasta reconciliación con su reparto, aunque bien no personificado en el mencionado dúo de estrellas pero sí por parte de un puñado de secundarios que aportan los matices que extrañábamos. ¡Pero si hasta nos encontramos con alguna dosis de humor!

Pormenorizando en los detalles aunque sin destripar nada, diremos que otra vez Corea ‘se la saca’ –perdón por lo soez que pueda sonar y ser la expresión- como ya hiciese con “Train to Busan” al añadir notas originales a nuestros queridos ‘resucitados’ que no dejarán de sorprendernos hasta el último capítulo.

En todo caso, que nadie se piense que la serie solo busca combatir contra la plaga de zombies ya que esconde otras subtramas como el ‘equilibrio de poder’ dentro de la corte que nada tiene que ver ya con el género fantástico y/o de terror aunque sí más común a la filmografía local.

A este respecto la dirección artística se presenta como siempre impecable haciendo gala de un generoso presupuesto. Esto no nos viene de nuevas a los habituales a estas producciones, pero conviene mencionarlo para el vea a esta “Kingdom” como algo exótico o casual, ahora que está de moda la palabra, jejejeejeje…

Para ir acabando, volver a lo dicho sobre los secundarios encontrándonos un granado puñado de actores de primera fila como por ejemplo Heo Joon-Ho como ese líder de los “Panaderos Ninjas”.

Lo peor: Por un lado el doblaje en español, sobre todo el que recae en el papel del Magistrado Beom-Pal, el más hilarante de los personajes que por mor de un doblaje mediocre pasa directamente de cómico a idiota.

Y por otro lado que en seis capítulos no da tiempo para nada, dejándonos con ganas de más. Sabiendo que la semana pasada comenzó el rodaje de la segunda temporada, uno no puede dejar de pensar que sus productores esperaban su resultado internacional para acometer la continuación.

Resumiendo; “Train to Busan” ya demostró que aún se podía sacar provecho de los zombies. Ha tenido que volver a ser Corea del Sur quién continúe pillándonos a contrapié con esta serie tan entretenida, ricamente recreada y gratamente construida para sorprender hasta el último momento con detalles y guiños.

5de5

Anuncios

VIKINGOS – Temporada 5 – 2019 – Canadá/Irlanda – Acción épica

Vikingos

Terminada la quinta temporada de “Vikingos”, temporada que como muchos ya sabréis ha estado dividida en dos partes.

Lo primero que hay que decir es que este segundo “empujón” –ya os hablé de la primera mitad hace meses, cuando se acabó- se ha caracterizado por una ostensible bajada de acción, esa a la que nos tenían acostumbrados y gracias a la cual la serie se había convertido en una de nuestras favoritas.

Sin embargo esto no es óbice para que perdamos el interés o peor, dejemos de seguirla, y es que sus guionistas y productores han introducido un elemento novedoso para seguir teniéndonos enganchados: el tremendismo.

Y es que sin destripar demasiado, en cada uno de los episodios de esta tanda palma uno de los personajes de la misma. ¡Sorpresaaaaaa!

Pues sí, no en vano ya han anunciado que la sexta entrega será la última. Al menos no nos van a dejar huérfanos y ya han aventurado que continuarán los lances de algunos de nuestros héroes en forma de spin-off. La cuestión será de cuales…

Dejando de lado ese mordiente de ver morir uno a uno casi el reparto completo de la serie –qué malo soy…- este final/principio de año ha estado aquejado de otro mal común en las series que perduran en el tiempo como es la previsibilidad. Casi todos ya sabíamos por dónde irían los tiros y cómo desembocarían unos y otros.

En todo caso, el aumento de personajes, las intrigas palaciegas con romances cruzados, traiciones, camaradería, etc. seguirán siendo su fuerte y aunque es verdad que la acción se ha visto reducida, no quiere decir que haya desaparecido. Seguiremos sintiendo la furia, violencia y hasta irracionalidad de algunos personajes con lo que cuota de diversión está asegurada.

Afortunadamente algunos de los personajes secundarios ganan peso específico resultando simpáticos para el espectador y aunque terminan por decantar la balanza del favoritismo apoyando lo que decía sobre la previsibilidad, tampoco está mal que sus responsables miren un poco por los espectadores.

El final… pues afortunadamente nos deja el camino abierto. No se sabe por dónde continuarán ni quiénes pero eso es lo que ayuda a no perder el interés.

Resumiendo; “Vikingos” sigue siendo una serie fabulosa, llena de aventuras, personajes con carácter y hasta bella por los paisajes que nos ofrece. Se permite licencias históricas a pesar de que pertenece al canal Historia pero, ¿quién va a criticárselo pensando en los programas de Ovnis que ofrece también este canal…?

3de5 /  4de5

DIABLERO – 1ª Temp. – José Manuel Cravioto – México – 2018 – Acción/Terror

diablero

Siempre he sido muy fan del fantástico mejicano. Aunque mi devoción nada tiene que ver con la plena satisfacción que me ha dejado esta serie ya que ‘aunque de casta le venga al galgo’ son muchos otros factores y no solo una herencia histórica y cultural la que provoca tan buenas sensaciones.

La serie apadrinada por ‘Netflix’ puede parecer un producto hecho exprofeso para la cadena con tal de ampliar sus horizontes, colmar ambiciones y bla, bla, bla, un encargo de género para cubrir huecos, pero la verdad es que estamos ante un producto no solo de calidad sino bastante… ¿justificado?

Para empezar está basada en una novela de Franscisco Haghenbeck por lo que se puede decir que al menos la base es sólida. Esto además nos garantiza una continuidad exorcizando –nunca mejor dicho- los fantasmas de una serie episódica, es decir, que cada capítulo sea un caso sin un trasfondo de peso.

Esto que puede parecer una tontería no lo es tanto ya que su arranque nos puede inducir a la errónea idea de estar ante una serie que no se toma en serio a sí misma, algo al estilo “Evil Dead”, “Stan against evil” o “Abierto hasta el amanecer” pero sirva de aviso –que no de spoiler- que poco a poco la cosa irá cogiendo mayor dramatismo y trascendencia.

Está claro que teniendo demonios y un cura al frente muchos creerán estar ante un nuevo eslabón de esa cadena de moda que explota el tema de los exorcismos como la tristemente cancelada “El exorcista” o los KDramas “The guest” y “Priest”, pero hay que tener en cuenta el origen y que la cultura precolombina está más presente que la hispánica/católica por lo que los exorcismos corren otro proceso.

Dejando de lado esto decir que la serie posee buen ritmo, que no falta la acción pistolas en mano como manda la tradición en el país, el humor y claro está, los demonios por doquier.

Así hay que indicar bien claro que quién tenga prejuicios por su origen para empezar puede irse saliendo de este blog por retrogrado ya que por ejemplo a nivel de efectos especiales “Diablero” cumple de sobras con un mínimo de calidad llegando al notable a la hora de reflejar la verdadera forma de los demonios. En todo caso hay que aclarar que tampoco se busca el efectismo ya que los verdaderos protagonistas son los personajes y sus relaciones.

Así por ejemplo tenemos a Nancy, una joven que voluntariamente se deja poseer por determinados motivos que no voy a explicar que no solo es atractiva por su complejidad sino por matices más superficiales. Y es que no todo es ponerse a filosofar…

Detalles como una estupenda Banda Sonora, unas pequeñas dosis de denuncia social, esa tienda de coreanos al más puro estilo “Gremlins”… ¡hasta el ‘Chupacabras’! son otros alicientes que enriquecen el conjunto y que todos tipo de públicos terminarán por adorar.

Para acabar destacar que en la producción figura entre otros el español Paco Cabezas, responsable de series tan tenidas en cuenta por los amantes al género como “Penny Dreadfull”, “The alienist”, “Into the badlands” algo que dice a las claras que no estamos ante una serie del montón.

Resumiendo, frente a la invasión de series norteamericanas, no está mal que algunas más cercanas a nuestra cultura se hagan con un hueco. Un producto de género, entretenido, con ritmo y bien hecho. Los demonios no solo se combaten con agua bendita y crucifijos; las oraciones no siempre vienen en latín…

4de5

FORTITUDE – 3ª Temporada y Conclusión – 2018 – Reino Unido -Thriller/Sci-Fi

Fortitud3

La segunda temporada de “Fortitude” corrió la misma desafortunada suerte que otras muchas cayendo víctima de esa maldición de las ‘segundas temporadas’ tirando por tierra todo lo bueno… ¡qué digo ‘bueno’, estupendo! de su primera entrega.

Ni la expectación creada por la adición de una estrella como Dennis Quaid, ni los antecedentes la salvaron de la mediocridad cuando, no se sabe por qué, se abandonó el entorno de sci-fi para entrar en los terrenos del thriller casi político al uso de las series escandinavas con las que por un lado comparte origen.

Pero a veces los productores son tan humanos –y frikis- como nosotros y se dan cuenta de sus errores.

Cuando nadie preveía una tercera temporada dado el mal sabor de boca dejado, el propio Quaid se puso al mando del proyecto para darle un final digno a la serie, un final que volviese a traer aquellas sensaciones por las que se embarcó en el proyecto.

Así, con una fórmula tan fácil como volver al género de la sci-fi y un planteamiento novedoso –tan solo 4 capítulos- “Fortitude” ha tenido uno de los finales más gloriosos de una serie.

Sangre, WTF y humor; no es la heredera de “La cosa” como en su primera temporada, pero sí que encontraremos otras resonancias ya conocidas pues bien podría pasar por la cuarta temporada de “Fargo”.

No digo más. Si os apasionó la primera temporada y os decepcionó la segunda, no paséis de esta tercera. Os aseguro que la vais a disfrutar. Y si me equivoco, tan solo son 4 capítulos…

4de5 / 5de5

 

JASÓN Y LOS ARGONAUTAS (1936 vs. 2000)

jasonjuntos

Con esto del ‘enganche’ al “Assassin’s creed: Odyssey” me ha refrescado mi pasión por la mitología y me he puesto a revisionar varios clásicos. En uno de esos desafíos me he encontrado con un sabroso juego de ‘parecidos razonables’ con dos producciones que giraban sobre la misma historia, algo parecido a lo que pasó con la “Troya” peliculera y la “Troya” seriefila que este mismo año nos llegó de la mano de la BBC.

Pues bien en esta ocasión he contrapuesto la mítica “Jasón y los Argonautas” de 1963 con la homónima televisiva del 2000.

Poco puedo hablar de la primera que no se haya dicho ya: todos los de mi generación creo que salimos del cine con una espada etérea en la mano esgrimiendo nuestros sueños de héroe contra esqueletos imaginarios. Pocas películas han alimentado la creatividad de toda una generación como aquella.

Lo primero que hay que decir es que a pesar de los años sigue estando muy vigente. La calidad de la imagen no es la mejor y los efectos especiales con el ‘stop-motion’ pueden parecernos antediluvianos pero daré un ejemplo significativo: la vi con mis hijos y en ningún momento se quejaron. Que alguien que se ha ‘criado’ con infografías y efectos de última generación no se rían de la… ¿ingenuidad? de aquellos tiempos y la disfruten como nosotros hace treinta años… es, como decía, muy significativo.

Además hay cosas que demuestran que la película por encima de las posibilidades de la época evidenciaba que estaba adelantada a su tiempo. Coincidiré con los que digan que las interpretaciones a lo mejor son un poco sobreactuadas, pero solo hay que fijarse en la dirección artística –p. e. ver los escudos de los esqueletos- para darse cuenta que había ambición e intención por hacer la cosas bien.

Solo un punto negativo y quizá más motivado por mi memoria: que solo salen tres monstruos y la esperaba con más contenido fantástico. El hombre de cobre, la hidra y los esqueletos. Deja con ganas de más, pero para eso tenemos la herencia de Harryhausen.

Por su parte la televisiva del 2000 resulta paradójicamente mucho más bisoña, mucho más de lo que indica sus casi dos décadas. Y es que parece mentira que esta producción comparta cosecha con “Gladiator”, “El protegido”, “Tigre y dragón”, etc.

Con cuatro episodios de 45 minutos de duración, que nadie se espere una adaptación de lo mostrado por Harryhausen y compañía, ya que nos encontramos con una historia que intenta aglutinar aventuras más al estilo “Hércules” o “Xena” pero hasta eso se antoja lejano ya que carece de la magia y pasión de aquellas.

Por mor de un presupuesto imagino que exiguo los efectos especiales se encuentran con cuenta gotas y eso limita mucho el desarrollo de la historia. Si me quejaba que en la primitiva solo aparecían tres monstruos, aquí tan solo nos vamos a encontrar con un toro mecánico y un lagarto gigante que aspira a dinosaurio. Poco más. Si la intención era confeccionar una fábula inocente, lo consiguen, pero dejan con un regusto amargo dada la falta de ambición.

¿Qué a lo mejor los ‘dineros’ se fueron para algunos de sus protagonistas? Pues puede ser, aunque tampoco eran muy ‘tops’ pero la cuestión es que hasta tuvo alguna nominación a premios importantes como los ‘Saturn’. Para mí solo se salva la presencia del entrañable Brian Thompson en el papel de Hércules ya que, aunque no aburrida, posee un ritmo irregular.

Resumiendo… ¿para qué queréis una mala copia si tenéis tan vigente la original? Ahora que cada cual decida. ¡A disfrutar!

“ALTERED CARBON” 1ª Temp. / EEUU / 2018 / Sci-Fi

alteredcarbon

Hace unas semanas escribía que “The Alienist” era la mejor serie del 2018. Unos días más tarde tenía que retractarme ya que “The haunting of  Hill House” le había, bajo mi punto de vista, ganado la partida. Pero mirar si la ignorancia –y en mi caso, estupidez- humana no tiene fin ya que otra vez tengo que dar marcha atrás y volver a nombrar a otra serie como la “Mejor del Año”.

Lo primero que tengo que decir es que calificar a esta “Altered Carbon” como el “Blade Runner” de la TV me parece que, más que ser injusto, es ser inexacto.

Todo quedaría englobado en un espacio ‘cyberpunk’ futurista pero a mi entender, equivocado o no, “Altered Carbon” es una serie que yo tacharía como ‘retro-futurista’ ya que en realidad es una ‘pulp-movie’ ambientada en el futuro.

Tú coges la historia, la desnudas de todo FX y acción, y se te queda una de esas novelas “hardboiled” de principios del siglo pasado, una historia de género negro al más puro estilo, y permitirme el homenaje, de “Chinatown”: detectives de sombrero de ala ancha, femme fatales, ambientes sórdidos y personajes más mezquinos todavía.

Y eso es lo que hace grande a la serie, que por encima de una calidad encomiable técnica y artística, tiene un guión bastante sólido. Hay fallos como esa escena –tranquilos que no desvelo nada… – en la que llevan a la protagonista al hospital tras salir gravemente herida de la comisaria donde todos nos preguntamos por qué no la llevaron en ambulancia sus compañeros, pero son detalles, minucias que solo hacen la puñeta a los más pejigueros como un servidor.

Pero si la trama, como decía, es sólida y hasta absorbente, los diálogos no le hacen sombra buscando siempre la punta gracias a un protagonista socarrón, tan cortante como la hoja de una lámina damasquinada.

Así es que con ello olvidaros de “Blade Runner” que entre el trasfondo, las dosis de humor cínico (y no tanto como esa ya mítica mochila rosa del Unicornio…) y la acción, lejos se queda la obra de Ridley Scott. Incluso desaparece esa faceta metafísica con la que abrir el debate entre alma y bla, bla, bla… Aquí importan una mierda los cyborgs y demás, y el cambio de cuerpo solo es un aliciente, no la excusa para abrir aburridos soliloquios que solo interesan a filósofos y memos a los que les gusta que les coman la po… poca confianza en sí mismos, quiero decir.

Pero es que hasta en las formas se abren distancias con aquella. Referencias hay, pero diferencias también y en mayor número.

¿Por qué no mencionar a “El Quinto Elemento”? Vale, aquí hay menos aventura y más dramatismo, pero el colorido y algunos conceptos se repiten. Se busca espectacularidad y no embelesamiento, belleza que anteponer a la parte lóbrega de la historia.

Para ello se ha recurrido a unos FX especiales de primer orden que no envidian en nada a cualquier producción para la gran pantalla, algo que se puede decir también de la acción, con suficiente pirotecnia balística como para empezar una guerra.

Pero si todo esto no os acaba de convencer, dos claves para acabar: una, el erotismo que desprende la serie. En casi todos los episodios hay un desnudo y/o escena de cama. Y todo los intervinientes, están de muy buen ver…

Y dos, los detalles que salpican la serie y que demuestran que detrás de la misma hay gente enamorada del género y de las buenas historias. Esa revelación del culpable reuniendo a los sospechosos al más puro estilo Agatha Christie, las pistas con las que acaba cada capítulo en referencia al siguiente, Edgar Allan Poe… ¡Pero si hasta en un episodio hay una fase animación!

Resumiendo: guión sólido, acción contundente, FX espectaculares, referencias frikis, humor, sexo… Todo de sobresaliente. ¿Qué más quieres? La serie indispensable de este 2018.

P.D.: Miedo me da la segunda temporada con Anthony Mackie de protagonista con lo blandito que me parece. Espero equivocarme y que no pase lo mismo que con la segunda de “Westworld”.

5de5

“TROYA: LA CAÍDA DE UNA CIUDAD” – 1º Temp. – 2018 – GB/EEUU/Austr./Sud. – Fantasía Histórica

troya-caida-ciudad-netflix

Producción británica de 8 capítulos de la BBC para Netflix con algún que otro rostro reconocible de otros tantos seriales.

Nos da otro punto de vista menos idílico de lo que vimos hace 14 años en la producción hollywudiense con Brad Pitt a la cabeza interpretando a Aquiles e incluso alejándose también del propio mito de Homero que todos conocemos con el célebre caballo como protagonista.

Varias son las claves para bien y para mal de esta serie. La primera, un cierto punto fantástico porque algunos Dioses del Olimpo aparecen en algunas fases de su desarrollo. Pero que nadie se espere FX fastuosos que demuestren los poderes de estos: los dioses de la serie son muy de andar por casa, más simbólicos, representativos de la fe e influencia que ejercen sobre sus súbditos que algo a tener en cuenta de cara al espectáculo.

Y ya que hablamos de espectáculo, esta es otra de las claves de la serie y no particularmente para bien. Cuando lleguen las batallas olvidaros otra vez de la de Wolfgang Petersen o incluso de otras producciones épicas para la pequeña pantalla tipo “Juego de Tronos” o “Vikingos”. Aquí se nos llega a escatimar, esconder alguna batalla, con tal de no gastar mucho presupuesto. Hacia la parte final es cierto que se muestran más generosos en cuanto a contenido belicoso, pero da la sensación que iban administrando el presupuesto y a medida que veían que les quedaba remanente, abrían la mano en cuanto a acción.

Por lo que respecta al famoso ‘Caballo’ decir que es original. Lo hemos visto más grande, más trabajado así como también contrariamente más ridículo, pero aquí variando su función a otro aspecto poco visto hasta el momento, no solo resulta más creíble sino hasta agradable a la vista. Podría tacharlo como de acierto. Eso sí, nada comparable a aquel caballo de 14 metros de altura que se plantó como Falla en el 2013 en mi Valencia natal. Hasta paralelismo le podemos encontrar a esta anécdota. No cuento más.

Otro asunto a destacar bajo mi punto de vista, es el acertado ‘juego de grises’ con el que se desarrolla la historia. Y no, no estoy hablando de la fotografía sino de que no hay personajes buenos ni malos: cada cual tiene su motivación y excusas, y si bien la pareja protagonista es la formada por Paris y Helena, destacando su romance, no resulta tan empalagoso y poco creíble como aquella que otra vez nos está sirviendo de referencia más cercana.

Y ya que hablamos de ‘poco creíble’ y referencias. No entiendo la numerosa presencia de negros en esta serie. Y no, no soy racista. Es algo más de sentido común. Ni me creía a los rubitos con ojos azules de la de Petersen, ni los negros de esta. Que Aquiles sea negro me da lo mismo, pero que su justificación sea poner a los Mirmidones de esta raza… Que yo sepa estos guerreros venían de Tracia, y que yo sepa por los Balcanes… como no sea algún jugador actual de basket nacionalizado tipo Bo McCalebb…

Por último, quedarnos con esa imagen final que podría anunciarnos una segunda temporada con Ulises de protagonista contándonos algunos de sus “viajes”. Ojalá sea así, pero claro, se necesitaría una mayor amplitud de miras…

Resumiendo, sin ser algo excepcionalmente espectacular, “Troya: la caída de una ciudad” resulta entretenida y bastante con los pies en el suelo a pesar de las notas fantásticas. No entiendo esa nota de 3’8 en el imdb cuando alguna producción sin calidad ni interés logra al menos el aprobado.

3de5 / 4de5

CASTLE ROCK – 1ª Temp. – 2018 – EEUU – Terror/Sci-Fi

castlerock

Que el 2018 es uno de los mejores años cinematográficos lo tengo muy claro. Ningún otro año me ha costado tanto como este elegir mis 10 mejores películas y eso que aún estamos a primeros de Noviembre y apuestas como la última entrega de “Animales fantásticos…” o “Thugs of Hindostan” aún no se han estrenado.

Pero más allá de la gran pantalla creo que para la pequeña también ha sido un año grandioso. Ya no solo han sido las nuevas temporadas de series consagradas sino que series nuevas como “The alienist”, “The haunting of Hill House” y esta que nos ocupa han sido grandes “regalos” para el amante de las grandes historias.

Pienso que vivimos en una “burbuja” seriefila y que como se está viendo con cancelaciones de populares series, la cosa va a explotar y se acercan tiempos difíciles, pero habrá que disfrutar del momento, digo yo…

Pero dejémonos de rollos y vayamos al grano. “Castle rock” no necesita mucha presentación ya que muchos medios se ocuparon de darla a conocer. Teniendo a J. J. Abrams, al tío King al mando y sobre todo ese título tan mítico… poco más se necesitaba para llamar la atención de tanto aficionados a la obra del de Maine como cualquiera interesado en un producto de género, serio y de calidad.

Por si hay algún despistado, decirle que Castle Rock es la localidad ficticia donde se desarrollan muchas de las historias escritas por Stephen King, así es que con este… nunca mejor dicho, punto de partida, se nos cuenta una historia que funde distintas pautas y referencias de sus obras para conjurar un misterio que te tiene atado a la silla.

Ahora bien, en su defecto, creo que a pesar de todo ha pesado más la presencia de J. J. Abrams que la propia de King. Sí, todo ‘güele’ a este y hay mucho juego para sus seguidores intentando sacar las referencias, pero tras ese cuerpo se esconde un alma con los ‘tics’ característicos de las obras del productor. Hasta diría que ‘pecan’ porque para mí, como decía al principio del párrafo, es su mayor defecto.

Que los WTF nos asalten a cada momento, es algo hasta estimulante. El desconcierto es la máxima expresión del suspense y no solo es un aliciente sino que debería ser un ingrediente obligado en cualquier obra que se precie, no solo de sorprender, sino de estimular el interés del espectador. El problema llega cuando estos surgen sin más excusa que marear al respetable, y Abrams se ha… especializado en ello, tanto que es capaz de estropear una buena trayectoria. Todos nos acordamos del final de su “Perdidos” y aquí se ensaña con el séptimo capítulo. De no ser por el magistral trabajo de Sissy Spacek (¿soy el único al que le parece la hermana gemela de Shirley Maclaine?), es para coger la serie y dejarla de ver. Radicalidades aparte, es un lunar en un conjunto notable. Me queda la duda de saber si en manos de otro productor y/o realizador tipo el mismo Mike Garris, se hubiese llegado al sobresaliente.

Porque como vengo diciendo, interpretativamente no hay queja, al revés; desde la propia Spacek hasta su prota a quien descubrí en la estupenda “The Knick”, pasando por el veterano y siempre competente Scott Glenn o el inquietante Bill Skarsgard. No hay nadie que no demuestre que no cree en la serie por mucho que su desarrollo diga lo contario. Pero es que según se vaya avanzando en la historia, los bandazos, incoherencias y desmanes van a más teniendo como único parapeto, el género y resto de bondades.

Por suerte para el espectador -y eso explica en parte esa fe del reparto a la que aludía- todo el puzzle “encajará” –hago énfasis en el entrecomillado- con lo que la sangre no llegará al río. Luego podemos entrar en que si el desenlace es correcto o si cada cuál optaría por la decisión del protagonista, pero teniendo en cuenta el talante del personaje no parece una forma de actuar consecuente con sus ideales. Lo siento pero es difícil de explicar sin soltar spoilers.

Para ir acabando, tres pinceladas. La primera hace mención a esa selección musical en determinadas escenas, aunque esto no sea un acierto de la serie en sí sino una corriente abierta en los últimos años por otras producciones. Aun así, es algo a destacar.

La segunda y en el lado contrario, el abuso de esos planos cenitales tan de… serie. Bajo mi punto de vista se debería haber optado por una fotografía mucho más oscura, siniestra. Quizás es que llevo todavía el piloto automático puesto tras salir de la insuperable “The haunting of Hill House” pero el film merecía algo con más personalidad. Desvirtúa la faceta de terror para acercarse a la sci-fi, algo que no puede gustar a todo el mundo.

Y tercero, se echa de menos el cameo de King. Se pierden las buenas costumbres…

Resumiendo, “Castle rock” es indudablemente una serie especial. Seas o no seguidor de Stephen King tiene los suficientes alicientes para quedar atrapado. Eso sí, hay que ser un poco indulgente con los desvaríos y aparentes tomaduras de pelo. Habrá que ver si la anunciada segunda temporada corre la misma suerte que otras series basadas en la obra de King y no terminan por convertirse en bodrios catódicos.

4de5

“THE HAUNTING OF HILL HOUSE” 1ª Temp. – Mike Flanagan – EEUU – 2018 – Terror

Huanting

Creo que de esta serie ya han hablado vivos y muertos ya que por las redes sociales ha sido una de las más aplaudidas en los últimos años. Algo parecido –incluso superior- a lo que ocurrió con la primera temporada de “Westworld”. No puedo compararla con “Juego de tronos” porque la de Martin lleva muchos años en antena y la comparación no es justa, pero la repercusión ha sido similar. De hecho me atrevería a asegurar que el ‘boca a boca’ incluso ha sido mayor dado el relativo “anonimato” de la obra original, resalto lo del ‘anonimato’. Así es que no me voy a poner a alabarla porque para eso tenéis muchas otras opiniones, solo voy a dar algunas claves que me han parecido destacables.

Sin haberme leído la novela de Shirley Jackson en la que se basa, no hay que ser muy listo para decir que esta serie dista de la obra original más que nada porque tenemos sendas adaptaciones al cine, una en el ’63 y otra en el ’99; la primera Obra Maestra del género y la segunda, una de mis debilidades aunque haya mucha gente que la repudiase.

Dicho esto nos encontramos, siendo francos, con un culebrón en toda regla. Olvidaros de que es una obra de terror: eliminando fantasmas, estamos ante un drama de tomo y lomo, una tragedia griega donde una familia marcada por el suicidio de la madre se enfrenta a la nueva muerte de uno de sus miembros. Al igual que lo que ocurría con la fabulosa “Hereditary” salen a la palestra las enfermedades mentales y todas sus repercusiones tanto personales como familiares.

La clave, lo que hace grande a la serie dejando de nuevo a un lado la componente fantástica y/o de terror, son unos diálogos ejemplares, dignos de estudio en cualquier escuela de cine. Aquí, al igual que en el ‘cine de Tarantino’, nos encontramos con esos monólogos en los que el personaje se tira cinco minutos soltando su parrafada sin importarle el resto del Universo; sin embargo, la diferencia es que mientras en las películas del director estadounidense a veces nos chocamos con una patente pretenciosidad cuando el objetivo no va más allá de lucir ingenio, aquí nos topamos con auténticos tratados de soledad, duelo y otros traumas sicológicos.

El engarce de estas piezas, verdaderas joyas, corren a cargo de un director en estado de gracia que ha alcanzado la madurez después de dar buenos destellos en el género. La estructura de la propia serie o ese episodio sexto únicamente realizado en base a unos pocos planos secuencia, son otros elementos a destacar dentro de su labor.

Luego tenemos las influencias que más que a Jackson bien podrían achacarse a Stephen King –el propio escritor norteamericano ha aplaudido la serie- o ese amor por la familia que termina por conquistar el corazón del espectador y que también bebe de otras fuentes como las de la factoría James Wan.

Resumiendo; hace poco escribí que “The alienist” era la mejor serie del 2018. Craso error. “The haunting of Hill house” le ha adelantado y por mucho. Ya no solo es la altísima calidad artística y técnica, cosa que está al alcance de cualquiera con medios y talento, es acertar con tu discurso y llegar no solo al corazón sino a la conciencia.

4de5 / 5de5

WESTWORLD – 2ª Temporada – 2018 – 10 capítulos

westworld-season-2

Horrores. Horrores me ha costado acabar esta segunda temporada. ¿O debería decir ‘Dolores’, en sintonía con el nombre de la protagonista? Fuera de coñas, cómo habrá sido la cosa que al terminar su último episodio solté un “A mamarla tanto robots como no robots”. Sí, sé que es un feo exabrupto pero es tanta la diferencia entre la primera temporada y esta que no pude expresar mi frustración de otra manera.

Y es que mientras los diez primeros capítulos nos trajeron una de las mejores series que se ha visto en TV gracias a un manejo inteligente de la historia que invitaba a la reflexión y no dejaba indiferente a nadie, aquí esa inteligencia se ha transformado –trastornado, diría yo…- en un discurso pedante y aburrido, con episodios de relleno y fallos por todos lados.

En la primera temporada existía una prosa exquisita. Aquí esto se ha exagerado tanto que se ha pasado directamente a la parodia recurriendo a la poesía: todo el mundo habla en verso, los japoneses hablan en verso y los indios hablan en verso. ¡Por Dios, alguien ha terminado por inocular el Sindrome Nolan a sus guionistas! ¡Activen la operativa de prevención a nivel nacional!

Hablando de indios y vaquer… perdón, japoneses… Si uno coge los dos capítulos de los japoneses y los elimina, no pasa nada. Ya no es un purito relleno, parece un fanservice hacia los amantes de lo asiático para que disfruten con el querido Hiroyuki Sanada y Rinko Kikuchi. Eso sí, en una producción tan cuidada alguien debería haber avisado que pinos en Japón… OMG! El de los indios tiene más sentido, pero menos entretenimiento todavía. Aburrido no, soporífero.

Y luego vamos con la estrella de la función como son los rayazos. En la primera temporada ya asistimos a algunos WTF importantes, pero todo tenía sentido y encajaba. De todas formas ya se comenzó a hablar de la nueva “Lost” porque muchos asuntos eran un tanto surrealistas.

Aquí esto se ha llevado al extremo con un montaje que aúna varias líneas temporales descolocando al espectador. Es tal la confusión que uno no tiene otra salida que liarse la manta a la cabeza y seguir viendo amparándose en que luego todo encajará como en la primera temporada. Sin embargo, ni es así ni aquí son solo argucias de los guionistas: sus responsables se han cebado tanto, disfrutan tanto en liarlo todo que en algunos asuntos se encomiendan al espíritu santo del ‘Si te he visto no me acuerdo’ haciéndose las locazas.

A esto debemos unir que ningún personaje –salvo para mí, Teddy- es merecedor de las simpatías del respetable. Carisma tienen todos un rato y ya no hablemos de talento interpretativo, pero lamentablemente también la capacidad para hacerse odiosos.

Resumiendo, un rollete en toda regla. Han eliminado el espíritu de thriller y aventura para convertirlo en una oda al mito del libre albedrío en plan tragedia griega. Quizás la decepción más grande de una primera a segunda temporada. Sigue las mismas directrices, pero exagera tanto lo peor de aquella que termina estropeando lo bueno. Desde luego yo no veré la tercera.

2de5