Archivo del sitio

No habrá tercera temporada para “El exorcista”, Fox la cancela.

La serie de televisión El exorcista, protagonizada por el actor mexicano Alfonso Herrera (Tomás Ortega) y Ben Daniels (Marcus Keane), no tendrá tercera temporada pues ha sido cancelada tras su segunda temporada según un comunicado de la cadena Fox.Es una pena pues para un servidor la serie no siendo una joya la verdad es que me gustaba bastante.

La serie basada en la icónica cinta homónima de terror de los 70 dirigida por William Friedkin, que tras su éxito dio origen a tres secuelas, sobrevivió a una primera temporada que no daba buenos augurios para ser renovada por la falta de audiencia pero Fox le dio una nueva oportunidad y consiguió una segunda temporada la cual parece que no ha logrado satisfacer a los responsables de la cadena.

En la segunda temporada se presentó una historia totalmente diferente a la vista en su primera temporada en la cual ya no salía el personaje de Geena Davies y cuya trama original era una secuela de la vista en el film clásico.
The-Exorcist

 

Anuncios

Crítica de la segunda temporada de “El exorcista”.

THE EXORCIST (2ª Temp.): Terminada. Si la primera temporada fue, nunca mejor dicho, fuera de serie, sorprendiéndonos con una de las mejores producciones de género hechas para la televisión no solo por la calidad sino por el respeto con la obra original, la segunda, ya desde un plano novedoso alejándose de la obra de William Peter Blatty, no ha defraudado.

La segunda temporada ha sido fantástica, y aunque en esta ocasión sí que hemos tenido algunos puntos en contra, cosa que no ocurría en la primera tanda de episodios, el nivel de satisfacción ha sido altísimo.

A favor, bajo mi punto de vista, le veo que tiene una de las parejas de protagonistas con más química que se ha visto nunca en la pequeña pantalla, y eso que en la TV hemos visto parejas memorables. Alfonso Herrera y Ben Daniels son dos pedazos de actores y sus personajes encajan de tal manera que es imposible verlos ya a uno sin el otro, situación que se aprovecha en ‘cierta’ parte de esta entrega.

Junto a estos, un inconmensurable John Cho. Acostumbrado a verlo en papeles menores como los de Star Trek o peor, en las aventuras de Harold y Humar, Cho se destapa como un actor de carácter con un papel que merecería cualquier premio de interpretación. El crecimiento y maduración de su personaje es absolutamente magistral.

Siguiendo lo dicho, un par de giros argumentales. El del quinto capítulo te dejará ojiplático y el que hace referencia a la revelación personal de cierto personaje… esbozar una sonrisa es poco.

Tampoco podemos dejar de lado las referencias. Nos encontraremos con un puñado de guiños al género, ya ajenos a la obra original. Es imposible, por ejemplo, no ver a Sadako salir de ese pozo del patio…

Por último, la carga emocional. Es cierto que es ‘fruta madura’ y cae por su propio pie, pero no por ello es menos efectivo. Igual queda muy abstracto lo dicho, pero no es cuestión de desvelar nada.

En el lado negativo, el lío que se hacen con las posesiones, espíritus, brujería, etc. No se ha sido muy realista y se recurre al efectismo para dotar de más espectáculo y acción a la trama, pero… ¿qué más da si el resultado es bueno, no?

Personalmente yo hubiese aprovechado más las condiciones de esa isla, y precisamente cuando se hace uso de ella nos aparecen en escena unas telarañas falsas que ni en una producción Z. No entiendo ese fallo.

Pero aún peor es la subtrama protagonizada por un desaprovechado padre Bennett y el pésimo ‘ratoncito de iglesia’… De relleno, es el único calificativo que le puedo poner a sus aventuras.

Resumiendo, a pesar de que es evidente que podría tener mejorías, nos encontramos con una serie imprescindible, de calidad y del gusto de cualquier aficionado al género. No decepcionará, al revés, encandilará.

el-exorcista-2

THE EXORCIST – 1ª Temporada – EEUU – 2016

Escribo estas líneas justo el mismo día que se conoce la noticia de la muerte de  William Peter Blatty, autor de “El exorcista” y a su vez director de la tercera entrega de la película en la que se basada su propia novela. Coincidencias.

Pero aquí no estamos para hablar sobre su figura sino sobre la serie de TV inspirada en el ya clásico. Poco se puede hablar de la relación de la misma con aquella con tal de no destripar más de una sorpresa, pero diremos que es agradable ver cómo aún hay respeto por las obras originales sin tener que quejarnos de las habituales tropelías por innecesarios remakes.

La verdad es que tengo que confesar que cuando surgió el proyecto no me llamó la atención, precisamente por eso mismo que mencionaba en el anterior párrafo. Ni siquiera las primeras opiniones favorables que afloraban en las redes sociales me hicieron cambiar de parecer. No fue hasta que el amigo David Dorado me aseguró que valía la pena –de su criterio hay que fiarse- cuando me decidí a darle la oportunidad. Y vaya si tenía(n) razón. “The exorcist” es una de las mejores series que se han podido ver esta temporada; es más, si nos circunscribimos al género hasta podríamos decir que una de las mejores que han pasado por la pequeña pantalla.

Ya no solo es esa… ¿fidelidad?  con la obra original –de levantarse a aplaudir ese par de guiños, el minuto musical de uno de los primeros capítulos y la llegada de cierto personaje a la casa de los protagonista recordando… no digo más- sino el desarrollo que va poco a poco in crescendo sin que por ello se le tache de falta de ritmo a ninguna de las entregas. Es cierto que quizás, por poner alguna objeción, igual sobraba algún minuto en algunas de las últimas entregas ya que pierde espontaneidad, pero lo compensa con contundencia.

Y es que la serie no se anda con chiquitas. Si uno de los problemas de estas producciones es la tibieza a la hora de afrontar las tropelías que sufren sus ‘héroes’ con tal de no limitarse la cuota de pantalla, en “The exorcist” no se querían quedar cortos y deseaban agradar a los aficionados con unas buenas escenas de terror, al ‘uso’ de lo que supuso –mira, me ha salido un pareado…- la de William Friedkin en su momento. Sin excederse en sangre pero buscando sensaciones, a sus responsables no les importa provocar el escalofrío apoyándose en la mala leche, lo escatológico y, claro está, buenos efectos especiales y/o de maquillaje.

Por lo demás, destacar el carisma de su pareja de protagonistas llegando incluso a superar la de los míticos Karras y Merrin por mucho que parezca un sacrilegio. Y es que estos dos no solo son y parecen humanos sumándose a los nuevos tiempos sino que, en especial Ben Foster, se destapa como un actorazo a descubrir. Soberbio.

Resumiendo, espectacular, conmovedora y adictiva. ¿Qué más quieres?

theexorcist