Archivo de la categoría: Mad Doctor

Tráiler e información para “Puppet Master: Axis Termination”, el cierre de la trilogía “Axis”.

Ya tenemos tráiler para la que es la nueva entrega de la saga Pupet Masters, endiablados muñecos que nunca parecen cansarse de hacer maldades. La saga dio inicio en 1989 con un guion escrito por Charles Band, quien es ahora el guionista y director de esta nueva secuela que lleva por nombre Puppet Master: Axis Termination, y como curiosidad entre su elenco de desconocidos se encuentra el director de serie Z David DeCoteau (El grito de la momia).

Desde 1989, 12 (contando con esta última secuela) han sido las películas que nos han ido contando las tribulaciones y maldades de estos muñecos diabólicos. Productos de serie B que han logrado alcanzar el estatus de saga de culto por los fans del género en medio mundo, aun siendo estos productos de corte independiente con lo que eso conlleva, ósea, bajo presupuesto. Pero siendo sincero en lo técnico ese poco dinero da como resultado curiosas e inteligentes formas técnicas para ser creíbles a estos personajes.

Esta película resulta ser la que cierra la trilogía en la que los Puppet masters están en medio de la segunda guerra mundial y que diera inicio con Puppet Master: Axis of Evil en 2010, a la que le seguiría Puppet Master X: Axis Rising en 2012. Puppet Master: Axis Termination se estrenó el pasado día 15 de septiembre en los Estados Unidos.

Anuncios

“Scanners” el mítico film de David Cronenberg da el salto a la pequeña pantalla.

Ahora que muchos lloraran (no creo que tantos) la cancelación de la adaptación a serie de televisión de La niebla, la cual se queda en una sola temporada, basada en la novela del mismo nombre de Stephen King que ya fuera llevada al cine con mejor suerte, nos llega la noticia sobre otra adaptación para la tele de otro mítico film de terror.

Se ha confirmado que Scanners el film dirigido y escrito por David Cronenberg en 1981, tendrá su versión para la pequeña pantalla. Michael Ellenberg a través de la compañía Bron Studios, responsables de la adaptación a la tele del film Westworld, estará detrás de este proyecto junto a Media Res Estudios.

Los scanners son personas con poderes mentales mas allá de lo increíble. Uno de ellos de nombre Darryl Revok es el más poderoso de los que integran el grupo de 237 Scanners que andan ocultándose de la sociedad. El Doctor Paul Ruth descubre un scanner con más poderes que Revok y decidirá utilizarlo para acabar con el grupo.

 

THE DIABOLICAL – Alistair Legrand – 2015 – EEUU – Fanstamas

TheDiabolicalCreo que casi todos estaremos de acuerdo en que uno de los principales problemas del género del terror en la actualidad, sino el más importante, es la falta de originalidad. O una de dos, o se sigue una tendencia actual o se utilizan los tópicos de siempre.

Cuando se puso de moda el “found footage” todas las películas parecían que eran “found footage” con hospitales o casas encantadas de escenarios propicios. ¿Y qué decir de las pelis de zombies? ¿O de las de poseídas que sufrimos en este momento? Se agolpan unas tras otras provocando ya hastío en el respetable. Lo mismo sucede cuando nos encontramos a la típica familia que se traslada a una nueva casa, encantada, of course! o el grupo de jóvenes que se van juntos de excursión y de ‘repronto’… Pues eso. Y lo peor no es que utilicen estos referentes desgastados sino que se amparen en el homenaje como viene sucediendo en los últimos años para excusar la falta de ideas. ¿Nos toman por tontos?

Pero hete ahí que paradójicamente cuando un cineasta busca la originalidad, a lo mejor produce un efecto contrario al buscado. Ese es el caso de esta “The diabolical”.

El film arranca con uno de esos exponentes hiper-manidos a los que hacía mención unas líneas arriba: el de las casas encantadas. Aquí tenemos a una familia compuesta por una madre y sus dos hijos que son víctimas de una serie de apariciones… fantasmales.

El desarrollo es igualmente clásico: llega la noche y ¡ZAS!, ruidos, sustos y corre que te pillo. Aunque quizás este último punto es el que comienza a abrir la puerta si bien no a la distinción sí que al distanciamiento. Y es que las “típicas” correrías aquí son más efectistas, dando más sensación de peligro real. ¿Os acordáis de la primera vez que vimos aquellos zombies que corrían que se las pelaban en “28 días después”? Pues por el estilo. No llega al mismo nivel de sorpresa y sobre todo de tensión, algo de lo que también adolece un pelín la película, pero al menos aquí sí que no es un más de lo mismo.

El problema llega en su parte final, cuando toca dar explicaciones. ¿A qué eso os suena? Pues sí, otra vez se tropieza con la misma piedra. Al principio se ha jugado con nosotros al despiste, pero al final solo existe una única dirección. La idea es buena, a decir verdad, francamente buena: incorpora conceptos puramente de sci-fi, algo que siempre es de agradecer en el género del terror ya que le da más viveza, casi credibilidad, pero lo fastidia a la hora de dejar sin respuesta a más preguntas que las del cómo o el quién. Por ejemplo, el por qué.

Es difícil, como otras tantas veces, explicar a dónde quiero llegar con esto sin soltar un spoiler, por lo que solo diré que quedan demasiadas incógnitas como para que uno se quede satisfecho con las explicaciones.

Pero no todo es malo, o al menos, cuestionable. Por ejemplo, las interpretaciones no están mal, empezando por  los niños que no son los típicos repelentes y terminando por la madre de las mismas criaturas por mucho que, por otro lado, llame la atención. Y es que esta es la no menos típica “mami cañón”. Guapa, Ali Larter, es un rato, pero también, buena actriz por lo que su… vistosidad no chirría ya tanto. Y más cuando se requiere de cierto esfuerzo para hacer creíble el poso dramático de la historia, trasfondo que sin tener una importancia capital resulta a la postre necesario.

Otro aspecto apreciable son los efectos especiales, o mejor dicho, los efectos de maquillaje. Nuestros “fantasmas” no son los típicos de siempre: artesanales y viscosos, parecen sacados de una película de los ochenta, más cercanos a unos cenobitas de andar por casa que a esos espíritus etéreos que se llevan en la actualidad. Esto no puede gustar a los puristas, pero todo tiene explicación… O casi.

Resumiendo, “The Diabolical” como film de terror no provoca ninguna sensación más allá de la de entretener. No es extraordinario en ningún aspecto, pero al menos supera la impronta de telefilm a la que parecía estar destinada.

3de5

VILLMARK 2 – Pal Oie – Noruega – 2015 – Terror

Villmark2

Reseña escrita para Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/01/critica-villmark-2.html

2de5

DEAD STILL – The Booth Brothers – EEUU – 2014 – Terror

Featured imageReseña escrita para Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2015/09/critica-dead-still.html

Featured image   /   Featured image

THALE – Aleksander L. Nordaas – Noruega – 2012 – Terror/Fábula

Featured imageReseña escrita para Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2015/06/critica-thale.html

Featured image

THE LAZARUS EFFECT – David Gelb – 2014 – EEUU – Terror

Featured imageA veces ser cineasta es un acto de fe. Hay que tener mucha confianza en tu producto, sobre todo si, como en este caso, con una simple sinopsis ya estás diciéndolo todo. Porque… ¿a qué eso de que un equipo de investigadores que trabajan en un suero capaz de traer de nuevo a la vida a un fallecido lo hemos visto mil veces? Incluso da lo mismo la materia de la investigación; el esquema siempre es el mismo: algo sale mal y todos a correr.

La cosa se agrava si luego lo acompañas con un tráiler donde encima ya estás señalando a víctimas, consecuencias y demás detalles. Con ello, como decía al principio, ¡qué difícil es a veces creer en tu producto! Y ya no digo intentar convencer/atraer al público…

La solución, para al menos esto último, es contar con una serie de rostros más o menos conocidos con los que si bien no ejercer de reclamo, sí que dar una imagen de presunta confianza en el producto. Así en esta “The Lazarus effect” se cuenta con la participación de algunos actores que gracias a la pequeña pantalla se han labrado un nombre como Olivia Wilde, Mark Duplass o Evan Peters dejando atrás esa aura de serie B que trasciende de su historia.

Pero dejémonos de premisas y vayamos ya al grano.

En estos casos lo mejor que puede hacer uno –hablo de sus responsables- es saber lo que se tiene entre manos. Así, tanto su director el semi-debutante David Gelb como los guionistas Luke Dawson y Jeremy Slater –tampoco con mucha experiencia…- al menos no nos torturarán haciendo que lo inevitable tarde mucho en llegar, es decir, el que espere que el detonante de la historia se haga de rogar tras unos minutos iniciales aburridos –principal recriminación en el género a día de hoy- puede respirar tranquilo; es cierto que no ocurrirá enseguida, pero el buen manejo de la historia sorteará los temidos bostezos.

Una vez llegados al quid de la cuestión, la película tomará los no menos habituales derroteros en estos casos, nada nuevo como digo, pero al menos se demuestra esa fe o cuidado por el producto con el que comenzaba la reseña. Sin destripar nada, voy a más o menos esbozar las claves.

Para empezar, evidencia no ser un producto de serie B cuando saca a relucir discursos menos superficiales de los que cabría esperar cuando nos dibuja un panorama abierto al debate entre lo científico y lo espiritual que ya es habitual en los programas del mundo del Misterio. Por un lado nos hablan de la DMT, esa sustancia que segrega la glándula pineal y que…prepara a la muerte. Por otro lado, el concepto de cielo-infierno. Esto podría asustar a los que simplemente busquen un producto de género sin más consideraciones que el puro entretenimiento, por eso sus responsables solo han utilizado este asunto para crear incertidumbre respecto a la naturaleza del mal que afecta a la protagonista.

Así conjugan sin miedo conceptos y argumentos dispares que de otra manera no encajarían si todo estuviese más concreto. La gracia del asunto es que la puesta en escena se introduce en cierta forma en un Universo paralelo al de Stephen King con muchos guiños y parecidos razonables –mención inclusive a su “Cujo”- con el que entretener al personal.

Y sin que uno se dé cuenta, mediante el típico “corre corre que te pillo” y algunas muertes viscerales, la película se nos acaba. 1hora y 17 minutos… ¿para qué más? No da tiempo ni de aburrir.

Efectos especiales hay pocos y no muy espectaculares, más bien orientados a “adornar” que a servir de gancho, pero los que hay, al estilo de lo que podríamos decir de la película, son resultones. ¿Sustos? También pocos y previsibles. No es su mejor baza.

Antes de acabar destacar la labor Olivia Wilde. Tras su participación en el serial “House” ha aparecido en diversas películas intentando quitarse esa imagen de mujer gélida –y hasta diría frígida- que adoptó en la pequeña pantalla. Sin embargo, ha sido verla en esta película y cambiar mi impresión sobre la misma: tenemos ahí un pedazo de actriz mucho más caliente –nunca mejor dicho- de lo que parecía. Estupendo su trabajo.

Resumiendo; no sé si es un homenaje a las películas de experimentos, una serie B disfrazada de producción de primer orden o simplemente un film con las ideas claras y el objetivo de únicamente entretener; la cuestión es que “The Lazarus effect” a pesar de ser una copia de ideas muy manidas, te desconecta casi hora y media de tus problemas. A mí con eso me basta.

Featured image

THE HUMAN CENTIPEDE 3 – Tom Six – 2015 – EEUU – Comedia/Terror

Featured imageHace unos días un amigo nos proponía hacer una lista de nuestras 10 películas favoritas de terror de los últimos 5 años. Aunque me costó, ya que al principio no encontraba 10 títulos que me hubiesen gustado especialmente, terminé hasta dejando algunas producciones fuera. Una de ellas fue la primera entrega de “The human centipede”.

Alguno se echará las manos a la cabeza, pero yo creo que el film, lejos de connotaciones escatológicas, nos traía una propuesta original, sin olvidar las referencias nostálgicas –el típico “mad doctor”-, apelando a una pesadilla tan surrealista como posible. Y todo ello, con elegancia. Sí, la idea era asquerosa, pero en tu cabeza; la puesta en escena era limpia y formal. Genialidad en estado puro.

Luego llegaría la secuela y todo lo logrado se fue –nunca mejor dicho- por el retrete. Six abusaba del mal gusto y provocaba más arcadas que esa otra angustia de toda pesadilla verosímil de la primera entrega.

Cuando se anunció la tercera entrega, pocos fuimos los que no nos olimos lo que iba a pasar, sensación refrendada con el lanzamiento de su tráiler: le habíamos pillado el truco a su realizador.

Por muy provocador que sea mi tocayo Tom Six, no deja de ser un joven ambicioso más, y sabe que esa provocación conlleva, como poco, curiosidad. Así en esta tercera entrega vuelve a dar un giro de tuerca a la historia volviendo a cambiar los términos de la misma en cuenta a tono. La primera era un film de terror, la segunda, siendo francos, un experimento cinematográfico al estilo de esas rarezas que de vez en cuando nos ofrecen los proclamados “autores”. Ahora nos llega la tercera, y siendo como en mí es habitual, sincero, me parece que es una comedia.

Estoy seguro que ahora mismo una legión de hipócritas se estará llevando -¿por segunda vez?- las manos a la cabeza, diciendo que no tengo criterio, gusto o peor, corazón, pero así lo veo. Ahí van mis razones.

Tropelías en la película hay muchas, sí, pero no estamos ante un “Brubaker” más, estamos ante una producción que hace del exageramiento y la actitud gamberra su “leit motiv”. El que no se dé cuenta es porque quizás va predispuesto a criticarla. Igual que acusarla de violenta, machista, fascista, etc. etc. etc. etc.

Lo es, pero tomársela en serio no me parece una actitud de sentido común. Todo tiene su contexto y hay que valorarlo como tal. Se puede comparar con sus partes anteriores y dejarse llevar por las sensaciones recogidas diciendo si te ha gustado más o menos que aquellas, pero bajo mi punto de vista existen tantas diferencias entre unas y otras que es hasta complicado hacer una apreciación ecuánime.

He leído otras críticas que dicen que Dieter Laser sobreactúa un montón y que llega a poner de los nervios. Sobre lo primero nadie puede discutirlo: sobreactúa, pero sobreactúa a propósito. Sin poder recurrir al efecto sorpresa, sus responsables se han apoyado en otros factores provocadores y este es uno de ellos. Comprendo que pueda ponerte de los nervios, pero si te lo tomas de otra manera, te partirás de risa como un servidor. Hasta mi señora esposa –ahora que no me oye- que para estas cosas es bastante… ¿rancia? (!!) le pilló la gracia.

No pueden faltar las notas escatológicas y gores –a decir verdad pocas, y gracias- pero en ningún modo llegan al grado de mal gusto de su segunda parte.

Yo, unipersonalmente, hubiese recortado un poco la película pues con hora y media para lo que cuenta, le basta, pero como tampoco me aburrió no le acusaré de nada.

Resumiendo; esta tercera entrega del ciempiés humano dista bastante de sus antecesoras, mutando hacia una comedia gamberra a la que no hay que tomar en serio para entenderla. Provocación sin ganas de ofender, solo de no dejar indiferente. Para mí, mejor que la segunda, pero infinitamente inferior que la primera.

Featured image

WAX – Víctor Matellano – España – 2014 – Terror

Featured imageCon “Found Footages” por everywhere, España no podía ser menos. Ahora nos encontramos con una nueva producción realizada de cara al exterior al más puro estilo Filmax. La diferencia, adelantando conclusiones para el que no quiera seguir leyendo, es que de las producciones de la Filmax a esta, hay como tres o cuatro escalones de diferencia en cuanto a calidad. Para mal, claro.

Nada más empezar hay una frase que es muy esclarecedora: «Los museos de cera no dan miedo, todo es a causa de las películas de terror» Pues más en el clavo no han podido dar: esta película se aprovecha de esos otros títulos, ya que más que terror, lo que da es risa.

Lo primero que llamará la atención del respetable son las interpretaciones. En la película hay mucho nombre importante, reclamos para los más incautos, pero la historia, situaciones y la realización se han encargado de cavar la tumba de estos y de la propia película.

El principal problema para muchos será su protagonista Jimmy Shaw, al que hemos visto ya en muchas producciones televisivas patrias y que no deja de ser un actor decente, capaz de interpretar a este personaje y a otros mucho más difíciles; sin embargo aquí sobreactúa que da gusto a raíz de situaciones ridículas. Por si fuera poco, la edición española –recordar que fue rodada en inglés para abrirse puertas en otros mercados- se “beneficia” de uno de los peores doblajes que he podido oír en mi vida, con lo que el resultado es todavía más cómico y desfasado. Jack Taylor con solo su presencia ya impresiona, pero flaco favor se le ha hecho con un personaje tan limitado. La presencia de Chaplin –el cómico guiño final dice a las claras lo ridícula que puede llegar a ser la película- es tan testimonial –ya ni hablo de Naschy- que ni se le puede evaluar.

Y es que la película, siendo un “found footage”, se reduce a una segunda mitad llena de correrías por el museo de cera de marras sin ambientación ni sentido: el malo siempre encuentra a su víctima, este huye y vuelta a empezar. La primera mitad, para el que lo quiera saber, es una desustanciada mezcla de cortes de vídeo entre el villano haciendo tropelías para convertirse en un nuevo Hannibal y retazos “románticos” del protagonista, aburridos y en plan relleno.

Los efectos especiales corren a cargo de otra personalidad con nombre como Colin Arthur, pero lamentablemente en este apartado el film también hace aguas. Algunos son tan, simplemente, de aficionados que resultarán un insulto para los espectadores.

Para acabar y que no todo sea malo, es plausible que se haya querido buscar un desenlace… ¿diferente? pero la película ya arrastraba suficientes carencias y defectos como para tenérselo en cuenta para bien.

Resumiendo, “Wax” es una película a la que le falta mucha calidad en demasiados apartados como para que ser considerada una película comercial. Si encima es aburrida y da más risa que miedo, ya lo estoy diciendo todo. Hace veinte años hubiese sido mediocre, ahora no llega ni a un mínimo exigible. Lo del doblaje, de verás, es para hacérselo mirar…

Featured image   /    Featured image

TUSK – Kevin Smith – EEUU/Canadá – 2014 – Comedia/Drama/Thriller

Featured image“Tusk” figuraba en muchas de las listas de lo mejor del 2014, incluso se llegó a rumorear su nombre para algunas nominaciones a los Oscars. No en vano mucho se habló de ella cuando el proyecto comenzó a rodar gracias a la… nueva y sorprendente apariencia de Haley Joel Osment o la participación de Johhny Depp.

Particularmente, en lo que a mí respecta y mis “alrededores” hasta mi compañera Miss Terror en el blog “Nido de Cuervos” la incluyó en su Top Five anual. Yo, no la situaría tan alto aunque es cierto que estaría entre las que más me han gustado, pero me resultaría excesivo premio para una producción que es difícil tomársela en serio. Y es que por muy cruel que sea la historia que cuenta no deja de ser una fábula negra sin más objetivo que entretener.

Alguno la ha tachado como una parodia de los “Mad Doctors” siguiendo la estela de “El ciempiés humano”. Yo añadiría “La piel que habito”. Es cierto que ambas afirmaciones son superficiales, y apelando más al efecto que a la causa, pero no hay que buscarle tres pies al gato. Estoy seguro que esos sesudos profesionales que tienen que justificar un salario dirán que es una parábola sobre los nuevos medios de comunicación y la distorsión de la realidad que hacen estos en pos de unos objetivos poco saludables, ridiculizando a un tercero, pero esto además de ser un discurso sobrio, aburrido y políticamente correcto, solo refleja que uno no tiene ni idea de esta realidad. ¿O es que muchos no asumen ser motivo de mofa a cambio de esos cinco segundos de fama? ¿Es entonces “Tusk” una trampa para gafapastas, culturetas y sabelotodos?

En todo caso, como decía, no hay que buscarle los tres pies al gato, ni buscar fantasmas donde no los hay… “Tusk” es “únicamente” una comedia con muy mala leche, que se ceba en el dolor humano transformando la tragedia en risas, algo que puede no gustar a la mojigatería reinante en esta sociedad hipócrita. Sin embargo, ¿quién se toma en serio la película como para echárselo en cara? La historia es tan tremebunda, que el que se tome como una ofensa la deshumanización que desprende, debería hacérselo mirar.

Lejos de su trama, hay que apreciar la película como lo que es. Teniendo en cuenta lo limitado de su contenido, los flashbacks cantan por “soleares” que son rellenos -lo peor del film para mí- pero por lo demás es casi perfecta. Smith juega con la cámara ofreciendo desde escenas divertidas a otras más a tono con el género al que pretende imitar, y sabe, como siempre, depositar su confianza en los actores para que saquen lo mejor de sí mismos. Michael Parks se sale; por el contrario Johnny Depp… cansa ya. Me sabe mal, pero se está convirtiendo en una parodia de sí mismo, al estilo de lo que ocurrió con Jim Carrey a mediados de los noventa.

Los efectos especiales, a pesar de la autoría de Robert Kurtzman, son bastante cutres, ganándole la partida la dirección artística. Solo hay que ver ese estudio de grabación con detalles frikis… La fotografía y esa banda sonora con esos zumbidos tan característicos de Smith en su postrera etapa fictioner, convocan una apariencia sólida y alejada de la factoría de serie B en la que algunos quisieran encuadrarla.

Resumiendo, “Tuck” es una caricatura del género, un puñetazo sobre la mesa más estudiado de lo que parece. Algunos la tacharán de gamberra y otros de irreverente, pero es un ejercicio (in)sano que demuestra cómo aún se puede ofrecer frescura dentro de un tema que parecía agotado. Encontrar más matices y detalles, es algo que dependerá del grado de complicidad de cada uno.

Featured image  /   Featured image