DISHOOM – Rohit Dhawan – 2016 – India – Acción/Comedia

Dishoom.jpgEl que más y el que menos ya sabe a estas alturas cómo es una película de acción de Bollywood, así es que perdonadme la soberbia, pero creo conveniente no enredar al que buenamente se haya acercado a esta reseña e ir al grano.

Y es que si como decíamos casi todos tenemos una idea de cómo es una película de acción de la India, voy a reseñar esta “Dishoom” destacando precisamente lo que la hace diferente de esa imagen de conjunto que tenemos; y es que por encima de prejuicios en algunos casos y frikismos en otros, el enésimo vehículo de acción de John Abraham se haya más cerca de una “Buddy Cop” occidental que de una producción india al uso, es decir, más cerca de una comedia que del habitual espectáculo exacerbado. Pero hasta en eso, en la mayoritaria parte de comedia nos encontramos con diferencias. Me explico.

Si comenzaba diciendo que casi todos conocemos las películas de acción de la India, no menos las particulares comedias del país. Con un humor que podría ser tachado de infantil pero paradójicamente políticamente incorrecto, los gags en las comedias, más veces de las deseadas, nos han hecho poner los ojos en blanco, tanto por lo grueso del humor como por lo errónea de algunas disposiciones que hacen burla del débil o de, sin ir más lejos, la mujer.

En “Dishoom” desgraciadamente no nos vamos a librar de ese mal extendido por el género y su filmografía, pero afortunadamente a ojos de este modesto reseñador, el humor es mucho más comedido, y esto tiene su parte buena y, contrariamente a lo que pueda parecer por lo que venimos diciendo, parte mala.

Buena, porque no es ese humor casposo que solo hace reír a los, y perdón por si alguien se siente ofendido, predispuesto a ello. Salvo esas llamadas al móvil del agente de policía diciéndole que opinan de él para un matrimonio concertado, pocos chistes o gags nos harán sentir vergüenza ajena. No es que sean un prodigio de humor inteligente; ni siquiera se puede decir que estén trabajados, pero al menos sí que son simpáticos, ‘humildemente’ agradables.

Y en esto entra en juego otro factor… digamos ‘diferencial’. Decíamos que el film puede encajarse en las “Buddy movies”. Pues bien, en este tipo de películas normalmente nos encontramos con una incompatibilidad de caracteres entre los protagonistas que son las que causan muchas de las situaciones chocantes. En “Dishoom” está claro que la pareja protagonista es divergente, pero no llega a los extremos de por ejemplo la comedia norteamericana donde uno de ellos, casi obligatoriamente, tiene que ser –con respeto- un ‘payaso’. Aquí Junaid/Varun Dhawan ejerce de agente de la ley torpe pero su falta de habilidad se puede achacar más a su inexperiencia que a algo premeditado para que ejerza únicamente de comparsa cómica. Además, es de aplaudir que su personaje vaya creciendo poco a poco y que en lugar de resignarse a ser un ‘suelta chistes’ más, tenga una buena motivación: ambición.

Y como decíamos párrafos arriba también nos encontramos con un parte no tan… ¿afortunada? Y es que el que espere llorar de la risa va, bajo mi punto de vista, mal encaminado. Ante ese ‘encorsetamiento’ para no parecerse a la mayoría, “Dishoom” se deja ver, provoca alguna sonrisa, pero de ahí a soltar carcajadas… Y eso que yo soy de risa fácil.

Quizás es que su director Rohit Dhawan, hermano del propio Varun, quería distanciarse de su padre David Dhawan, uno de los maestros del género de la comedia en Bollywood, pero sea eso o no, la cuestión es que a la película le falta algo de chispa.

Así es que por este lado, aunque yo creo que la cosa no está del todo mal, más de uno puede sacar a relucir la palabra “Decepción”, término que amenaza con más fuerza otro de los apartados de la película. Y eso que se suponía que era su punto fuerte. Estoy hablando de, como ya todos imaginareis, la acción.

Teniendo a Abraham como protagonista y, como decíamos, circunscribiéndonos al género que pertenece, uno se esperaría mucho guantazo, persecución, tiros y explosiones. Pues bien, la película solo tiene tres escenas de acción y no muy espectaculares que digamos. Sí, veremos volar algún coche y alguna ‘trola’ exagerada, pero poco mordiente. Por no haber no hay ni peleas. ¿Decepción? Pues espera, que hay más.

Si a un neófito le preguntamos por Bollywood, ¿qué es lo que nos dirá? ¿Películas con bailes, verdad? Pues “Dishoom” solo tiene tres números musicales y dos de ellos en los títulos de crédito de inicio y final. Y joroba cuando estos no tienen mala calidad, de hecho hasta me atrevería a incluir a “Sau Tarah Ke” entre lo mejor del 2016. Abraham parece ‘castigado’, pero Dhawan se confirma como uno de los mejores bailarines jóvenes del panorama cinematográfico del lugar. Ni qué decir, la guapísima Fernandez…

Ya para ir acabando, es cierto, el guión es imperfecto, siempre dependiendo de las casualidades –lo de que el dueño del perro sea…- pero también tiene aciertos, como por ejemplo que la primera mitad de la película, recurriendo a los flashbacks, no resulte tan lineal, entreteniendo, resultando fresca y hasta buscando curiosos guiños para el muy friki. Y es que qué Askhay Kumar haga un cameo parece hasta algo normal teniendo en cuenta las vinculaciones de amistad con su director y sobre todo Abraham, pareja artística de este en algunos títulos, pero la presencia de Akshaye Khanna adquiere otra dimensión si recordamos aquella estupenda “36 Chinatown” que protagonizaba y que utilizaba idénticos recursos en el caso que investigaba.

Un último detalle/chorrada… qué el prota esté siempre fumando, choca y mucho conociendo la constante propaganda gubernamental contra esta práctica.

Resumiendo, “Dishoom” es una película que apuntaba mucho más de lo que termina ofreciendo. Parece que lleva el freno de mano puesto en todo su metraje, y esto, para lo que es Bollywood, puede resultar decepcionante. En todo caso, entretiene y resulta simpática.

3de5

DOCTOR STRANGE – Scott Derrickson – EEUU – 2016 – Superhéroes

doctorReseña escrita por esta casa para el blog hermano Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/10/critica-doctor-strange.html

3de5   /     4de5

THE HANDMAIDEN/LA DONCELLA – Park Chan-Wook – Corea del Sur – 2016 – Drama/Thriller

thehandmaidenReseña escrita por esta casa para el blog hermano Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/10/critica-handmaiden-la-doncella.html

3de5   /    4de5

THE WAILING / EL EXTRAÑO – Na Hong-Jin – Corea del Sur – 2016 – Thriller/Terror

wailingReseña escrita por esta casa para Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/10/critica-wailing.html

4de5   /    5de5

THE VIRGIN PSYCHICS – Sion Sono – 2015 – Japón – Comedia fantástica

thevirginpsychicsReseña escrita por esta casa para el blog hermano “Nido de Cuervos”

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/10/critica-virgin-psychics.html

3de5   /   4de5

TRAIN TO BUSAN – Yeon Sang-Ho – 2016 – Corea del Sur -Zombies

traintobusanOtra de zombis. Dicho así podría ser el título de una película paródica al estilo de las franquicias que David Zucker nos ha estado regalando –o atormentando, según el caso…- en las últimas décadas, pero la cuestión es que, poniéndonos serios, todo lo serio que puede ponerse alguien que cree que hay que huir del drama, la expresión adquiere carices, eso mismo, dramáticos cuando los amantes del género en los últimos años estamos siendo las víctimas propicias de una moda que ha rebasado los límites de las tendencias para convertirse en una pesadilla de títulos mediocres, sin ideas y dudosas calidades.

El repiqueteo machacón de títulos ya no solo de películas sino también desde otros ámbitos se ha hecho tan incontrolable que uno termina rechazando sistemáticamente todo lo que huela –nunca mejor dicho- a muerto viviente. Sin embargo, siempre hay alguna producción que consigue colarse en nuestro ‘menú’ gracias a las referencias que nos llegan sobre todo desde las redes sociales; y ese es el caso de esta “Train to Busan”, film que por encima de mi querencia al cine asiático y más allá, su origen surcoreano, ha trascendido favoritismos y claro está, frikismos, llegando a convertirse en un producto viral permitiendo, y es lo que más me gusta, que muchos aficionados al género del terror ajenos a la filmografía oriental, abran la puerta a este cine sin denostados prejuicios.

Pero dejémonos de rollos que el que más y el que menos si estáis leyendo esta reseña ya sabéis quién es Chanpoo y lo que defendemos los que componemos este blog, así es que vayamos con el film protagonista de estas líneas.

Volviendo al inicio de la reseña, sí, estamos ante ‘otra de zombies’ como decía, pero hay tantas diferencias como para justificar esa popularidad y hasta revuelo. Para empezar, los propios antagonistas del film, los zombies.

Antes de que acabásemos hartos de muertos vivientes el “maestro” Danny Boyle revolucionó hace casi ya quince años el sub-género con “28 días después”, trayéndonos por primera vez unos zombies violentos y sobre todo, rápidos. Fue un shock ya que la amenaza se hacía más patente, real y sobre todo peligrosa. En “Train to Busan”, nuestros ‘muertitos’ son de esta estirpe, pero han sabido dotarle de una… ¿personalidad? propia haciéndolos retorcerse más al estilo de unos poseídos que de lo que estamos acostumbrados. Vale, a alguno la mezcla le traerá a la memoria la última entrega de la patria “Rec”, sin embargo hay más factores que la simple flexibilidad y crujido de huesos y tendones, como por ejemplo, la propia interpretación.

A ver, a vueltas con el aluvión de títulos de films de este subgénero, contemporánea a esta hemos podido ver la adaptación del best-seller de mi escritor por excelencia Stephen King “Cell”. Dejando de lado la muy cuestionable calidad de esta película, en ella se nos ofrecía otros zombies “rápidos” con un apunte original: que podían utilizar armas. Bien, es loable querer diferenciarte de otras producciones, pero cuando los actores que escogías para interpretar a tus muertes vivientes tienen más ganas de poner la mano para cobrar su cheque como extra que de hacer algo creíble, pasa lo que pasa…

Aquí, efectos de maquillaje, de sonido y hasta de cables aparte –esto último muy asiático por cierto-, los actores encargados de meterse en la piel de los no-vivos se dejan eso mismo, la piel para meter miedo al personal. Así da gusto.

Lamentablemente el guión no es que ofrezca grandes giros argumentales o diálogos brillantes, pero sí que por el contrario mantiene la tensión, y estando en el género en el que nos encontramos, es lo que importa, de hecho las casi dos horas se pasan en un suspiro. Y ya no es lo distraído que estemos sino lo que contagia: nos sorprenderemos -o ya no, después de poner en sobre aviso- haciendo fuerza para que los protagonistas alcancen su objetivo, y esto desafortunadamente no lo pueden decir todas las películas. Mucho menos, lo que me he dejado casi para el final como es la facilidad para emocionarnos.

Porque sí señores, aunque parezca extraño siendo esta una película de zombies, “Train to Busan” llega a tocar la fibra. Vale, muchos diréis que tampoco es difícil; siempre se ha dicho que es más fácil hacer reír que llorar, pero repito, esto es una película de zombies ¿Cuántas os han emocionado? Si tan fácil es…

Pero ni aun poniéndonos exigentes, queriendo quitarle valor ayudándonos de la siempre recurrente ‘lágrima fácil’ –ya digo que para mí no- no se puede decir que el film no tenga su enjundia; y es que siendo Yeon Sang-Ho su director y guionista, responsable de films de animación tan críticos y mordaces como los premiados internacionalmente “The fake” y “King of pigs”, la película no se queda atrás en cuánto a esos detalles que pueden pasar inadvertidos o incluso camuflados bajo una capa de humor (al inicio claro está) y que denuncian el consumismo, la opresión corporativa, la hipocresía y falsa moral surcoreana con las mujeres, familia, etc. como objetivo del foco del ojo crítico del realizador.

Antes de terminar, aplaudir a su protagonista Gong Yu, el ‘chico de oro’ actual de Corea del Sur, un chaval que ya prometía en sus inicios más cosas que las de ser el típico galán y que encadena éxitos tras éxitos de taquilla y de crítica desde hace cuatro años. Se lo merece. Habría que hablar también del ‘villano’ del film, pero mejor que cada uno lo descubra…

Poco más se puede decir de una película para disfrutar y hasta dejarse sorprender; y es que hasta el desenlace rompe con lo esperado en una película de esta nacionalidad. Sin creer haber ‘spoiledo’ excesivamente, los habituales ya sabrán a lo que me refiero.

Resumiendo, “Train to Busan” es una película que se vende sola y no solo por la repercusión que ha tenido en las redes sociales y medios dedicados al género. Calidad artística y técnica tiene de sobra, a lo que hay que sumar una tensión constante y puntazos emocionales para dejar, por si no lo estabas ya, fuera de juego.

4de5   /    5de5

THE MERMAID – Stephen Chow Sing-Chi – 2016 – China/HK – Comedia fantástica

themermaidReseña escrita por esta casa para Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/08/critica-mermaid.html

2de5

THE MERMAID – Stephen Chow Sing-Chi – 2016 – China/HK – Comedia fantástica

themermaidReseña escrita por esa casa para Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/08/critica-mermaid.html

2de5

HARD TARGET 2 – Roel Reiné – 2016 – EEUU – Acción

Hard Target 2.jpgLos ochenta. Quizás es la palabra más repetida por los frikis, snobs y nostálgicos en los últimos tiempos. Sin embargo, y es una obviedad, no estamos en los ochenta y por mucho que se empeñen en hacer películas y series que evoquen aquella época, no van a volver aquellos tiempos. Mejor. Sí, yo no soy de esos que babean por el pasado; me gustan las películas de entonces y sobre todo la música, pero no lo echo de menos porque la tengo ahí. No obstante hay una cosa que sí que echo a faltar: los mitos.

En los ochenta se crearon los mitos –falso, también en los cincuenta- y muchos viven de aquella fama de antaño ahora. Con tanta oferta en la actualidad pocos son los actores y músicos que perdurarán ya no en la memoria del aficionado sino en su corazón.

Así, me pregunto… ¿qué hubiese pasado si Scott Adkins hubiese sido ‘estrella de acción’ en los ochenta? ¿Qué no estaría al nivel de Van Damme, Seagal o Lundgren? ¿Habría alcanzado a Stallone o Schwarzenegger? Yo creo que sí, sencillamente porque si corriendo los tiempos que corren está logrando abrirse hueco y ganándose la simpatía del aficionado, el que de verdad entiende –no hablo de mí, al que me cuesta ya juntar estas letras-, y hasta de otros ‘entendidos’ como nada más y nada menos que John Woo…

Y es que, como el propio título indica, nos encontramos con una secuela de la mítica producción protagonizada por Van Damme y dirigida por el no menos alabado cineasta. Eso sí, falsa secuela, claro.

Para empezar, no nos engañemos, el argumento de la película es tan simple como al fin y al cabo, esperado: una caza humana. Nada más. Alguna frase ingeniosa de mala leche, pero poco más. Casualidades, algún tópico y malos muy malos. Lo de siempre en el género.

Sin embargo lo que uno busca en una de estas producciones es acción, y en esto el aficionado puede estar seguro de que le satisfarán. Adkins sigue siendo uno de los mejores actores del género de la actualidad en pugna con Donnie Yen y aunque en el film prima la acción pirotécnica, cuando el físico se impone, disfrutaremos de su habitual contundencia y plasticidad.

En esto ayuda bastante la dirección de Roel Reiné, un tío en el que ya han confiado otros grandes como Roger Corman. Y es que el estilo videoclipero del holandés encaja como un guante en la película y sus ‘ascendentes’. Los guiños son constantes y no hablo solo de las cámaras lentas sino de las palomas o incluso alguna escena homenaje a la primera que seguro recordaréis con alegría.

Junto a sus movimientos de cámara, abuso y disfrute de steady-cams y drones, la participación de actores que ayudan a que el conjunto resulte atractivo, empezando por la popular Rhona Mitra –Dios, que diosa… ¿veis que juego de palabras? ¿Soy o no un idiota?- o el televisivo Robert Knepper interpretando como no podía ser de otra manera al villano en una mezcla convincente entre Michael Fassbender y Christoph Waltz.

Resumiendo, “Hard target 2” es una estupenda serie B repleta de acción y hecha con gusto para no defraudar al aficionado. Adkins sigue siendo un valor seguro.

P.D.: Por cierto, a ver quién es el guapo/a que encuentra a JeeJa Yanin…

3de5   /    4de5

 

NUNCA APAGUES LA LUZ – David D. Sandberg – EEUU – 2016 – Terror

nunca-apagues-luzReseña escrita por esta casa para Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/08/critica-nunca-apagues-la-luz.html

2de5