Archivo de la categoría: Segmentos

V/H/S VIRAL – Varios directores – EEUU – 2014 – Terror

Featured imageDos grandes franquicias han dominado el tema de los segmentos episódicos/cortometrajes en el mundo del género del terror en los últimos años: “The ABC of the death” y “V/H/S”.

Pues bien, dejando de lado que de las cuatro –cinco con esta- películas presentadas ninguna de momento me ha saciado debido a su irregularidad, tengo que confesar que esta saga -sobre todo la segunda parte- ha sido la que más me ha gustado. Así es que sin grandes expectativas pero con algo de curiosidad me puse a ver esta nueva entrega.

Pero antes de empezar decir que, como es habitual en mí y hasta cierto punto normal, voy a resumir cada segmento por separado, dejándome la historia “hilo conductor” para el final. Así es que vayamos con ella.

La primera historia, “Dante the great”, es estupenda, tanto que algún productor podría aceptar el reto de hacer un largometraje. Nos trae la historia de un mago de tercera que por casualidad encuentra una capa mágica que era, supuestamente, posesión de Hudini. A partir de ahí comienza a triunfar ya que la capa es una especie de portal dimensional, aparte de dotar de poderes telekinetikos y de otra índole a su dueño.

En realidad la historia resulta una mezcla entre personaje con poderes super-heróicos -¿quién no recuerda a los “Capa y puñal” de la Marvel?- y demoniacos, quedando un tanto indefinido el tema. Sin embargo, el desarrollo es tan divertido y con tanto ritmo que poco importarán los interrogantes. De sangre hay una buena ración, al igual que de efectos especiales, a muy buen nivel todo sea dicho, pero la gracia del asunto es que el conjunto queda elegante, con una puesta en escena impecable y equilibrada.

Miedo, ninguno, pero da lo mismo; tras haber visto cuarenta mil sketchs de este tipo es gratificante encontrarte con algo de calidad.

Luego llega la aportación española de la mano de Nacho Vigalondo, y la verdad es que uno no sabe si tomárselo a risa o ponerse a llorar. Vigalondo vuelve a recurrir a la ciencia como hizo con sus “Cronocrímenes” para, apelando al WTF, construir un collage de varias influencias, es decir, pica a la curiosidad del espectador para tenerlo enganchado resolviendo el tema con conceptos de varios títulos señeros de la sci-fi –p.e. la invasión de los ultra-cuerpos- y otras tendencias de moda, la demonología.

Es original y tiene correctos efectos especiales, pero me quedo con la sensación de que las buenas críticas que está recogiendo se deben en parte a que provienen de fuera del país. Si los extranjeros oyesen al protagonista en su idioma y viese lo mediocre de su interpretación, ya no tendrían tan buenas palabras.

Además, bajo mi punto de vista, al principio de la historia la colocación de las cámaras no es tan buena como debería ser ya que no utiliza el concepto simétrico/espejo cuando la situación de las mismas no es paralela. Es algo demasiado técnico, pero junto a esa cuestionable interpretación te sacan ya fuera de la historia.

Recapitulando, para ella vendría muy bien ese refrán de: “En el reino de los ciegos, el tuerto es el Rey”.

Y es que por ejemplo, el siguiente segmento no viene a otra cosa que a darme la razón.

Nos llevan junto a un grupo de skaters que cruza la frontera hasta México para encontrarnos en el lecho de un río seco a una pandilla de esqueletos zombies salidos de Tatooine. Y claro está, se monta la guerra. Nada más; esa es la historia y ese el desarrollo. Ni tienen la decencia de explicar, ni vergüenza a la hora de rodar ya que las cámaras que llevan los skaters en los cascos nunca paran de moverse con el lógico mareo. Sí, los efectos especiales son buenos, no lo voy a negar, pero yo creo que esto actualmente no es suficiente.

Y solo me queda ya la historia con la que empieza, “rellena” y termina la película. Esta, a grandes rasgos, nos trae a una parejita de novios enamorados en la que ella, sin venir mucho al caso, tras mirar su pantalla del móvil es abducida por una furgoneta. Su novio se desvivirá por perseguir y no perder de vista el vehículo. Esto, como he dicho, a grandes rasgos porque para empezar y para hacer que su metraje sea más extenso –toda la película dura hora y cuarto así es que…- nos meten otras historias que ni vienen al caso ni dan nada de miedo, ni sustos siquiera. Desde el inicio acaramelado de la parejita que ya resulta chirriante a ese “toma y daca” de un pervertido y una joven presuntamente indefensa dentro de un taxi, otro ejemplo de cómo embutir una morcilla para que la cosa quede algo más larga, sin olvidar un… un… no sé cómo calificarlo, trozo donde unos latinos hacen una barbacoa..

Tiene cosas buenas como cuando la furgoneta engancha a un ‘biciclista’ poniéndonos los pelos de punta, pero también malas como alguna que otra sobreactuación –el tipo del taxi-, la “limpia” amputación de un brazo en un atropello o la propia explicación del asunto en plan, ¡ey, esto es terror moderno y yo hago lo que me sale del nabo porque no tengo que dar explicaciones!, pero en líneas generales no solo es insatisfactorio sino vergonzante.

Resumiendo “V/H/S Viral” no solo va de más a menos sino que al final te sientes estafado y víctima de una tomadura de pelo. Una historia y media buena, algún detalle correcto y buenos efectos especiales, no compensan los desmanes del típico “coge el dinero y corre”. A mí no me vuelven a pillar…

Featured image     /    Featured image

Anuncios

ABC OF DEATH 2 – Varios – 2014 – Terror/Comedia negra

Featured imageBueno, pues le llegó el turno a una de esas películas que despiertan el mismo interés que un semáforo en ámbar en una rotonda. Es decir, nada. La primera parte dejó más sinsabores que satisfacciones, tanto que sus responsables enseguida esgrimieron excusas de falta de presupuesto y producción precipitada para justificarse, pero en muchas historias se veía claramente el cártel de “Coge el dinero y corre”. ¿Pasaría lo mismo con esta?

Lo primero que hay que decir es que aquí hemos visto reducido el número de nombres importantes, algo que parece no importar mucho vistos los resultados. Lo segundo, que se ha reducido un tanto el mal gusto –y no solo de boca- que contenía aquella. Pero más que sintetizar la película, dada su singularidad, voy a diseccionar uno por uno sus segmentos; brevemente para no aburrir, pero individualmente para ser más justo.

A: Un buen arranque. Lo que parece un tramo de una película de acción se convierte en algo verdaderamente de género. Divertidísima.

B: El tejón mutante. Divertida y con mala leche. Bien sin más. Le falta “algo”.

C: Historia vista mil veces de culpables/inocentes. Lo mejor, los FX.

D: Surrealista, inquietante y un tanto repelente. Animación mediante figuras realizadas con ceras muy viscosas no apta para todos los estómagos.

E: ¿Qué pinta esto aquí? Humor negro entre náufragos algo previsible. Buena realización, pero un tanto fuera de sitio.

F: Otro sketch fuera de lugar. Es muy bueno, pero con más mensaje que efectismo. Reflexión sobre las relaciones israelís/árabes mediante una fábula sentimental.

G: La pareja de los abuelos de los “Teleñecos” meets el surrealismo de “Muchachada nui”, pero sin el humor de estos y con elementos de género metidos con calzador para que encaje en la película.

H: Animación mediante trazos con una historia muy endeble, innecesaria y reiterativa. Menos mal que es corta.

I: De los poquitos “nombres” de la película. El filipino Erik Matti nos trae un corto de una familia que espera heredar de una matriarca dura de pelar. Divertido aunque deja con ganas de más.

J: Lo que parece un panfleto gay en contra de la religión se convierte en uno de los mejores segmentos de la colección gracias a recurrir a ese género fantástico que muchos de los colegas realizadores del conjunto olvidan.

K: Contrariamente este sketch empieza bien para terminar mal. Una idea fantástica –en el doble sentido de la palabra- acaba mal por recurrir al surrealismo menos justificable.

L: No entiendo qué pinta este episodio aquí si no es para justificar un origen más exótico de lo normal, Nigeria. Sí, mucho sabor ochentero, pero es que es deficiente en todos los aspectos. Venganza tribal por medio de un ¿monstruo? racial. Bufff…

M: Un zombie y un final que debería ser sorprendente y cómico, bajo una constante cámara lenta se convierte en algo pretencioso. Aburrido.

N: Encuentro en Halloween. Previsible y sin garra. Como otros tantos segmentos, mostrar una o dos muertes no justifica su presencia aquí.

O: Juicio a una viva en una sociedad zombie. Original pero soso.

P: El peor sketch de todos. Un WTF en toda regla. Un “Coge el dinero y corre” vergonzoso. De ser yo el responsable no lo hubiese añadido.

Q: Una prueba de inteligencia con un objetivo previsible. Con el factor sorpresa eliminado se hace largo. Y eso que dura dos minutos…

R: Elegante Ruleta Rusa a la que le falta un buen remate. Eso, y que lo de pertenecer al género se lo pasan por el forro.

S: De lo mejorcito del conjunto. Un “tecno-slasher” condensado en pocos minutos con final sorprendente. Violento pero efectivo.

T: Si estuviésemos en los noventa tendría gracia. Ahora, no. La venganza de una modelo de la que quieren abusar.

U: Vincenzo Natali nos trae una parábola sobre el futuro de nuestra sociedad y los estándares de belleza. Aunque no es nada nuevo –sobre todo es previsible- se nota que hay alguien con medios detrás.

V: A un macarra le sale el tiro por la culata cuando intenta jorobar a su amigo mientras este habla mediante una video llamada con su novia. Sketch violento casi pornográfico que te deja indiferente y con la pregunta de: ¿a santo de qué?

W: Otro de los cortos estrella. Un estupendo homenaje con mucha pasión friki y mala leche a los “Master del Universo” y demás producciones de sci-fi setenteras. Se hace hasta corto.

X: Un xilofón como protagonista. Previsible no, lo siguiente. Haría falta algo más para aparecer aquí, imaginación por lo menos.

Y: Surrealismo japonés a merced de una reflexión sobre la rebeldía juvenil. Me esperaba algo más de un tipo tan veterano como Soichi Umezawa que por momentos roza la chabacanería.

Z: Una mujer embarazada espera a su marido 13 años comiendo solo guisantes y algún que otro… conejo. Buen cierre con una historia que podría haber firmado Cronenberg. Eso sí, un poco… indigesto.

Y nada más, en líneas generales mejora a su primera parte, pero tampoco mucho. No resulta tan vulgar y hay menos cortos “aficionados” a pesar de contar, como he dicho, con menos “nombres”, pero aquí peca de que muchas historias no encajan con el espíritu de film de terror.

En todo caso, a mí no me vuelven a pillar en el caso de una tercera entrega. Para perder dos horas y media –tres horas si cuento el tiempo invertido escribiendo esto- las puedo gastar en leer un buen cuento de Poe o Lovecraft.

Featured image   /   Featured image