STUNG – Benni Diez – Alemania/EEUU – 2015 – Bichos

Featured imageComo estará de mal el género de terror que una producción que de otro modo nos parecería un homenaje sin más, destaca sobre la media. Porque “Stung” no es más ni menos una de estas películas de bichos mutantes que desde la década de los cincuenta nos ha estado acompañando en mayor o menor medida. Es cierto que nuestra referencia –por edad- son los años ochenta, pero cabe recordar que en los cincuenta con la irrupción de las pruebas nucleares estos films eran el pan de cada día en el género. Que se lo pregunten a Roger Corman si no…

Aquí la verdad es que la excusa no es otra que hormonas de crecimiento mezcladas en fertilizante para las plantas, pero le dan tan poca importancia al origen de los bichos conscientes de que una vez enredados en el género lo que menos importa es el “cómo”, que lo dicen de pasada dándolo por bueno. Y es que cuando hablaba de “género” no me refería al de ciencia ficción o terror precisamente sino al de la comedia.

“Stung” ya sea como decía en forma de homenaje o simplemente como ejercicio de subgénero mutante, lleva el estandarte de la comedia por delante representado no solo por el tono y situaciones sino por ese carácter condescendiente. Que muere alguien cercano… ¡qué más da! Que encima tengo yo que darle el empujoncito… ¡me importa un bledo! Quizás sí, quizás por esa puesta en escena irreverente y directa se podría encajar el film más en los ochenta que en cualquier otro periodo.

Sin embargo hay que ser justos: a la película, por mucho ritmo que tenga una vez comience el ataque de estas avispas mutantes, es cierto que le cuesta arrancar. Ello no quiere decir que aburra, ni mucho menos, pero sí que es verdad que tarda 25 minutos en comenzar el festival de tropelías y efectos especiales. Sus defensores dirán que es lógico que se nos presenten a los personajes, personajes todo sea dicho lo suficientemente peculiares en algunos casos como para borrar cualquier atisbo, como decía, de aburrimiento, pero para tal y como está planificado el film resulta un poco chocante. Como siempre en estos casos todo se puede reducir a un metraje demasiado exiguo que necesita de “rellenos”para alcanzar una duración digna, epidemia extendida en el género, pero no por ser un mal común debe sobreseerse. Un tanto por el estilo se puede decir del momento “refugio”, es decir, los más duchos en este tipo de películas reconocerán esa estructura de “Arranque-Ataque-Huída-Refugio-Huida-Desenlace”, esquema que comparten con las producciones de zombies; pues bien, aquí sufrimos un pequeño parón cuando se llega a ese refugio. Y que conste, aunque lo parezcan, no son reproches, es una crítica constructiva, un apunte si queréis personal que creo que hubiese hecho la película más redonda.

Porque como no me he cansado de repetir, la clave que hace que la película se encuentre por encima de la media, además de los efectos especiales, es el ritmo. Es cierto que las avispas dan para correr mucho, pero no todo es la velocidad, sino su polivalencia: desde aguijonear salvajemente a inocular a una víctima. A más peligro más tensión, ya sabes…

Complementando esta faceta tenemos a los efectos especiales. Nos encontramos desde los digitales con los vuelos de las primeras avispas/bichos mutantes –¿a quién no le traicionará la memoria y recordará inconscientemente a aquellas “Hadas de los dientes” de “Hellboy II”?- hasta esos más artesanales de animatronics representados por esas gigantescas mutaciones para las que, al igual de lo que decíamos de su origen, no hay explicación alguna. En todas ellas además existe ese componente de mala leche casi cercano al gore, que no le importa ser cruel reventando a unos y otros con tal de sonsacarnos una sonrisa borde.

Para ir acabando, los personajes; saliéndonos poco de los estereotipos del género destaca el polivalente Clifton Collins Jr. en un papel con más matices que el resto, pero que termina sucumbiendo a esa nadería que caracteriza a este tipo de películas que reducen su elenco a simple carne de cañón. Solo hay que ver al reclamo principal del film como es el veterano Lance Henriksen que pasa sin pena ni gloria por la misma. Es más, nos deja algo decepcionados cuando dejan pasar la oportunidad de hacer un buen guiño…

Por último, y en línea de lo que comentábamos de las decepciones, cuando mejor se pone la película al llegar una nueva y estupenda mutación, se acaba. Está claro que la intención es dejarlo para una segunda parte, y vistas las críticas, la habrá, pero uno se queda con ganas de ver más, por si por una de esas hace un cameo el famoso Abejonejo de “After Bite”.

Resumiendo, “Stung” es una serie B de bichos mutados en toda regla. Con humor y un sentimiento de homenaje confeccionan una producción que entretiene y no nos deja la sensación de cutrez de otras producciones congéneres gracias a unos buenos efectos especiales. Eso sí, a cambio de esa puesta en escena más cuidada se sacrifica el humor gamberro de este tipo de películas.

P.D.: Una reflexión. Estoy seguro que si Juan Piquer hubiese nacido 30 o 40 años más tarde estaría regalándonos algunas de las películas de género más célebres. Cómo lo disfrutaría…

Featured image

Anuncios

Acerca de chanpoo

Perdedor obstinado en triunfar algún día en algo. Amante de la cultura asiática, la cocina y con más rollo que la manguera de un bombero: ponme un folio delante y ya te puedes despedir de él. Ladrillo garantizado.

Publicado el 14 julio, 2015 en Bichos, Comedia negra, Serie B. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Pues tiene muy buena pinta para pasar un rato entretenido sin mucha complicación.

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: