THE EXORCIST – 1ª Temporada – EEUU – 2016

Escribo estas líneas justo el mismo día que se conoce la noticia de la muerte de  William Peter Blatty, autor de “El exorcista” y a su vez director de la tercera entrega de la película en la que se basada su propia novela. Coincidencias.

Pero aquí no estamos para hablar sobre su figura sino sobre la serie de TV inspirada en el ya clásico. Poco se puede hablar de la relación de la misma con aquella con tal de no destripar más de una sorpresa, pero diremos que es agradable ver cómo aún hay respeto por las obras originales sin tener que quejarnos de las habituales tropelías por innecesarios remakes.

La verdad es que tengo que confesar que cuando surgió el proyecto no me llamó la atención, precisamente por eso mismo que mencionaba en el anterior párrafo. Ni siquiera las primeras opiniones favorables que afloraban en las redes sociales me hicieron cambiar de parecer. No fue hasta que el amigo David Dorado me aseguró que valía la pena –de su criterio hay que fiarse- cuando me decidí a darle la oportunidad. Y vaya si tenía(n) razón. “The exorcist” es una de las mejores series que se han podido ver esta temporada; es más, si nos circunscribimos al género hasta podríamos decir que una de las mejores que han pasado por la pequeña pantalla.

Ya no solo es esa… ¿fidelidad?  con la obra original –de levantarse a aplaudir ese par de guiños, el minuto musical de uno de los primeros capítulos y la llegada de cierto personaje a la casa de los protagonista recordando… no digo más- sino el desarrollo que va poco a poco in crescendo sin que por ello se le tache de falta de ritmo a ninguna de las entregas. Es cierto que quizás, por poner alguna objeción, igual sobraba algún minuto en algunas de las últimas entregas ya que pierde espontaneidad, pero lo compensa con contundencia.

Y es que la serie no se anda con chiquitas. Si uno de los problemas de estas producciones es la tibieza a la hora de afrontar las tropelías que sufren sus ‘héroes’ con tal de no limitarse la cuota de pantalla, en “The exorcist” no se querían quedar cortos y deseaban agradar a los aficionados con unas buenas escenas de terror, al ‘uso’ de lo que supuso –mira, me ha salido un pareado…- la de William Friedkin en su momento. Sin excederse en sangre pero buscando sensaciones, a sus responsables no les importa provocar el escalofrío apoyándose en la mala leche, lo escatológico y, claro está, buenos efectos especiales y/o de maquillaje.

Por lo demás, destacar el carisma de su pareja de protagonistas llegando incluso a superar la de los míticos Karras y Merrin por mucho que parezca un sacrilegio. Y es que estos dos no solo son y parecen humanos sumándose a los nuevos tiempos sino que, en especial Ben Foster, se destapa como un actorazo a descubrir. Soberbio.

Resumiendo, espectacular, conmovedora y adictiva. ¿Qué más quieres?

theexorcist

 

Anuncios

Acerca de chanpoo

Perdedor obstinado en triunfar algún día en algo. Amante de la cultura asiática, la cocina y con más rollo que la manguera de un bombero: ponme un folio delante y ya te puedes despedir de él. Ladrillo garantizado.

Publicado el 14 enero, 2017 en Demonios, Drama, Familia, Sin categoría y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: