THE WORLD OF KANAKO – Tetsuya Nakashima – Japón – 2014 – Thriller

Featured image“Tokyo Tribe” y esta “The world of Kanako” eran las dos películas más esperadas por un servidor del 2014 provenientes de Japón, y ambas ‘casualmente’ a causa de los antecedentes –si se pueden llamar así- de sus directores.

Tras “Why don’t you play in hell?” todos queríamos saber si Sion Sono mantendría el nivel en “Tokyo Tribe”. Mi respuesta en su correspondiente reseña. Con Tetsuya Nakashima pasó un tanto por el estilo tras su “Confessions” con la diferencia que, personalmente, me gusta más la trayectoria de este que la de Sono.

La expectación creció tras su pase en el Festival de Sitges donde, salvo alguna voz discordante, los aplausos fueron casi unánimes. Incluso Koji Yakusho se alzó con el galardón en el citado certamen a “Mejor Actor”, premio que se suma a los de “Mejor actriz debutante” a Nana Komatsu en los Premios de la Academia Japonesa o el de “Mejor guión” en el Festival Fantástico de Austin.

Pero más allá de premios, están las sensaciones de cada uno, así es que vayamos con el film en cuestión.

Lo primero que hay que decir es que este está basado en el best-seller “Hateshinaki Kawaki” de Akio Fukamachi, publicado en el 2004 y varias veces tentado de ser llevado a la gran pantalla. Sin embargo, según se dice su visceralidad echó atrás a más de uno. Pero Nakashima no es de los que se amedrentan, como se ha podido ver en algunas de sus anteriores obras; lo mismo le da “ajusticiar” a unos adolescentes que tratar con aparente frivolidad los malos tratos a las mujeres. Con la premisa de esta película como es –no creo que le reviente a nadie el film ya que es de dominio público- la vida “secreta” de una adolescente, casi todos podíamos esperarnos cualquier cosa de este transgresor realizador.

Por puesta en escena “The world of Kanako” tiene muchas semejanzas con “Memorias de Matsuko”, pero como no creo que todo el mundo la haya visto –sacrilegio por otro lado- lo resumiré en unas cuantas claves: montaje frenético, abuso de primeros planos, flashbacks, sobreimpresiones, animaciones, música ‘anacrónica’… recapitulando, una puesta en escena nada formal que busca, junto a la propia trama, casi escandalizar al espectador. Pero más allá de unas formas heterodoxas nos encontramos con un cuerpo singular como es ese que nos lleva cuarenta años al pasado buscando un paralelismo –más radicalizado, claro está- con aquel Charles Bronson salvapatrias. El coche del protagonista, algunos temas musicales de la Banda Sonora, los títulos de crédito, ese universo sórdido en el que se nos adentra, la violencia… casi parece como si Nakashima se hubiese inspirado en Michael Winner.

Pero volvamos a la historia. “The world of Kanako” por debajo de esa superficie de neo-pulp y propuesta casi diría “no apta para todos los públicos” esconde un claro mensaje muy de moda en los tiempos que vivimos con el que poner en alerta sobre el poco conocimiento que tenemos de nuestros hijos. Como padre lo he pillado a la primera –a decir verdad, cualquiera podría- y ya no por la contundencia con el que nos es trasmitido sino porque tenemos hasta cuatro versiones de un drama. 4 familias, 4 padres(madres) y 4 hijos.

Alguno creerá que el riesgo que tiene la película es que lo que cuenta es tan… visceral, tan al límite que seguro que hay algún padre que no sé dará por aludido. Sin embargo, creo que paradójicamente por esa misma razón, por ser tan exacerbadamente contundente, pocos podrán mirar hacia otro lado.

Cuando uno piensa en la vida que puede llevar una jovencita de 16 años, puede pensar en drogas o como mucho, prostitución. Fukamachi ha ido mucho más allá, tanto que en este momento no sé quién me da más miedo si la mítica Sadako de “The ring” o esta Kanako. La protagonista del film es perversa y retorcida, pero sobre todo es real. Y es eso lo que la hace más inquietante. Uno puede estar ante una película de terror y ver a una adolescente esgrimir un arma blanca haciendo mil fechorías impregnando de sangre toda la pantalla y no dar tanto miedo como esta Kanako. Es saber que esto puede ser real, lo que nos pone la piel de gallina.

Si encima, la puesta en escena de Nakashima se recrea llevando al límite las situaciones y a los personajes, se consigue una atmósfera insana que hasta consigue transformar al espectador en un ser sádico que a veces sonríe con las tropelías que se nos muestra. Por esa razón es absolutamente imposible que nadie permanezca impasible en su butaca.

Pero más allá de mensajes o de su capacidad de transmitir, de hacer figurativamente enfermar al espectador, la película posee momentos absolutamente brillantes que hablan por sí solos de su genialidad. Qué decir por ejemplo de ese momento en el que uno de los personajes deja en el aire la pregunta: “¿Qué demonios es?”, haciendo referencia a la protagonista. No necesita contestación. Por sí solo se contesta.

Esa es la diferencia entre España y Japón. Aquí los críticos y miembros de la Academia se “masturban” metafóricamente con “Islas mínimas” y demás, mientras que en el país del Sol Naciente se olvidan de esta película. Solo hay que ver cómo le dieron el premio a “Mejor Actor” a Junichi Okada por “The Eternal Zero” cuando su papel es de lo más blandito y poco exigente que he visto en mi vida. Sin embargo, Yakusho que hace aquí un papel de raza y demoledor, es injustamente obviado. No dudo que el carácter crítico y visceral coartó sus posibilidades, pero si este film hubiese sido realizado en España estaríamos ante quizás una de las obras cúlmenes de nuestra cinematografía.

El desenlace es quizás lo peor –dentro de la excelencia- de la película, pero no gratuito ya que viene a darnos, como decía unos párrafos más arriba, otra cara/versión de ese mensaje que subyace tras toda la paranoia y sangría.

Personajes secundarios de los de no olvidarse, guiños a otras películas de su autor, iconos interpretativos del panorama cinematográfico japonés, hay tanto donde mirar…

Resumiendo; “The world of Kanako” es la mejor película de Asia del 2014. Sádica, traumática y contundente, con una presentación violenta, oscura y nada conformista, pero sobre todo, con los pies en el suelo.

A Akikazu le llama su ex-mujer ya que lleva varios días sin saber nada de su hija de 17 años. Como antiguo policía comenzará a investigar descubriendo la doble vida de su hija…

Featured image   /   Featured image

Anuncios

Acerca de chanpoo

Perdedor obstinado en triunfar algún día en algo. Amante de la cultura asiática, la cocina y con más rollo que la manguera de un bombero: ponme un folio delante y ya te puedes despedir de él. Ladrillo garantizado.

Publicado el 12 junio, 2015 en Asiática, Thriller. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. De esta lo que mas me gustó fue la música, esa combinación de estilos y situaciones.
    El resto es más que notable, especialmente las actuaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: