THE VIRGIN PSYCHICS – Sion Sono – 2015 – Japón – Comedia fantástica

thevirginpsychicsReseña escrita por esta casa para el blog hermano “Nido de Cuervos”

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/10/critica-virgin-psychics.html

3de5   /   4de5

TRAIN TO BUSAN – Yeon Sang-Ho – 2016 – Corea del Sur -Zombies

traintobusanOtra de zombis. Dicho así podría ser el título de una película paródica al estilo de las franquicias que David Zucker nos ha estado regalando –o atormentando, según el caso…- en las últimas décadas, pero la cuestión es que, poniéndonos serios, todo lo serio que puede ponerse alguien que cree que hay que huir del drama, la expresión adquiere carices, eso mismo, dramáticos cuando los amantes del género en los últimos años estamos siendo las víctimas propicias de una moda que ha rebasado los límites de las tendencias para convertirse en una pesadilla de títulos mediocres, sin ideas y dudosas calidades.

El repiqueteo machacón de títulos ya no solo de películas sino también desde otros ámbitos se ha hecho tan incontrolable que uno termina rechazando sistemáticamente todo lo que huela –nunca mejor dicho- a muerto viviente. Sin embargo, siempre hay alguna producción que consigue colarse en nuestro ‘menú’ gracias a las referencias que nos llegan sobre todo desde las redes sociales; y ese es el caso de esta “Train to Busan”, film que por encima de mi querencia al cine asiático y más allá, su origen surcoreano, ha trascendido favoritismos y claro está, frikismos, llegando a convertirse en un producto viral permitiendo, y es lo que más me gusta, que muchos aficionados al género del terror ajenos a la filmografía oriental, abran la puerta a este cine sin denostados prejuicios.

Pero dejémonos de rollos que el que más y el que menos si estáis leyendo esta reseña ya sabéis quién es Chanpoo y lo que defendemos los que componemos este blog, así es que vayamos con el film protagonista de estas líneas.

Volviendo al inicio de la reseña, sí, estamos ante ‘otra de zombies’ como decía, pero hay tantas diferencias como para justificar esa popularidad y hasta revuelo. Para empezar, los propios antagonistas del film, los zombies.

Antes de que acabásemos hartos de muertos vivientes el “maestro” Danny Boyle revolucionó hace casi ya quince años el sub-género con “28 días después”, trayéndonos por primera vez unos zombies violentos y sobre todo, rápidos. Fue un shock ya que la amenaza se hacía más patente, real y sobre todo peligrosa. En “Train to Busan”, nuestros ‘muertitos’ son de esta estirpe, pero han sabido dotarle de una… ¿personalidad? propia haciéndolos retorcerse más al estilo de unos poseídos que de lo que estamos acostumbrados. Vale, a alguno la mezcla le traerá a la memoria la última entrega de la patria “Rec”, sin embargo hay más factores que la simple flexibilidad y crujido de huesos y tendones, como por ejemplo, la propia interpretación.

A ver, a vueltas con el aluvión de títulos de films de este subgénero, contemporánea a esta hemos podido ver la adaptación del best-seller de mi escritor por excelencia Stephen King “Cell”. Dejando de lado la muy cuestionable calidad de esta película, en ella se nos ofrecía otros zombies “rápidos” con un apunte original: que podían utilizar armas. Bien, es loable querer diferenciarte de otras producciones, pero cuando los actores que escogías para interpretar a tus muertes vivientes tienen más ganas de poner la mano para cobrar su cheque como extra que de hacer algo creíble, pasa lo que pasa…

Aquí, efectos de maquillaje, de sonido y hasta de cables aparte –esto último muy asiático por cierto-, los actores encargados de meterse en la piel de los no-vivos se dejan eso mismo, la piel para meter miedo al personal. Así da gusto.

Lamentablemente el guión no es que ofrezca grandes giros argumentales o diálogos brillantes, pero sí que por el contrario mantiene la tensión, y estando en el género en el que nos encontramos, es lo que importa, de hecho las casi dos horas se pasan en un suspiro. Y ya no es lo distraído que estemos sino lo que contagia: nos sorprenderemos -o ya no, después de poner en sobre aviso- haciendo fuerza para que los protagonistas alcancen su objetivo, y esto desafortunadamente no lo pueden decir todas las películas. Mucho menos, lo que me he dejado casi para el final como es la facilidad para emocionarnos.

Porque sí señores, aunque parezca extraño siendo esta una película de zombies, “Train to Busan” llega a tocar la fibra. Vale, muchos diréis que tampoco es difícil; siempre se ha dicho que es más fácil hacer reír que llorar, pero repito, esto es una película de zombies ¿Cuántas os han emocionado? Si tan fácil es…

Pero ni aun poniéndonos exigentes, queriendo quitarle valor ayudándonos de la siempre recurrente ‘lágrima fácil’ –ya digo que para mí no- no se puede decir que el film no tenga su enjundia; y es que siendo Yeon Sang-Ho su director y guionista, responsable de films de animación tan críticos y mordaces como los premiados internacionalmente “The fake” y “King of pigs”, la película no se queda atrás en cuánto a esos detalles que pueden pasar inadvertidos o incluso camuflados bajo una capa de humor (al inicio claro está) y que denuncian el consumismo, la opresión corporativa, la hipocresía y falsa moral surcoreana con las mujeres, familia, etc. como objetivo del foco del ojo crítico del realizador.

Antes de terminar, aplaudir a su protagonista Gong Yu, el ‘chico de oro’ actual de Corea del Sur, un chaval que ya prometía en sus inicios más cosas que las de ser el típico galán y que encadena éxitos tras éxitos de taquilla y de crítica desde hace cuatro años. Se lo merece. Habría que hablar también del ‘villano’ del film, pero mejor que cada uno lo descubra…

Poco más se puede decir de una película para disfrutar y hasta dejarse sorprender; y es que hasta el desenlace rompe con lo esperado en una película de esta nacionalidad. Sin creer haber ‘spoiledo’ excesivamente, los habituales ya sabrán a lo que me refiero.

Resumiendo, “Train to Busan” es una película que se vende sola y no solo por la repercusión que ha tenido en las redes sociales y medios dedicados al género. Calidad artística y técnica tiene de sobra, a lo que hay que sumar una tensión constante y puntazos emocionales para dejar, por si no lo estabas ya, fuera de juego.

4de5   /    5de5

THE MERMAID – Stephen Chow Sing-Chi – 2016 – China/HK – Comedia fantástica

themermaidReseña escrita por esta casa para Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/08/critica-mermaid.html

2de5

THE MERMAID – Stephen Chow Sing-Chi – 2016 – China/HK – Comedia fantástica

themermaidReseña escrita por esa casa para Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/08/critica-mermaid.html

2de5

HARD TARGET 2 – Roel Reiné – 2016 – EEUU – Acción

Hard Target 2.jpgLos ochenta. Quizás es la palabra más repetida por los frikis, snobs y nostálgicos en los últimos tiempos. Sin embargo, y es una obviedad, no estamos en los ochenta y por mucho que se empeñen en hacer películas y series que evoquen aquella época, no van a volver aquellos tiempos. Mejor. Sí, yo no soy de esos que babean por el pasado; me gustan las películas de entonces y sobre todo la música, pero no lo echo de menos porque la tengo ahí. No obstante hay una cosa que sí que echo a faltar: los mitos.

En los ochenta se crearon los mitos –falso, también en los cincuenta- y muchos viven de aquella fama de antaño ahora. Con tanta oferta en la actualidad pocos son los actores y músicos que perdurarán ya no en la memoria del aficionado sino en su corazón.

Así, me pregunto… ¿qué hubiese pasado si Scott Adkins hubiese sido ‘estrella de acción’ en los ochenta? ¿Qué no estaría al nivel de Van Damme, Seagal o Lundgren? ¿Habría alcanzado a Stallone o Schwarzenegger? Yo creo que sí, sencillamente porque si corriendo los tiempos que corren está logrando abrirse hueco y ganándose la simpatía del aficionado, el que de verdad entiende –no hablo de mí, al que me cuesta ya juntar estas letras-, y hasta de otros ‘entendidos’ como nada más y nada menos que John Woo…

Y es que, como el propio título indica, nos encontramos con una secuela de la mítica producción protagonizada por Van Damme y dirigida por el no menos alabado cineasta. Eso sí, falsa secuela, claro.

Para empezar, no nos engañemos, el argumento de la película es tan simple como al fin y al cabo, esperado: una caza humana. Nada más. Alguna frase ingeniosa de mala leche, pero poco más. Casualidades, algún tópico y malos muy malos. Lo de siempre en el género.

Sin embargo lo que uno busca en una de estas producciones es acción, y en esto el aficionado puede estar seguro de que le satisfarán. Adkins sigue siendo uno de los mejores actores del género de la actualidad en pugna con Donnie Yen y aunque en el film prima la acción pirotécnica, cuando el físico se impone, disfrutaremos de su habitual contundencia y plasticidad.

En esto ayuda bastante la dirección de Roel Reiné, un tío en el que ya han confiado otros grandes como Roger Corman. Y es que el estilo videoclipero del holandés encaja como un guante en la película y sus ‘ascendentes’. Los guiños son constantes y no hablo solo de las cámaras lentas sino de las palomas o incluso alguna escena homenaje a la primera que seguro recordaréis con alegría.

Junto a sus movimientos de cámara, abuso y disfrute de steady-cams y drones, la participación de actores que ayudan a que el conjunto resulte atractivo, empezando por la popular Rhona Mitra –Dios, que diosa… ¿veis que juego de palabras? ¿Soy o no un idiota?- o el televisivo Robert Knepper interpretando como no podía ser de otra manera al villano en una mezcla convincente entre Michael Fassbender y Christoph Waltz.

Resumiendo, “Hard target 2” es una estupenda serie B repleta de acción y hecha con gusto para no defraudar al aficionado. Adkins sigue siendo un valor seguro.

P.D.: Por cierto, a ver quién es el guapo/a que encuentra a JeeJa Yanin…

3de5   /    4de5

 

NUNCA APAGUES LA LUZ – David D. Sandberg – EEUU – 2016 – Terror

nunca-apagues-luzReseña escrita por esta casa para Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/08/critica-nunca-apagues-la-luz.html

2de5

THE PIPER – Kim Kwang-Tae – 2015 – Corea del Sur – Terror

ThepiperReseña escrita por esta casa para el blog hermano Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/08/critica-pipper.html

4de5

EL AMOR NO ES NADA DEL OTRO MUNDO – Felix J. Palma y María Fortea – 2016 – Comedia romántica fantástica.

el-amor-no-es-nada-del-otro-mundoCuando escribí la reseña de la anterior obra de Félix J. Palma, este me la retuiteó calificándola algo así como que era ‘entusiasta’. Miedo me da si lee esta, ya que mis sensaciones sobre la misma superan con creces las de aquella, tanto que sin miedo a que se me llame exagerado –nadie debería desconfiar del criterio de otro-, ya forma parte de mi lista de novelas favoritas. Y en un lugar muy destacado, por cierto.

“El amor no es nada del otro mundo”, como el propio  título indica, es una novela romántica, pero sin olvidar esa componente fantástica/sci-fi que ha dado prestigio a Palma, autor para aquel que no lo conozca de la estupenda “Trilogía victoriana” compuesta por “El mapa del tiempo”, “El mapa del cielo” y “El mapa del caos”, homenaje a H. G. Wells, Verne, Poe, Conan Doyle y demás autores de la época.

Y hago referencia a estas no solo para, como he hecho, presentarlo, situación que debería ser innecesaria para todos los amantes al género, sino para utilizarlo a modo de anclaje para iniciar la reseña de esta. Y es que uno de los muchos aciertos de aquellas era el trasfondo romántico que permitía humanizar a los personajes y dotarlos de un corazón, resultando creíbles a pesar del contexto fantástico. Muchos recordaremos aquel intercambio de notas entre los protagonistas de “El mapa del cielo”, donde bajo un pretexto típico de folletín se caricaturizaba la situación por medio de un humor casi surrealista.

En “El amor no es nada del otro mundo” la apuesta por el humor ha sido elevada convirtiendo a la obra en una comedia romántica donde consecuentemente la parte de comedia le gana la partida, y por mucho, a la romántica. Y ya no es tanto el aumento de situaciones cómicas como el acierto a la hora de arrancar sonrisas y hasta carcajadas. ¿Por qué cuántas veces nos hemos leído un libro presumiblemente de humor y nos ha dejado fríos? En esta obra no nos pasará, más que nada porque hay muchos más motivos que incitan a la hilaridad que las simples situaciones comentadas.

Para empezar, los personajes. Se nota que sus autores se han divertido escribiéndola y como suele pasar en las obras ‘a dos manos’ la han pulido buscando siempre la mejor opción, o al menos, la más divertida. Los diálogos son sencillamente geniales, no solo porque sean jocosos sino porque a pesar de que siempre den respuesta a lo esperado para hacernos reír, resultan verdaderamente espontáneos permitiendo que los personajes sean creíbles. En este aspecto hay otro punto en el que se demuestra esa empatía autores/lector como es la presencia de notas frikis. Yo no diría que “El amor no es nada del otro mundo” es una novela para frikis, pero sí que los frikis nos veremos representados por algunos de los personajes.

Pero más allá de referencias frikis tenemos la principal carta de presentación de la obra como es la de los amores platónicos. ¿Qué levante la mano quien no haya tenido alguna vez en su vida un amor platónico o  imposible? Tú, hombre de hojalata, tú no cuentas que no tienes corazón. Pues eso, todos hemos pasado por ahí por lo que es difícil que nadie no se identifique con su protagonista.

Otro de los aspectos por los que la novela resulta divertida es por su estructura. Por momentos parece que esté patrocinada por Facebook ya que gran parte de sus diálogos reproducen conversaciones por medio de la popular red social. Sin embargo esto no es óbice para que no la disfrutemos, reprochándole haberse ‘vendiéndo’ a la compañía de Zuckerberg ya que para muchos esto se ha convertido en parte de nuestra cotidianidad, otro elemento de identificación más con sus personajes.

En cuanto a la calidad literaria de la obra, por muy pedante que resulte por mi parte intentar reseñarla cuando carezco de ella, no solo tenemos las casi fotográficas descripciones de las reacciones y pensamientos de los protagonistas, psicología de manual en la que reconocemos a Palma, sino reflexiones más personales que lejos de parecer parrafadas engoladas reflejan una capacidad de buscar en nuestra vida diaria un apunte con esa otra realidad que solo busca la felicidad. Como muestra un botón:

«Quizá pronto se diagnosticara aquella nueva condición del ser humano, y al fin y al cabo hubiera una explicación de por qué algunas personas sencillamente no tenían la capacidad de ser felices. Tantos siglos culpándolas, pensando que simplemente eran personas negativas o depresivas…, y ahora una nueva explicación vendría a redimirlas. ‘Eh, no soy un quejita, ni un pesimista, ni un enfermo mental; soy un transreal. Y tengo mis derechos’»

Para casi acabar, decir que la componente fantástica en este caso tiene una menor presencia ya que solo sirve de excusa. Está ahí presente y abre muchas puertas, pero no es el motor de la historia por lo que nadie tiene que preocuparse de que le vayan a molestar con teorías y explicaciones enrevesadas. Como decía, estamos ante un libro para todo tipo de público.

Ahora sí, por último, una reflexión casi privada. ¿La aportación de María Fortea es la que ha conseguido que Palma pase del ‘Sobresaliente’ a la ‘Matrícula de honor’? Sea como sea, en contestación al epílogo del libro, no puedo decir otra cosa que la decisión de crear este libro juntos no solo fue buena, sino necesaria para los que buscábamos una obra así.

Resumiendo, “El amor no es nada del otro mundo” es una deliciosa fábula en la que por medio del humor se demuestra que para alcanzar un sueño no es necesario sufrir. Reír y soñar, una fórmula mágica que nadie puede rechazar. MAGIA en mayúsculas.

5de5

MONK COMES DOWN THE MOUNTAIN – Chen Kaige – 2015 – China – Acción

MonkLo primero que quiero hacer es, como otras muchas veces hago, una confesión. Por el director de esta película tengo un especial cariño, y no solo porque algunas de sus películas me han encantado sino, y entrando en el terreno más personal, estuvo residiendo casi un año en mi ciudad, Valencia, preparando la ópera “Turandot” llegando a ofrecer alguna charla con aficionados al cine. Sin embargo que ello no os lleve a pensar que voy a olvidarme de mi objetividad. Así es que si, adelantando conclusiones, os digo que esta “Monk comes down the mountain” es una de las mejores películas, no solo de China, sino de toda Asia del 2015, creerme que es lo que yo siento, favoritismos aparte.

Para empezar nos encontramos con una obra que, siendo atípica, podría formar parte junto a otras películas de un conjunto bastante reconocible. Es cierto que está basada en un best-seller reciente del escritor metido también a cineasta Xu Haofeng, pero a dónde quería llegar es a esa idea de conjunto de este tipo de producciones como “Forrest Gump” o “La vida secreta de Walter Mitty” en las que seguimos a un protagonista a través de sus aventuras para conocer no solo más de su vida sino para dejar un poso a la meditación.

En “Monk comes down the mountain” seguimos a un monje sin más objetivo que el de sobrevivir cuando lo echan del monasterio en el que residía, pero que poco a poco, a través de las desventuras que vive, irá descubriendo su verdadera meta.

Dicho así, uno creerá que va a encontrarse, metidos como estamos en un contexto asiático y con un realizador otrora paradigma del nuevo cine de autor chino, con ese misticismo que muchas veces abusa del verso, el mensaje y el, al fin y al cabo, engolamiento; sin embargo este Kaige con los años se ha vuelto irónicamente “viejo” y en lugar de recular, haciéndose consecuentemente cómodo, se ha transformado en una máquina comercial donde todo le parece poco. Sí, parece que hable en clave así es que descifremos.

Encajar la película en un género sería harto difícil ya que conjuga temas y transmite diferentes sensaciones, pero puesto a encuadrarlo en una clasificación, lo incluiría en el de Artes Marciales, así, en mayúsculas. La acción del film es una de sus bazas ya que sin ir más lejos ocupa un 60% del metraje, y lo que es mejor, vibrante y espectacular. Pero dejemos la acción para más tarde. El 40% restante se divide entre melodrama, comedia y unos cuadros visuales que ya los quisiera el colega de Kaige, Zhang Yimou, para sus películas.

La fotografía, junto a unas infografías más centradas en ofrecer belleza que servir de vehículo para el espectáculo más rimbombante, nos regala algunas de las estampas más cuidadas que podremos ver este año como ese fondo del lago, el bonsai floreciendo o la ya más grandilocuente escena bélica. De hecho, merecería ser vista en pantalla grande, amén del sistema 3D para el que fue concebida. Y ya no es tanto la composición como la calidad. No en vano, los efectos especiales están a cargo de los responsables de films como “Sucker punch”, “Moulin rouge”, o -¡qué casualidad!- los “Hero” y “La casa de las dagas voladoras” de Zhang Yimou.

Sobre la parte de melodrama, merece un mayor desarrollo por mi parte. Tras lo dicho de lo espectacular de su acción y lo bello y suntuoso de su propuesta –no solo paisajes y fondo, sino dirección artística y atrezzo- uno creerá que los paréntesis entre las distintas peleas no son más que eslabones que obviamente solo sirven para unir a estas. Puede, más que nada porque al principio la película parece que no tiene un hilo argumental claro. No obstante, pronto encontraremos nexos de unión que van más allá de pasar de una historia a otra, de una relación del protagonista con otros personajes. Bien analizado, bajo esa superficie nos encontramos más conceptos que el aparente Karma que es el que al final se nos vende; no es tan difícil detectar en un lado de la balanza la lujuria y la traición, en contraposición con la fidelidad, lealtad y perseverancia.

Sutil y sibilinamente, sin engolamiento, como decía al principio, porque aquí no se intenta adoctrinar sino dejar poso y abrir caminos como podemos ver también en esa picardía o la omnipresente nota homosexual –¿soy el único que ve en Chang Chen un homenaje a Leslie Cheung y más con Aaron Kwok?- que caracteriza a parte de la obra de Kaige. Y claro está, junto a todo esto el a veces tono desenfadado del film, la parte de comedia que habíamos dejado caer párrafos arriba

No serán pocos los que vean paralelismos entre “Monk comes down the mountain” y algunas de las últimas producciones de Stephen Chow Sing-Chi, y no solo por Yuen Wah u otros cameos sino por la ambientación o la utilización de los efectos especiales para enfatizar las artes marciales. En todo caso, también nos encontramos con otros detalles ya más particulares que consiguen una identidad propia como algunos anacronismos o paradójicamente, las referencias/guiños a otras obras.

Pasemos ya a la acción. El film principalmente bebe de las artes marciales clásicas, del abuso del efecto de cable y, como hemos dicho, aportar espectáculo mediante efectos especiales. Sin embargo, su responsable Ku Huen Chiu está acostumbrado a trabajar delante de un croma por lo que no deja la responsabilidad a los técnicos que se sientan detrás de un ordenador asumiendo su tarea diligentemente, ofreciéndonos buenas técnicas y movimientos sin que nadie se moleste porque los personajes al final tengan que lanzar sus versiones de Ondas Vitales u otras proyecciones de energía. Además, como el repertorio de disciplinas es tan extensa y las habilidades de los actores tan amplias, a veces no se requiere ni de digitalizaciones.

Para ir acabando, no podía pasar por alto ni la Banda Sonora de George Acogny, aunque como objeción diré que a veces se escapan ecos a John Williams, ni el trabajo de los actores. Es cierto que a veces sobreactúan un poco beneficiándose de la condescendencia de Kaige hacia la teatralidad y los registros clásicos del género, pero otra vez bajo la superficie logramos encontrar suficientes matices como para alabar su labor.

Resumiendo, “Monk comes down the mountain” es un híbrido entre el cine de Zhang Yimou y el de Stephen Chow Sing-Chi, sin que por ello se deba quitar mérito a todo un cineasta como Chen Kaige. Y es que para unir dos estilos tan diferentes, se necesita alguien con las ideas muy claras. Uno de los mejores espectáculos del 2015.

5de5

THE PRIESTS – Jang Jae-Hyeon – 2015 – Corea del Sur – Terror

ThePriestsReseña escrita por esta casa para Nido de Cuervos

http://elcuervoenteradillo.blogspot.com.es/2016/07/critica-priests.html

2de5    /    3de5