Archivo del sitio

SADAKO VS KAYAKO – Kōji Shiraishi – 2016 – JP – Terror

sadakovskayako
Reseña escrita por esta casa para el Blog hermano “Nido de Cuervos”

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/11/critica-sadako-vs-kayako.html

2de5

 

Anuncios

SADAKO 3D 2 – Tsutomu Hanabusa – Japón – 2013 – Terror

SFeatured imageoy masoquista. Es una manera de hablar, claro, pero me puse a ver la secuela de la “Sadako 3D” original cuando aquella, francamente, me había parecido un bodrio. Sin embargo primaba más mi fidelidad a la franquicia y, en menor medida, mi interés por informar que mis reticencias a verla. Y es que claro, ya no es solo el mal recuerdo de aquella sino que para mayor desánimo, Koji Suzuki, creador del Universo “The Ring”, fue apartado del proyecto y sin embargo el verdadero culpable para mí de los horrores… perdón, errores de aquella como fue su inexperto director en el género Tsutomu Hanabusa, fue cual entrenador de fútbol ratificado permitiéndosele repetir en su puesto en esta secuela. Vale que no lo hizo mal de cara a la taquilla, pero… si estás sacrificando la carrera comercial por la artística/crítica, mal empezamos.

Y es que lo de “mal empezamos” me viene que ni al pelo ya que en su primer minuto ya estaremos bufando de la indignación. A ver… ¿no habíamos quedado en que Akane –la protagonista de su parte original- se sacrificó por salvar a su amado Takanori? Pues entonces, ¿qué hace este en un pasillo de un hospital esperando a que esta dé a luz? De risa, y algo que dice muy poco a favor del nuevo equipo de guionistas; de los guionistas, ya que de su director, ya hablé bastante mal en su momento…

Así es que perdido entre preguntas tipo “¿Qué hago viendo esto?” y sentencias al estilo “Si yo ya lo sabía”, te asalta una escena al segundo siguiente con la que decides darle una última oportunidad a la película. Y es que la “Sadako 3D” original fue tan fallida en el aspecto efectista, que aquí simplemente con que en el minuto dos consigan darte un susto ya te lleva a pensar que algo ha cambiado. La cuestión es si será suficiente…

Para empezar –o mejor dicho, para continuar- parece que se ha mandado a la mierda –perdón por lo vulgar de mi lenguaje- todo aquel rollo del vídeo maldito que al final no venía a cuento. Total, si no hemos de dar explicaciones, qué más da eludir toda excusa. Así, uno se suicida porque sí, y ya está. Vaaaaaale, es un mal recurso, pero puestos a errar, mejor no restarle ritmo al asunto.

De tal guisa la primera mitad del film se inspirará más que en la propia obra de Suzuki y Nakata, en otro clásico del terror, en este caso occidental como es “The Omen/La profecía”, aunque claro, lo del niño/a diabólico ya es una figura sobradamente universalizada.

En esta parte o fase, la película estará cargada de sustos ahora sí bastante efectivos. Los efectos especiales, tan descuidados en la parte original, se muestran algo mas trabajados y su realizador Hanabusa parece haberse visto un buen puñado de pelis de género y “aprendido” algunos trucos. No dará miedo, pero al menos se parece más a lo que uno espera en un film de este tipo y arraigo. Otra cosa es que se parezca a la matriz de la franquicia…

A este respecto, no, no os hagáis ilusiones; el film sigue los derroteros del género en los últimos años y si bien consigue acercarse al minimalismo instaurado por Hideo Nakata, no consigue las mismas cotas de credibilidad por mucho que además la segunda parte tome derroteros muy reconocibles. Me explico.

Tras el festival de sustos, la historia toma un cariz mucho menos fantástico recuperando, o mejor dicho, resucitando personajes de su primera parte para buscar una explicación a lo sucedido allí y poderlo enlazar con más tranquilidad. Con ello también cambia el tono, buscando ese sentimentalismo que reconocemos en otras obras de Suzuki con las relaciones filio-paternales como vórtice de las emociones. Y daros cuenta de cómo cambian las cosas que si bien la presencia del maestro Kenji Kawai en la primera película de esta especie de “reboot” ni se apreciaba, aquí cobra tal protagonismo que es el vehículo propicio para transmitir lo que sus responsables se habían propuesto. Es cierto que no lo consiguen, ya que todo resulta tan artificial como forzado con ese cambio de registro repentino de la niña, pero las intenciones son buenas.

Otro de los factores que impiden el buen funcionamiento de esa humanización de la pequeña antagonista y la película es el brusco montaje en su parte final que hasta da la sensación de haber sido modificado a posteriori. Vamos que están los dos hermanísimos viendo a la pobre Akane y un segundo después estamos buscando junto a la heroína a su sobrinita que ha desaparecido de la guardería… El cambio es tan tosco, apoyado encima de un extraño filtro, que uno ya no sabe si aquello es un “flashback” o un recurso onírico. Como luego encima a partir de ese momento se precipita –nunca mejor dicho- el desenlace, ya no hay ni transición ni tiempo para el sosiego. Hanabusa habrá mitigado algunos errores, pero siguen viéndosele carencias en el género.

Eso sí, algo gordo se ha subsanado: el de echar constantemente cosas al espectador a la cara con tal de aprovechar el 3D. Aquí ya se ha asumido que no es necesario y no hay necesidad de especular con ello.

Resumiendo; aunque superando en sensaciones a su predecesora, “Sadako 2 3D” no deja de ser un film de terror más, con sustos y pocas explicaciones. Se deja ver, pero muy lejos del fenómeno que supuso “The ring”.

Akane y Takanori tuvieron una hija de nombre Nagi. Tras dar a luz, Akane murió y ahora, cinco años después, por motivos de trabajo es su tía Fuko la que cuida de la niña. Un día una serie de extraños suicidios, al igual que los acontecidos años atrás, comenzarán a sucederse. La policía empezará a investigar, y pronto para su sorpresa averiguarán que las muertes tienen relación con Nagi.

Featured image

SADAKO 3D – Tsutomu Hanabusa – 2012 – Japón – Terror

Featured imageCon la llegada del nuevo milenio las palabras “REMAKES” y “REBOOT” se han hecho muy populares en la jerga cinematográfica. Los aficionados achacamos este… mal a la falta de ideas de los guionistas y oportunismos de las productoras, mientras que estos en su defensa esgrimen que todo se debe a un REacondicionamiento de las historias hacia esas hornadas de jóvenes espectadores pertenecientes a nuevas generaciones y bla, bla, bla…

Lo que está claro es que con esta excusa lo que REalmente nos estamos encontrando son productos REmatadamente malos. Así, a lo bruto, sin excusas. Sobran los ejemplos, y por mucho que, como en este caso, algunos títulos funcionen bien de cara a la taquilla, sabemos que pocos se salvan de la quema. Este es un nuevo ejemplo.

En “Sadako 3D” nos encontramos con, ya no una, sino dos tendencias muy en boga que definitivamente terminan por marcarla. La primera es como venimos diciendo, ese “REBOOT”, y la segunda, la de las producciones realizadas con tal de explotar el sistema 3D. Pero por pasos.

“The ring” es un clásico de los de quitarse el sombrero. Particularmente para mí, es la mejor película de terror de todos los tiempos. Podéis estar más o menos de acuerdo, pero es indiscutible que es uno de los títulos señeros del género y no solo a nivel asiático. Solo hay que recordar sus “REMAKES” norteamericanos y koreanos así como las distintas secuelas para reconocer que no estamos ante una medianía.

Pues bien, en el 2012 Koji Suzuki, creador del Universo “The Ring”, sacó a la venta la novela “S” con tal de REvitalizar su carrera –y bolsillo, claro- cuestión que aprovecharon los siempre dispuestos productores para RElanzar la franquicia. Sin embargo, si uno coteja fechas se dará cuenta de que unas están tan cerca de otras que le puede asaltar la duda de, ¿qué fue primero, el huevo o la gallina? ¿Casual o conveniente?

La cuestión es que la saga “The Ring” tenía que ponerse al día y qué mejor parapeto para los productores que escoger de nuevo a Suzuki como guía ya que además de… ¿adaptar? su novela ejerce aquí de guionista, así si la cosa iba mal, siempre se podía echar la culpa a este sabiendo que se iba a ser algo indulgente con él. Eso sí, una cosa es ampararte en Suzuki y otra que elijas a Tsutomu Hanabusa como director. Pero esa es otra historia…

A día de hoy, ¿a quién le vas con el cuento de una cinta de VHS? ¿Un DVD? ¿Blu-Ray? Sería difícil de justificar que alguien grabe algo con su cámara y luego lo difunda. Aunque claro, si fuese por justificaciones y sentido común…

Aquí se recurre a lo actual: los vídeos en redes sociales vía ordenador o teléfonos móviles. Con ello, pues por un lado se desvirtúa en parte la historia original como por otro se acerca a otro films e incluso también franquicias como la de “Llamada perdida” restándole carácter al film. ¿No era “The ring” el estandarte del género de terror contemporáneo? Pues eso de ir a rebufo…

Claro, también es verdad que la necesidad es la necesidad, y por eso abocados a recurrir a las nuevas tecnologías, se ha intentado romper con la “leyenda” vinculada al fenómeno Sadako –el video, la llamada, el tiempo de espera, etc.- pero sin perder las raíces mostrándonos el pozo. Pero hete aquí que hasta en ese punto han metido la pata. ¿El pozo no estaba debajo de una cabaña en Izu? Es una pregunta retórica ya que de sobras sé que sí.

Hasta en eso se falla por mucho que parezca beber de los orígenes. Aunque claro, si pensamos que esto importa realmente tan poco como el porqué, cómo, quién y demás cuestiones que deberían haberse hecho sus responsables al afrontar esta película… Te presentan el problema sí, pero se olvidan luego de dar explicaciones. Y ya no es tanto su contenido como su puesta en escena, y aquí es donde entra en juego Tsutomu Hanabusa.

Poner al frente del proyecto a un tipo que solo había hecho comedias y adaptaciones de mangas juveniles es como poco curioso. Iría más allá y diría que incomprensible y hasta incoherente. Pues eso, así ha salido la película…

Para empezar, se nota que se ha hecho, como decía al principio, para las nuevas generaciones ya que casi todos los personajes son jóvenes. Luego, ¿estamos ante un film de terror? Yo diría que casi más de sci-fi. Eso de que la protagonista “luche” contra Sadako se acerca más a un mal “survivor-horror” o a un film de súper-héroes que a lo que uno espera en una digna sucesora de la saga. ¡Pero si esta es una Siryn (la hija de Banshee) cualquiera! Sin olvidar las notas románticas…

Y ya no es enfrentarse a Sadako, es que miedo, sustos al menos, nada de nada. Y qué decir de la ambientación… Toda aquella atmósfera insana, minimalista, creíble al fin y al cabo ha sido sustituida por luces de neón y hasta ¡girlbands! Por Dios… hay escenas que producen hasta la vergüenza ajena como esa en la que aparece el ayudante de policía con una peluca.

Los efectos especiales encima ponen su granito de arena provocando que el conjunto dé más pena. Y aquí es donde unimos esa segunda tendencia de la que hablaba al principio, la del 3D.

Aquí no se cansan de tirarnos cristales a la cara, asomar brazos y manos o enchufarnos a la fuerza unas mariposas que no hacen otra cosa que edulcorarlo todo aún más. ¿No habíamos quedado en que era una película de miedo? Si al menos fuesen polillas… Ridículo.

Y para terminar, las interpretaciones. De lo peorcito visto en los últimos meses.

Resumiendo, “Sadako 3D”, lamentablemente no le hace los honores a un título y hasta personaje que merecía una mejor atención. Film de terror para adolescentes bobalicones con ínfulas de modernidad mal entendida.

Tras la emisión de un vídeo donde un artista supuestamente se suicida, una legión de muertes, de igualmente “suicidados”, comenzarán a llevar de cabeza a la policía. Cuando una de las alumnas de Akane muera víctima también del supuesto vídeo maldito, esta descubrirá que ella tiene un papel importante en el misterio…

Featured image