Archivo de la categoría: Serie

GOOD OMENS – DOUGLAS MACKINNON – 2019 – GB – Comedia/Fantasía – Serie TV

Goodomens

Esta era una de las series que más esperaba este 2019 y quizás, por esa expectación que nos hace crear castillos en el aire, me ha faltado o sobrado algo para no llegar a ser perfecta. Pero repito, perfecta, de ahí que mi puntuación final haya sido de 8 sobre 10.

Ponerse hablar ahora de quiénes son los responsables de la obra en la que se basa esta serie sería algo arduo y aburrido, así es que lo dejaré en una frase que con mi tono habitual de torpeza puede abarcar los conocimientos de todos: Terry Pratchett y Neil Gaiman bien podrían ser unos hermanos Grimm contemporáneos. Cada uno por separado con sus obras con sus matices y puestas al día, pero fabuladores de fantasía que alimentan nuestra imaginación.

Así en “Good omens” nos encontramos un cuento en toda regla, con brujas incluidas, pero en un entorno poco habitual como es el Apocalipsis. La selva negra y los populosos burgos germánicos han sido sustituidos por la campiña inglesa y una Londres de lo más chic, pero el espíritu casi es el mismo. Y ya no tanto por el cariz casi infantil de algunos asuntos sino por esa crudeza adoctrinadora que escondían los hermanos alemanes disfrazada de moraleja.

Pero que ese tono infantil que he dejado caer en el anterior párrafo no asuste a nadie ya que en contraposición nos encontramos con algunos temas como la aparición del sexo que equilibran la balanza haciéndolo más adulto, tan equitativo como esa lucha –colaboración al fin y al cabo- entre el bien y el mal que narra la historia.

Es cierto que en algunos asuntos se ponen un poco santurrones y esa fachada angelical de Azirafel chirría en algunos momentos, pero no llega a hacerse sangrante como hasta llegar al punto de sobrar. Lo que sí que sobra para mi gusto es toda la parte de los 4 jinetes. Está claro que si la obra original lo tenía había que incluirlo, pero aquí ralentiza toda la historia y el enfoque es tan innecesario que no me extraña que llegado al climax se lo ventilen en dos minutos provocando además que este resulte un poco… pobre.

Pero lo demás es absolutamente genial. Desde el humor, tan corrosivo por momentos que no me extraña que una agrupación cristiana pidiese la retirada de la serie, como la propia realización. Los numerosos efectos especiales son de primer orden llegando al nivel de una producción cinematográfica. Ello nos hace poner muchas esperanzas en que la próxima serie basada en “El señor de los Anillos” sea algo para recordar. ¿La fotografía? De lo mejor del año. Esa campiña inglesa con sus cottages y poblaciones con encanto, es algo que se disfruta desde el minuto uno. La dirección artística también es de órdago. Por ejemplo, el tercer capítulo con esos flashbacks temporales nos ofrece un repertorio de recreaciones históricas al alcance de muy pocas producciones.

La música merece una mención aparte ya no tanto por la docena de temas de “Queen” que acompañan a la acción sino por la Banda Sonora de David Arnold. La parte final de la serie llega a conmover realmente. Y no todo es gracias a la comunión personajes-público sino a la provocación, sí provocación, de la partitura del compositor británico sobre los espectadores. Esos violines y clavicordio que popularizó Arnold en “Sherlock” llegan a poner el vello de punta. Solo os pido que busquéis el “Crucified” para apreciar lo que es un tema simple pero evocador.

Y para acabar, cómo no, la pareja de protagonistas. Aunque haya criticado a nuestro ángel, hay que pensar que es eso, un ángel. Sin riesgo a equivocarme, podemos estar ante una de las mejores parejas de protagonistas de serie de la historia. De hecho, si por algo llega al corazoncito es por su especial relación. Tennant y Sheen parece que disfrutan interpretando a sus personajes y eso se deja notar. Los muchos secundarios y las docenas de cameos también ayudan a que el conjunto sea absolutamente mágico.

Resumiendo, estamos ante una de las mejores series de este 2019. Será difícil que veamos una continuación, pero quizás sea lo mejor, ese buen sabor de boca ya no nos lo quita nadie. “Good omens” es una serie casi ejemplar, una fábula con muchos matices pero que logra lo que muchos anhelan: que durante casi seis horas seamos felices.

4de5

Anuncios

WARRIOR – 1ª Temp. – 10 cap. – 2019 – Acción

Warrior

En una época donde las series de televisión se han vuelto un fenómeno mucho más allá de un producto de moda, robándole hasta el protagonismo –prestigio hasta me atrevería decir- al cine, que una serie anónima llegue a hacerse un hueco entre el público por encima de otras de más trayectoria y nombres, se debe a méritos reales.

Está claro que yo descubrí “Warrior” dada mi afición al mundo asiático, la acción y las artes marciales por lo que el anterior párrafo parece carecer de significado, pero no todos son tan frikis como un servidor y han sido muchos otros los que han llegado a ella por el simple ‘boca a boca’ dada su calidad y virtudes.

Pero antes de empezar a dar unas someras pinceladas de estas, bien conviene presentar algunas de sus credenciales ya que resultan al menos, interesantes. Y es que ‘Warrior’ está basada en una idea concebida por el mismísimo Bruce Lee. No en vano, la hija del ilustre actor, es una de las productoras de la serie. Pero no es la única ya que entre sus nombres tras las cámaras figura el de Justin Lin, director, entre otras muchas, de cuatro entregas de la saga “Fast & Furious”.

Pero la cosa no va de nombres sino de hechos, y como dice esa popular máxima ‘hechos son razones’…

Decía al principio que supe de la serie por mi ‘afección’ por lo asiático. No voy a decir que la serie no sea asiática, que no lo es porque es norteamericana, pero aunque la historia centra la trama en la lucha de las primeras mafias chinas en una incipiente Chinatown de San Francisco estando protagonizada por, evidentemente, chinos, las historias secundarias están conducidas por occidentales y al ser numerosas, casi hay un equilibrio perfecto. Lo digo por si hay algún racista por aquí con prejuicios, claro. (Ya puedes ir cogiendo la puerta de salida ya de paso, por favor…) Por cierto, de eso, de racismo también habla mucho la serie. Y es que no solo lo sufrieron los afroamericanos…

Pero a lo que vamos. El argumento nos cuenta las aventuras de un inmigrante chino que acude a EEUU a buscar a su hermana. Este es nieto de norteamericano y un experto luchador de artes marciales. Por si fuese poco su hermana es la consorte del jefe de una de las bandas, y el destino hará que al amerizar, el prota sea captado por la banda rival de esta.

Con esto tendremos una lucha encarnizada entre bandas, lucha enfocada en unas peleas de artes marciales como nunca se ha visto en la televisión, no en vano tanto tras las cámaras como delante de ellas nos encontramos a una pléyade de especialistas y artistas marciales de primer orden que a lo mejor sin tanto nombre como otros, realizan un trabajo realmente espectacular.

Las coreografías no solo son contundentes, ágiles y veloces como requieren maniobras con buena técnica sino que en la pequeña pantalla quedan reflejadas a la perfección con todo detalle y violencia. Nada de confusión y amagos. Así, capítulo a capítulo “Warrior” se convierte en un producto excelente con mejor y mayor cantidad de acción que algunas producciones para la gran pantalla.

Y ya no es tanto lo que ‘da’ como lo que no ‘da’; no todo son palos. Por ejemplo, el sexto capítulo saca a los protagonistas de su entorno para colocarlos en una de esas típicas fondas del Oeste. Casi parece un episodio “extra” ya que no guarda continuidad con la línea argumental de la serie. Pues gracias a eso, a su originalidad y ganas de… ¿divertir? Se convierte en el mejor de la temporada. Vuelta de tuerca al Western tradicional, guiños a Kung Fu… Son tantas cosas las que tiene.

Pero es además de espectacular y con una base sólida, su apariencia es impecable. La recreación de la América de finales del siglo XIX, de esa Chinatown es realmente suntuosa. Los burdeles, los fumaderos de opio, bares… El vestuario también rico y cuidado. Vamos, una dirección artística y atrezzo fruto de unos medios generosos.

Por hacerle una crítica, ya que también la merece, decir que sus tres últimos episodios resultan un tanto intrascendentes, estirados. Da la impresión que igual se ideó como una temporada de ocho capítulos y no sé si finalmente se decidió alcanzar los diez.

En los mismos términos se puede hablar de un aspecto que sorprende en su arranque. Al principio hay una considerable carga sexual, casi erótica, pero poco a poco esta, desgraciadamente, va disminuyendo.

Para acabar podría ponerme ahora a decir quién es quién entre los protagonistas, pero para eso está la red o algún otro listorro que prefiere dárselas de analista/biógrafo que ir al grano. Basta decir que todos interpretativamente son solventes dentro de sus roles. El peor, curiosamente, el protagonista con su cara de lechugino pero para, como decía, su rol, no desentona.

Resumiendo, sin dejarme llevar por mi pasión turca, perdón… asiática, “Warrior” seguro que dentro del género de la acción es la mejor propuesta televisiva para este 2019. Y luego, en líneas generales, globalmente, una de las mejores. Una de las sorpresas del año, sin duda.

4de5

LO QUE HACEMOS EN LAS SOMBRAS – 1ª Temp. – 2019 – EEUU – Comedia/Terror

Lo que hacemos

Cuando se anunció el proyecto de llevar a la pequeña pantalla el film “Lo que hacemos en las sombras”, la verdad es que no me hizo mucha ilusión. Conocedor del formato, creí que la serie no sería otra cosa que una concatenación de sketchs sin imaginación, repitiendo clichés y sin gracia alguna dado el estiramiento al que se sometería para encajarlo en la televisión.

Sin embargo como otras tantas veces estaba equivocado.

Lo que hacemos en las sombras” para la pequeña pantalla había sido concebida conociendo sus limitaciones así es que sus responsables en lugar de adaptarse a las dificultades escogieron un camino más difícil todavía aunque buscando la misma meta. ¿La solución? Empezar de cero con personajes e historias diferentes.

Así en estos diez capítulos vamos a conocer a cuatro nuevos vampiros, reproduciendo la misma fórmula, eso sí, de estar siendo seguidos por un equipo de TV, pero tanto los mismos tienen orígenes diferentes como hasta su propia naturaleza.

Así, además de los vampiros góticos, románticos y bárbaros vamos a tener vampiros síquicos con los que abrir el abanico de situaciones permitiendo la posibilidad de que al situarlos en un entorno cotidiano provoquen encuentros más chocantes y divertidos.

Pero lo cosa no queda ahí ya que no solo se amplían los personajes nuevos sino que hasta parte de la mitológica del terror formará parte de esta temporada conociendo sin ir más lejos a Hombres Lobos.

Toda esta mezcla dará lugar a una serie donde el humor y el surrealismo van cogidos de la mano para provocar un sinfín de carcajadas convirtiéndose en uno de los productos más frescos, a pesar de su ya conocido origen, que puedes encontrar en este 2019.

Auténticas genialidades como ese Conde Rápcula o la aparición de los protagonistas de la película u otros cameos como el del mismísimo Blade interpretado por Wesley Snipes provoca que se sitúe el listón muy alto para su segunda temporada ya anunciada. Esperemos que vuelvan a coger aire, continúen haciendo algo original y no muestren síntomas de cansancio como en los dos últimos episodios.

Para acabar, incluso los FX tienen su puntito de gracia y calidad. No hay muchos pero están a tono con la espontaneidad de la temporada.

Recapitulando; en esta ocasión es fácil resumir todo lo dicho en una frase: si te quieres reír, no hay muchas opciones mejor que esta.

4de5

CHERNOBYL – Miniserie – 2019 – EEUU/GB – Drama

Chernobyl

Terminada la mini-serie que muchos han calificado como ‘la serie del año’ y que incluso algunos se han encargado en publicitar como la serie con mejor puntuación en la historia del imdb como si esto fuese un seguro de, más que de calidad, de satisfacción. Y no seré yo el que lleve la contraria a esa amplia mayoría más que nada porque es evidente que la serie tiene calidad para justificar ese hito, sin embargo no me callaré en decir que tampoco es la bomba –nunca mejor dicho- que se asegura que es.

Creo que “Chernobyl” se ha beneficiado de ese mal del que se aqueja la sociedad actual y es del miedo a decir las cosas: casi parece que si no sigues la corriente, o estás al margen, o ‘no entiendes’ de cine/TV o peor, eres idiota.

Quizás todo responde a la fascinación de los que ahora han descubierto que tras esta explosión nuclear existe una tierra maldita inhabitable. Pero el que aquí os habla/escribe lleva décadas siguiendo el tema, quizás motivado por mi… sí, también fascinación por el… –aquí debería ir una voz en off con un eco exagerado– Universo Soviético.

Sin embargo, a lo que íbamos, bajo mi punto de vista a “Chernobyl” le sobra tanto un capítulo para ser perfecta como algunos aspectos que no han sido equilibrados echados como carnaza al público.

Señores (señoras también, of course…) seamos serios: hay algún capítulo que tiene relleno. No hay nada malo en decirlo. Ni eres menos inteligente ni estás menos implicado en la historia. Por mucho que juegues a ser ‘modernete’ y te comas la parte final de los mineros porque no hay que darlo todo mascado y bla, bla, bla… no me seas manipulador y te guardes en el juicio cosas que te habías callado al inicio de la misma. Porque todos recordamos cómo empieza y no había la tensión que luego nos pintan…

Y la subtrama de la familia del bombero es un poco… de cara a la galería. Pretendes presentar un alegato duro, cerebral y presuntamente objetivo, y terminas por ser un payaso de circo usando chistes baratos, es decir, usas como herramienta el llanto fácil.

Y lo peor es que ya construyes una trama lo suficientemente cruenta como para erizar el vello y alentar las emociones sin tener que recurrir a algo superficial si como dicen esta es la mejor serie en muchos años.

Los ‘cliffhangers’ también son un poco de baratillo como por ejemplo el de las ‘linternas’ de los buzos aunque se agradece que por puesta en escena se aproxime más a un producto de género de terror que a un drama de tomo y lomo.

Por lo demás, la dirección artística es sublime dando la razón tanto a su elevada puntuación como a un servidor que aboga por que los ochenta no eran tan mágicos, aunque en el tema musical la serie vuelve hacer aguas. Y quién me diga que los silencios ‘pegan’ con la atmósfera de la serie le daré algunos ejemplos de cómo una correcta elección de partituras eleva aún más una buena atmósfera. Amén.

Antes de acabar, un par de detalles que me han encantado. El primero que aunque se critica al sistema soviético, no se hace sangre por lo que se mantiene una casi neutralidad que le aporta integridad a la serie. Y dos, que tampoco resulta un panfleto anti-nuclear. Es la crónica de unos hechos y sus tristes consecuencias.

Para finalizar, una reflexión: en estos tiempos no se podría evacuar una ciudad/región así sin las consabidas revueltas. De hecho creo que los que actualmente abogan por un sistema igualitario comunista serían los primeros que se pondrían a protestar por los abusos del estado alentando a que el pueblo se sublevase. Como cambian los tiempo, las personas y los ideales…

Resumiendo, “Chernobyl” es una excelente serie que debe ser vista para poner en conocimiento de un hecho histórico moderno que marcó una época. Pero al igual que este muchos otros necesitan divulgación. Que la Historia –con mayúsculas- vuelva a las aulas porque la cultura es el conocimiento sobre nuestros errores y sin ello no tendremos porvenir.

4de5

Primer tráiler para “Motherland : Fort Salem”, el legado de las brujas de Salem.

Ya se ha mostrado el tráiler para la interesante serie de corte de terror y sobrenatural, “Motherland : Fort Salem”, la cual se emitirá por Freeform, esta producción contara con 10 episodios. Este proyecto es obra de  Claws Eliot Laurence y cuenta en la producción con el conocido actor Will Ferrell a la cabeza.

El concepto de la serie está claramente inspirado en el famoso caso de las brujas de Salem aunque en esta serie su desarrollo y concepción final dista muy diferente a la historia ya conocida. Taylor Hickson, Jessica Sutton, Amalia Holm y Demetria McKinney son parte del reparto de esta serie de televisión que se estrenara en este año.

Las brujas hace ya 300 años que no son perseguidas al llegar estas a un acuerdo con el gobierno de los Estados Unidos; las brujas lucharan por su patria. Tres mujeres jóvenes y brujas están en pleno entrenamiento de magia para su posterior despliegue en plena guerra.

MIRACLE WORKERS – 2019 – EEUU – Serie TV – Comedia/Sci-Fi – 7 ep.

miracleworkers

Todos hemos respondido alguna vez a esa clásica pregunta de “¿Cuál es tu película favorita?”. Los más soñadores hemos fantaseado con la de “¿De qué película te gustaría ser protagonista?” e incluso más ambiciosa y romántica “¿Qué película te gustaría que fuese tu vida?”.

Ahora bien, como he dicho, todo son fantasías y anhelos. Voy hacer otra pregunta mucho más certera aunque si cabe más interesante:

¿QUÉ PELICULA SE AJUSTA A TU PERSONALIDAD?

Si tengo claro que “El amor no es nada del otro mundo” es el libro que me representa, si bien “Miracle workers” no es una película, sí que se ajusta a mi persona, a mi carácter, a mi alma. ¿Quieres conocerme? Pues toma, mírate esta serie. Además, no será una película, pero por su formato de siete capítulos y veinte minutos cada uno de ellos, si quitamos los títulos de crédito iniciales, se resume en una película.

¿Qué nos vamos a encontrar en “Miracle workers”? Humor, humor y más humor. El ratio número de gags por minuto es de los más elevados que he visto en una serie de TV. Eso sí, no es el humor toon, ni el típico de las sitcoms. Aquí dado su concepto de encontrarnos con unos “ángeles” al servicio de Dios, el humor es más trabajado y surrealista. Ingenioso.

Pero si esto no fuese por sí mismo excepcional, tenemos un mensaje que se desborda en los capítulos finales: humanidad. Ese sentimiento que te reconcilia con el ser humano. Es imposible que no se te haga un nudo en la garganta o simplemente dejes escapar una lagrimillas de emoción. Tranquilos, no hay drama, es felicidad. Son tantos conceptos que confluyen… Amistad, romance, superación… y todos tan “míos”. Ainch…

Al frente del reparto nos encontramos a Daniel Radcliffe y a Steve Buscemi. El primero, hace años que se desvinculó de su imagen de Harry Potter sabiendo abrirse camino sin necesidad de la nostalgia. Es de esos pocos actores que creo que cae bien a todo el mundo, al estilo de Keanu Reeves, y aquí acoge otro papel de esos que se hace acreedor del cariño del respetable al condensar el reflejo de muchos de nosotros.

Buscemi es más todoterreno, más de carácter, pero aquí vuelve hacer uno de esos papeles que borda, un personaje tan paranoico como entrañable. Su personificación de Dios es uno de los más imprevisibles que te puedes encontrar. Los más radicales no estarán de acuerdo con esa visión ridícula de un Dios terrenal pero en la parte final surge un sentimiento con el que, aunque suene presuntuoso, creo que hasta el propio Creador comulgaría ya que confluyen muchas verdades y sentimientos, un mensaje con más alma que presuntos panfletos adoctrinadores.

Resumiendo, “Miracle workers” no solo va a ser la serie del 2019; va a ser la SERIE a secas. Tanto si estás de bajón para subirte el ánimo como si estás aburrido y buscas algo divertido e inteligente, no hay mejor consejo. Alimento para el alma, refresco para la mente, combustible para el corazón.

P.D.: Solo le falta un poco de… “picante” para que fuese un calco de mi persona.

5de5

KINGDOM – 1ª Temp. – Corea del Sur – 2019 – Aventuras épicas/Terror

kingdom

El que me conozca un poco va a creer que pongo a esta serie bien porque es coreana y claro, dada mi afinidad por todo lo asiático… Pues no.

El que me conozca más sabrá que soy de los que digo las cosas cómo me parecen, caiga el que caiga sin importar el qué. Si no me gusta algo, lo digo y no pasa nada, venga de donde venga y salga el que salga.

De hecho, por muy coreana que sea, no le tenía excesivas ganas, una porque al tratarse de zombies ya estaba un poco harto y dos porque, y relacionada con esta misma razón, pocas semanas antes nos había llegado desde el mismo lugar “Rampant”, otra producción épica con zombies con muchas… coincidencias. Está claro que aunque la otra vio la luz antes, es esta la que tiene acreditada a la webcomic “Kingdom of the gods” de Kim Eun-Hee y Yang Kyung-Il de donde claramente la primera robó algunas ideas.

Pues bien, tampoco era cuestión de desestimarla a las primeras de cambio ya que no todos los días nos llega un Kdrama doblado a nuestro idioma, ¿verdad?

Un último apunte que ayuda a empezar con el análisis vinculado a lo que venía diciendo sobre mí objetividad: mis dudas sobre la serie eran tales que hasta el primer episodio me pareció un tanto… soso.

Pues sí, el arranque de “Kingdom” es un tanto dubitativo con unos cuantos clichés, casi nula aparición de los ‘no-muertos’, menos presencia de acción y ya si de terror hablamos… Apaga y vámonos. Por si faltase poco, sus dos estrellas, reclamo donde los haya para autónomos y frikis como un servidor, dejaban mucho que desear.

El protagonista Joo Ji-Hoon,  al que hemos visto crecer a lo largo de ya más de una década desde la encantadora “Princess Hours” donde también ejercía en el papel de príncipe, aparecía poco menos que acartonado.

Su contrapartida, el carismático Ryu Seung-Ryong, se nos hacía extraño viéndolo en un papel de villano como hacía tiempo que no veíamos en él, desde también sus orígenes.

Pues entre unas cosas y otras la cosita no apuntaba bien. Pero como otras tantas veces, nada es lo que parece en Corea.

El segundo episodio toma el relevo del primero aumentando las sensaciones y añadiendo todo el mordiente que echábamos a faltar: acción, terror y hasta reconciliación con su reparto, aunque bien no personificado en el mencionado dúo de estrellas pero sí por parte de un puñado de secundarios que aportan los matices que extrañábamos. ¡Pero si hasta nos encontramos con alguna dosis de humor!

Pormenorizando en los detalles aunque sin destripar nada, diremos que otra vez Corea ‘se la saca’ –perdón por lo soez que pueda sonar y ser la expresión- como ya hiciese con “Train to Busan” al añadir notas originales a nuestros queridos ‘resucitados’ que no dejarán de sorprendernos hasta el último capítulo.

En todo caso, que nadie se piense que la serie solo busca combatir contra la plaga de zombies ya que esconde otras subtramas como el ‘equilibrio de poder’ dentro de la corte que nada tiene que ver ya con el género fantástico y/o de terror aunque sí más común a la filmografía local.

A este respecto la dirección artística se presenta como siempre impecable haciendo gala de un generoso presupuesto. Esto no nos viene de nuevas a los habituales a estas producciones, pero conviene mencionarlo para el vea a esta “Kingdom” como algo exótico o casual, ahora que está de moda la palabra, jejejeejeje…

Para ir acabando, volver a lo dicho sobre los secundarios encontrándonos un granado puñado de actores de primera fila como por ejemplo Heo Joon-Ho como ese líder de los “Panaderos Ninjas”.

Lo peor: Por un lado el doblaje en español, sobre todo el que recae en el papel del Magistrado Beom-Pal, el más hilarante de los personajes que por mor de un doblaje mediocre pasa directamente de cómico a idiota.

Y por otro lado que en seis capítulos no da tiempo para nada, dejándonos con ganas de más. Sabiendo que la semana pasada comenzó el rodaje de la segunda temporada, uno no puede dejar de pensar que sus productores esperaban su resultado internacional para acometer la continuación.

Resumiendo; “Train to Busan” ya demostró que aún se podía sacar provecho de los zombies. Ha tenido que volver a ser Corea del Sur quién continúe pillándonos a contrapié con esta serie tan entretenida, ricamente recreada y gratamente construida para sorprender hasta el último momento con detalles y guiños.

5de5

VIKINGOS – Temporada 5 – 2019 – Canadá/Irlanda – Acción épica

Vikingos

Terminada la quinta temporada de “Vikingos”, temporada que como muchos ya sabréis ha estado dividida en dos partes.

Lo primero que hay que decir es que este segundo “empujón” –ya os hablé de la primera mitad hace meses, cuando se acabó- se ha caracterizado por una ostensible bajada de acción, esa a la que nos tenían acostumbrados y gracias a la cual la serie se había convertido en una de nuestras favoritas.

Sin embargo esto no es óbice para que perdamos el interés o peor, dejemos de seguirla, y es que sus guionistas y productores han introducido un elemento novedoso para seguir teniéndonos enganchados: el tremendismo.

Y es que sin destripar demasiado, en cada uno de los episodios de esta tanda palma uno de los personajes de la misma. ¡Sorpresaaaaaa!

Pues sí, no en vano ya han anunciado que la sexta entrega será la última. Al menos no nos van a dejar huérfanos y ya han aventurado que continuarán los lances de algunos de nuestros héroes en forma de spin-off. La cuestión será de cuales…

Dejando de lado ese mordiente de ver morir uno a uno casi el reparto completo de la serie –qué malo soy…- este final/principio de año ha estado aquejado de otro mal común en las series que perduran en el tiempo como es la previsibilidad. Casi todos ya sabíamos por dónde irían los tiros y cómo desembocarían unos y otros.

En todo caso, el aumento de personajes, las intrigas palaciegas con romances cruzados, traiciones, camaradería, etc. seguirán siendo su fuerte y aunque es verdad que la acción se ha visto reducida, no quiere decir que haya desaparecido. Seguiremos sintiendo la furia, violencia y hasta irracionalidad de algunos personajes con lo que cuota de diversión está asegurada.

Afortunadamente algunos de los personajes secundarios ganan peso específico resultando simpáticos para el espectador y aunque terminan por decantar la balanza del favoritismo apoyando lo que decía sobre la previsibilidad, tampoco está mal que sus responsables miren un poco por los espectadores.

El final… pues afortunadamente nos deja el camino abierto. No se sabe por dónde continuarán ni quiénes pero eso es lo que ayuda a no perder el interés.

Resumiendo; “Vikingos” sigue siendo una serie fabulosa, llena de aventuras, personajes con carácter y hasta bella por los paisajes que nos ofrece. Se permite licencias históricas a pesar de que pertenece al canal Historia pero, ¿quién va a criticárselo pensando en los programas de Ovnis que ofrece también este canal…?

3de5 /  4de5

DIABLERO – 1ª Temp. – José Manuel Cravioto – México – 2018 – Acción/Terror

diablero

Siempre he sido muy fan del fantástico mejicano. Aunque mi devoción nada tiene que ver con la plena satisfacción que me ha dejado esta serie ya que ‘aunque de casta le venga al galgo’ son muchos otros factores y no solo una herencia histórica y cultural la que provoca tan buenas sensaciones.

La serie apadrinada por ‘Netflix’ puede parecer un producto hecho exprofeso para la cadena con tal de ampliar sus horizontes, colmar ambiciones y bla, bla, bla, un encargo de género para cubrir huecos, pero la verdad es que estamos ante un producto no solo de calidad sino bastante… ¿justificado?

Para empezar está basada en una novela de Franscisco Haghenbeck por lo que se puede decir que al menos la base es sólida. Esto además nos garantiza una continuidad exorcizando –nunca mejor dicho- los fantasmas de una serie episódica, es decir, que cada capítulo sea un caso sin un trasfondo de peso.

Esto que puede parecer una tontería no lo es tanto ya que su arranque nos puede inducir a la errónea idea de estar ante una serie que no se toma en serio a sí misma, algo al estilo “Evil Dead”, “Stan against evil” o “Abierto hasta el amanecer” pero sirva de aviso –que no de spoiler- que poco a poco la cosa irá cogiendo mayor dramatismo y trascendencia.

Está claro que teniendo demonios y un cura al frente muchos creerán estar ante un nuevo eslabón de esa cadena de moda que explota el tema de los exorcismos como la tristemente cancelada “El exorcista” o los KDramas “The guest” y “Priest”, pero hay que tener en cuenta el origen y que la cultura precolombina está más presente que la hispánica/católica por lo que los exorcismos corren otro proceso.

Dejando de lado esto decir que la serie posee buen ritmo, que no falta la acción pistolas en mano como manda la tradición en el país, el humor y claro está, los demonios por doquier.

Así hay que indicar bien claro que quién tenga prejuicios por su origen para empezar puede irse saliendo de este blog por retrogrado ya que por ejemplo a nivel de efectos especiales “Diablero” cumple de sobras con un mínimo de calidad llegando al notable a la hora de reflejar la verdadera forma de los demonios. En todo caso hay que aclarar que tampoco se busca el efectismo ya que los verdaderos protagonistas son los personajes y sus relaciones.

Así por ejemplo tenemos a Nancy, una joven que voluntariamente se deja poseer por determinados motivos que no voy a explicar que no solo es atractiva por su complejidad sino por matices más superficiales. Y es que no todo es ponerse a filosofar…

Detalles como una estupenda Banda Sonora, unas pequeñas dosis de denuncia social, esa tienda de coreanos al más puro estilo “Gremlins”… ¡hasta el ‘Chupacabras’! son otros alicientes que enriquecen el conjunto y que todos tipo de públicos terminarán por adorar.

Para acabar destacar que en la producción figura entre otros el español Paco Cabezas, responsable de series tan tenidas en cuenta por los amantes al género como “Penny Dreadfull”, “The alienist”, “Into the badlands” algo que dice a las claras que no estamos ante una serie del montón.

Resumiendo, frente a la invasión de series norteamericanas, no está mal que algunas más cercanas a nuestra cultura se hagan con un hueco. Un producto de género, entretenido, con ritmo y bien hecho. Los demonios no solo se combaten con agua bendita y crucifijos; las oraciones no siempre vienen en latín…

4de5

FORTITUDE – 3ª Temporada y Conclusión – 2018 – Reino Unido -Thriller/Sci-Fi

Fortitud3

La segunda temporada de “Fortitude” corrió la misma desafortunada suerte que otras muchas cayendo víctima de esa maldición de las ‘segundas temporadas’ tirando por tierra todo lo bueno… ¡qué digo ‘bueno’, estupendo! de su primera entrega.

Ni la expectación creada por la adición de una estrella como Dennis Quaid, ni los antecedentes la salvaron de la mediocridad cuando, no se sabe por qué, se abandonó el entorno de sci-fi para entrar en los terrenos del thriller casi político al uso de las series escandinavas con las que por un lado comparte origen.

Pero a veces los productores son tan humanos –y frikis- como nosotros y se dan cuenta de sus errores.

Cuando nadie preveía una tercera temporada dado el mal sabor de boca dejado, el propio Quaid se puso al mando del proyecto para darle un final digno a la serie, un final que volviese a traer aquellas sensaciones por las que se embarcó en el proyecto.

Así, con una fórmula tan fácil como volver al género de la sci-fi y un planteamiento novedoso –tan solo 4 capítulos- “Fortitude” ha tenido uno de los finales más gloriosos de una serie.

Sangre, WTF y humor; no es la heredera de “La cosa” como en su primera temporada, pero sí que encontraremos otras resonancias ya conocidas pues bien podría pasar por la cuarta temporada de “Fargo”.

No digo más. Si os apasionó la primera temporada y os decepcionó la segunda, no paséis de esta tercera. Os aseguro que la vais a disfrutar. Y si me equivoco, tan solo son 4 capítulos…

4de5 / 5de5