Archivo del sitio

“The House With a Clock in its Walls” lo nuevo del director Eli Roth (Hostel/Cabin Fever).

The House With a Clock in its Walls es la nueva película del director y actor ocasional Eli Roth, autor este tras las cámaras de películas del género del terror como Hostel, Cabin Fever, Toc Toc o Infierno verde. Es verdad que pese a su buen inicio en este género sus últimas propuestas dentro del mismo han sido más bien mediocres. Ahora esperemos que Roth con este nuevo trabajo salga a flote.

Este nuevo proyecto del director norteamericano es la adaptación de la novela del mismo nombre obra de John Bellairs. La trama que adaptara el propio Roth de The House With a Clock in its Walls nos cuenta la historia de un niño de 10 años que tras quedarse huérfano se va a vivir a casa de su tío, en esa  casa el pequeño descubrirá un secreto que puede costarle la vida.

Un curioso reparto en el que integra este proyecto, encabezado por el actor Jack Black (Jumanji-remake), la actriz Cate Blanchet (Thor Ragnarok) y el actor Kyle MacLachlan (Twin Peaks). Hay que recordar que Kyle MacLachlan fue en 1987 el co-protagonista junto a Michael Nouri de Hidden (Oculto) un clásico de la ciencia ficción-terror dirigido por Jack Sholder.

House-With-Clock-In-Its-Walls-2018-Release

 

 

Anuncios

CLOWN – Jon Watts – EEUU – 2014 – 2014 – Terror/Comedia negra

Featured imagePara empezar creo que el señorito Eli Roth es una de las figuras más sobrevaloradas del género. Su popularidad –ni se me ocurriría decir prestigio- se la debe a otro niño mimado como Quentin Tarantino, de ahí que la utilización de su nombre para promocionar esta película casi haya causado en mí un efecto más negativo que positivo.

Por esa razón cuando digo que esta película me ha gustado, debéis ponerlo en verdadero valor.

La gracia –nunca mejor dicho- de esta película es que no es un film de terror al estilo de los que han caracterizado la carrera de Roth, algo lógico por otra parte ya que aquí solo ejerce de productor (bueno, y de doble del payaso…). Pero es que si nos ponemos, “Clown” no es una película de terror al uso, y mucho menos si nos centramos en la figura de un payaso siniestro.

“Clown” es una comedia negra, negrísima, cruel y salvaje, pero busca más la complicidad del espectador en la burla y el morbo que en el peligro y connotaciones fantásticas del film.

De hecho, bajo esa superficie cómicamente sangrienta nos encontramos más un personaje del que compadecernos que de tenerle miedo. Vale, exagero porque el tipo según va avanzando la película va convirtiéndose en un monstruo, pero sus responsables ya se han guardado la baza de la compasión para no convertir el film en un “sálvese el quién pueda”.

Pero son los detalles los que hacen que la película en un principio llame la atención del respetable, como por ejemplo esa leyenda que cuenta el origen del “payaso” que es tan ridícula que hasta hace gracia. ¡¿Y es que a qué aficionado al género no le gusta que le saquen un grimorio lleno de grabados siniestros?! Y si encima viene de la mano de un actor con tanto carácter como Peter Stormare, más “creíble” y divertido si cabe.

Y ya no es tanto la propuesta como algunas intenciones. Por ejemplo, resulta refrescante que la película haya dejado atrás esas mojigaterías y leyes no escritas, incluso sin depender de su clasificación comercial/moral, de salvaguardar a los más pequeños de la casa llegando incluso abusar de una cierta crueldad hacia estos con tal de que el público más gamberro se regocije en el barro políticamente incorrecto cual cochino en su pocilga.

Lamentablemente, la película muere como muchas otras en la orilla sin llegar a convertirse en un film ejemplar. Y es que tras ese arranque y desarrollo refrescante y divertido la película termina cogiendo esos derroteros más trillados y previsibles del clásico “corre que te pillo”. Otra vez sale a relucir la siempre recurrente excusa del sabor ochentero, pero cuando la película te ha estado dando tanto y tan bueno, pues eso, suena a excusa.

Detalles como el perrito Sombra, algunos secundarios, algunos guiños, los efectos especiales… estoy empezando a cambiar de criterio respecto a Roth, aunque más en su faceta como productor.

Resumiendo, “Clown” como película de terror formal, quizás no guste a todo el mundo, pero como comedia negra, corrosiva, tiene los suficientes alicientes como para ser una película que merece ser vista. Lástima de último tercio ya que hubiese apuntado a más. Eso sí, franquicia segura.

Featured image

THE SACRAMENT – Ti West – EEUU – 2013

Empalmo esta película de Ti West tras dejar otra de sus –decepcionantes- obras como fue “Huéspedes”, y de nuevo la acojo con expectativas gracias a sus buenas críticas; sin embargo yo no sé qué buena prensa tiene este tipo y su socio Eli Roth, pero la verdad es que… “The sacrament” se presenta como el enésimo “Found footage”, centrado en este caso en una comunidad religiosa tutelada por un predicador.

Bajo esta excusa hasta el lugar se dirige el hermano de una de las pertenecientes a la comunidad junto a dos especialistas en documentales.

Pues bien, como eso mismo, como documental, la película es encomiable: un drama que trata con crudeza la convivencia y posterior “juicio final”, pero como film de terror… NADA.

Confieso que un par de escenas te ponen un nudo en la garganta, pero no debido al terror sino a la tragedia que se vive. Por otro lado las interpretaciones son soberbias, pero esto no mitiga otros errores como la tomadura de pelo en cuanto a la “cámara al hombro”.

Hay escenas en las que se saltan a la torera la perspectiva subjetiva, en primera persona, para acoger el film con diferentes cámaras, ángulos y zoom aunque eso sí, no se olvidan del “tembleque” para hacernos creer que sigue alguien ahí detrás. Dicho todo así, uno podría aun hacerse el ánimo a verla, pero debo avisar antes que para que la película coja interés, hay que esperar una hora. Hasta ese momento, como decía, un documental y aburridillo para más señas.

Resumiendo, como documental, thriller o drama “The sacrament” es un producto correcto; sin embargo como film de terror es poco menos que un insulto a la inteligencia del público, una manera de abrirse puertas de manera deshonesta.